UAN, ASPIRANTES RECHAZADOS

0
12

El fenómeno, no es desde luego privativo de la Universidad Autónoma de Nayarit; en promedio en todo el país, de 10 aspirantes a entrar a una universidad pública, solo se admite a ¡uno! existen entonces, decenas de miles de rechazados que tienen que resolver su futuro inmediato; este es el cuadro dramático de la gratuidad de la educación profesional pública, el Estado mexicano y sus universidades son incapaces de absorber toda la demanda.

Pese a las deficiencias de la educación preparatoria, la mayoría de los aspirantes creen que tener una educación universitaria, les garantiza un mejor nivel de vida; lo grave del tema, es que no todos los rechazados tienen el temple para no quedarse inactivos mientras se les da otra oportunidad de ingreso a las filas de los universitarios.

Esta condición que flagela a decenas de miles de jóvenes mexicanos, desemboca en variadas vertientes, pocos, emigran –la fuga de talentos- a otros países en dónde encuentran oportunidades para formarse, otros muchos caen en el empleo informal y otros más, al enorme estrato de parásitos de sus familias, los “ninis” que no estudian, ni trabajan. De ahí, es la carne de cañón de la delincuencia, de este enrome grupo de jóvenes frustrados salen los sicarios.

Ayer, la SEP y los gobiernos del Estado de México, Hidalgo, Morelos y CDMX dieron a conocer un paso definitivo para acabar con el fenómeno de los estudiantes que no encuentran lugar en la educación superior.

Adiós al estigma de los ‘rechazados’. Se acabó. Hay lugar para todos.

Y ya no hay razón para continuar con la farsa de las universidades ‘patito’ de López Obrador, donde se entra por una rifa y casi nadie egresa de ellas por su nulo rigor académico.

Con los 463 mil lugares que ofrecen las universidades públicas y privadas de calidad a los 341 mil egresados de preparatoria en esas cuatro entidades, todos los alumnos que salen de la enseñanza media superior tienen un lugar asegurado en universidades de calidad.

Para ello la SEP dará en automático una beca de mil pesos mensuales a los alumnos que no queden en su primera opción en la entidad donde residen, y opten por la segunda opción. Es decir que no todo es la UNAM, las universidades de las otras entidades, son una opción válida.

QUÉ HACER EN NAYARIT

La UAN, pasa por un desastre financiero, las herencias malditas del pasado reciente, los tienen en grave predicamento; y si a esto le ponemos los adeudos que los dos órdenes de gobierno locales tienen, del impuesto especial que todos los nayaritas pagamos, el asunto toma visos de intolerancia social, merced a la impunidad de los gobernadores y ediles que se han embolsado estos dineros que no son públicos, no les pertenecen, son del pueblo, y lo único que tendrían que hacer de manera honesta, es recaudarlo y entregarlo tal cual a la entidad administradora.

En otros países, la formación universitaria es honerosa, muy honerosa, por eso es elitista, entran como becarios auténticos estudiantes de excelencia, son muchos los casos de hijos de inmigrantes ilegales que en EEUU, egresan de universidades de prestigio habiendo sido becados por los consejos de estas universidades.

En Nayarit, hace falta –entre otras cosas- un sistema estatal de evaluación para conocer los renglones torcidos de la educación pública, desde los niveles de primaria, medio y superior; deben generarse cursos de educación compensatoria para que las nuevas generaciones conozcan a cabalidad el escenario real de la educación profesional o semi profesional a la que pueden aspirar.

Las deficiencias se originan en el seno del hogar y con los  maestros barco en las secundarias y preparatorias, que mal forman estudiantes; los resultados de las pruebas del Coneval son terriblemente aleccionadoras, está mal el sistema educativo medio y superior.

Ahora, con el rector Jorge Ignacio Peña, los exámenes de admisión a ese ciclo universitario los hizo Coneval; primer paso para acabar con la mediocridad de antaño; quedan los espacios del poder de los sectores, para posibilitar la entrada de otros cientos de aspirantes, a los cuales se les deberá de hacer un curso intensivo de regularización de sus conocimientos de secundaria y preparatoria.

Y los padres de familia, la sociedad toda, debe conocer que no todos sus jóvenes tienen madera para ser universitarios y profesionistas de excelencia; en el frontispicio de la Universidad de Salamanca está esta frase lapidaria “«Quod natura non dat, Salmantica non præstat» lo que natura no da, Salamanca no presta; alguien tiene que decirle a la sociedad que algunas cualidades han de ser innatas, como inteligencia, aplicación, fuerza de voluntad, perseverancia, etc.; se las puede cultivar pero no adquirir, ni siquiera asistiendo a un centro universitario reputado como excelente.

Una sociedad plural como la nuestra debe de reordenar esta vertiente de cultura colectiva, y el primer paso, lo debe dar la UAN y el gobierno del Estado, echarle seso, ser ejemplo sus titulares para que funcione este proceso de educación compensatoria, y abrir espacios para la formación tecnológica para talleres de industria y, sobre todo para la economía agropecuaria, el área de tanta vocación productiva en la entidad.

Que hasta ahora ha sido pasto de gandallas dirigentes campesinos del Pri y sus anexos, que han condenado a los campesinos y pescadores a ser parásitos de “papá gobierno”; limpiando la UAN, desprendiéndose de estorbos y lastre de sus propios parásitos, el rector Jorge Ignacio Peña, puede –y debe- predicar con el ejemplo.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Artículo anteriorMIGUEL ANGEL
Artículo siguienteEL “PLACEO” DE OSORIO (*)
Incursiona en géneros periodísticos, hace reportajes e investigación; es abogado, en “La Voz de Nayarit” como analista político. Los avatares del periodismo de opinión lo llevan al extinto “El Nayar”; posteriormente al revivir el diario como “Meridiano” es uno de sus columnistas principales. El gobierno de Celso Delgado y las organizaciones de periodistas le entregan el Premio Estatal de Periodismo 1993 en la modalidad de “Crónica”. Hace treinta y cinco años nace el periódico regional “Avance” y desde entonces es miembro de su página editorial como analista político. Pionero en Nayarit de periodismo en Internet, publica una página en la web “Crónicas del Sexenio”; se muda un par de años a Nuevo Vallarta y publica en los periódicos “Vallarta Opina” y “Nayarit Opina”. De regreso a Tepic incursiona en la Televisión pública como analista político. Establece una Consultoría Jurídica-Política y retoma el espacio en Internet, como periodista de opinión y reportero entrevistador.