VOTO OCULTO

Por Luis Ignacio Palacios
  • Piden cuidar la elección

  • No reconocerán la victoria opositora

En la visita que hizo la candidata del bloque opositor Xóchitl Gálvez, este domingo anterior, se destaca lo expresado en el mitin que se realizó en la Concha Acústica del Paseo de La Loma; ahí ratifica las propuestas fundamentales de su campaña y dijo “Yo les pido que nos ayuden a cubrir las casillas. Quiero pedirle a los hombres valientes de Nayarit que nos ayuden a defender la elección , que nos ayuden a ser representantes de casilla, que nos ayuden el 2 de junio a defender nuestra victoria porque no van a querer reconocerla. Así que tenemos que cubrir todas las casillas..”

Con un ambiente electoral tan polarizado en los dos bloques partidarios la obviedad nos indica que este exhorto es consustancial.

Quizás, con toda proporción guardada, recordemos las elecciones federales extraordinarias de México de 1929 fueron las elecciones que se llevaron a cabo el 17 de noviembre de 1929, en un ambiente de enorme movilización de los opositores al bloque revolucionario.

Se trató del Presidente de la República Jefe de Estado y de Gobierno, electo para completar el periodo 1928 – 1934 tras el asesinato de Álvaro Obregón, presidente electo en las elecciones de 1928. El candidato electo fue Pascual Ortiz Rubio.

El candidato opositor José Vasconcelos y sus seguidores consideraron que la elección había sido el mayor fraude político de la historia mexicana; hoy, el fraude electoral está definitivamente desterrado, dadas la seguridades que implica el modelo electoral del Instituto Nacional Electoral, en dónde son los ciudadanos  -funcionarios de casillas- los operadores del proceso electoral.

Otra importante expresión de la candidata opositora, fue el referente a “el voto oculto está a todo lo que dá, la gente no le va a decir a los encuestadores por quién van a votar…”

Este voto, el oculto- es el de los electores que de manera corporativa están afiliados a un partido o a una organización gremial, que en lo íntimo de sus decisiones a la hora de votar en la urna, deciden votar en contra de la línea que les fuera marcada; este fenómeno es algo más de lo que se deriva de la polarización sustantiva que ya le proporcionaron al electorado un raciocinio de voto derivado de las propuestas vertidas por los partidos y los candidatos.

Es el resultado de la polarización que tiene una inusual fuerza en su narrativa, que se compone de asertos como “Lo que más me molesta” “Que me tienen hasta la madre” y una disonancia nominal “”¿Por qué me encabrono?” que es cuando los electores son tratados de manera ofensiva y  que le distorsionan su realidad, a quienes se les ha acusado falsamente y es percibido como una clara injusticia.

Es el voto oculto un acto de coraje del elector, una manera de repulsión a la impunidad que prevalece en múltiples hechos protagonizados desde el poder, todo ello que se troca en símbolos, cobrando significado inequívoco de lo indecente, lo deshonesto, lo inmoral.

Esta son, a mi juicio las razones válidas del voto oculto.

Y queda la muestra de urbanidad política de la candidata del bloque opositor, en la entrevista que le hizo Antonio R. Tello sobre la persona de Miguel Ángel Navarro, Xóchitl dijo: “Fuimos senadores y era mi compañero de banca. Platicamos muchas veces. Él es un hombre al que le preocupa su estado. Yo le quiero decir al doctor Navarro que siendo yo presidenta le va a ir bien a Nayarit, vamos a retomar el programa de apoyos sociales a los pueblos indígenas, para que las carreteras estén bien, para que se sigan ampliando las redes de agua potable, las redes eléctricas y proyectos productivos”.

Ninguna muestra de encono para el ejecutivo de Nayarit.


Contacto.- cronicaslip@gmail.com