teensexonline.com
sábado, julio 13, 2024
Inicio CRÓNICAS POLÍTICAS NOTAS DE LA VICTORIA ELECTORAL

NOTAS DE LA VICTORIA ELECTORAL

Me preguntan: ¿Polo traía una estructura partidaria eficaz..? nó –contesto; ¿los dirigentes del Pan y el Prd nacionales, trajeron dinero, gente, operadores..? nó que yo sepa, replico; ¿viste la gente que se arremolinó en las casillas el domingo..? ¿hubo grandes manifestaciones de gente entusiasta que salió a votar..? las casillas que visité en varias colonias de zonas residenciales de Tepic, no se vió este fenómeno. Entonces…? Dime porqué ganó Polo Domínguez.

Le replico a mi interlocutor que las primeras exploraciones, ya fueron publicadas mis impresiones el día de ayer; sin embargo, vale matizar algunos datos de la elección del domingo; de entrada, que a todo mundo de la clase política sorprendió, no la victoria, sino el abismal número de votos que obtuvo el candidato panista; las encuestas de empresas dedicadas a estos menesteres, les daban al Pri-gobierno y al Pan, un mesurado 4 puntos de diferencial un par de días antes de las elecciones.

Se podía pensar que la fortaleza del tricolor, con su base social probada, con los recursos suficientes para su ejército de tierra, experto en la movilización de militantes y simpatizantes, no tendría problema con su candidato Roy Gómez a la hora buena de los votos; sin embargo, esto no sucedió, no tuvo el Cde del Pri, la eficacia que de ellos se esperaba, no hubo entusiasmo en sus operadores, hubo demasiada rijosidad en la exigencia para los promotores del voto, y me dicen que no hubo recursos para sus operadores.

Estos yerros y la falta de oficio del profe Juan Carlos Ríos y runfla que le acompaña en el Cde, fueron los que prohijaron el voto contrario de la gente, de Juan Pueblo, que sin militancia alguna, ejerció el sufragio y le establece una realidad política incómoda al equipo gobernante.

El triunfo electoral, es un triunfo legítimo; empero, ni el panista triunfador, ni los partidos que lo impulsaron debieran sentirse satisfechos, sus líderes orondos que se regodean en la victoria  no fueron el factor determinante del resultado de las elecciones, fue la expresión colectiva de unos diez, doce mil electores, de una edad entre 32 y 65 años los que se manifestaron en las urnas y que a la postre inclinaron la balanza a favor del panista.

Este tipo de circunstancias solo suceden en este México absurdo en que la democracia electoral está cooptada por los partidos que hicieron en el Congreso federal, sus monumentos a la conveniencia de supervivencia eterna en el mando de las cuestiones torales de la república.

Podemos hablar de que el candidato ahora triunfador o los partidos que lo apoyaron generaron empatía..? ¿adhesiones ciudadanas multitudinarias..? es notoria la ausencia de estos factores, porque dado el número de los votos que obtuvieron, era de esperarse de menos otras dos diputaciones más, de las que comprenden el municipio de la ciudad capital, cuestión que no sucedió, he ahí lo contradictorio del voto dividido.

RESPUESTAS POLÍTICAS

EL Pan y el Prd son partidos políticos cuyas bases ideológicas forman parte del pasado, que a menudo hacen una clara referencia a las añejas cuestiones partidarias del siglo XX, que hoy en día ya son considerados como organismos maniobreros con unas tesis erróneas, utópicas diría.

Por tanto, es conveniente recordar lo que suponen partidos como éstos, ya que si no se tienen conocimientos suficientes de su historia, es posible que en muchos casos tropecemos en un discurso, que no es  regenerador social, ni jovial o asáz revolucionario, pero que realmente no es así. Es más, sabemos que sus promesas demagógicas no tienen nada inédito si lo comparamos con otras que conforman el ideario retrógrado de la partidocracia.

Respecto a la pregunta de si el resultado del domingo pasado ha sido un voto de castigo contra el gobierno o un triunfo electoral, la parte sustantiva de la respuesta es la primera, nos encontramos con el resultado de un plebiscito en la ciudad capital; desde esta visión es que se debe de percatarse la ciudadanía y la clase política los resultados electorales.

Independientemente del número de habitantes, la argumentación del Cde del tricolor que en espectaculares agradece el haber incrementado el número de Ayuntamientos de su partido, y conservar la mayoría del congreso, son expresiones pírricas, la pérdida de la capital del Estado, es un tema sensible que implica modificaciones en el quehacer político del grupo gobernante.

Ningún experto en estrategias electorales, puede afirmar que existe una regla, que nos dé certidumbre sobre el comportamiento electoral y sus variaciones en los actuales procesos; el de Nayarit, presentó matices singulares al atomizarse una fallida elección y confiarse el grupo gobernante en posicionar a candidatos que a la postre no resultaron rentables electoralmente.

Una masiva votación inesperada como la del domingo anterior, o un marcado abstencionismo como el que se esperaba en estos comicios, no pueden ser previstos, sino que se deben a múltiples factores coyunturales; de ahí que no hubo encuesta confiable, ni cálculo alguno que nos anticipara qué partido o candidato iba a ganar la elección, al desconocer la volátil participación del electorado, nadie sabía con precisión cuál sería la campaña exitosa y cual un desastre.

Muchos analistas nos vamos hacia la cultura local escasamente democrática que aleja al elector de las urnas; con la votación del domingo, los optimistas están echando las campanas a vuelo, señalando que ya tenemos un pueblo políticamente evolucionado, o que ya tenemos una ciudadanía políticamente madura que posee conocimientos suficientes para discernir que las propuestas híbridas e inasibles de Polo Domínguez, son lo suficientemente viables para votar por ello.

Seguimos siendo una democracia niña, con el comportamiento errático de los electores, tenemos que colegir, que subyacen cuestiones más profundas y trascendentes en una elección y no se puede establecer una tendencia neta en ninguna elección, cada una es diferente y obedece su resolución a factores de coyuntura, quien no lo entienda de ese modo, se está haciendo tarugo solo.

No fueron tantas las virtudes de Polo Domínguez, ni las precariedades de Roy Gómez, fueron factores diferentes lo que nos dieron este resultado; y Roberto Sandoval ya sabe el cómo discernir este resultado en la ciudad capital, para enfrentar la segunda parte de su sexenio. Lo veremos en breve…

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx

Artículo anteriorLA DERROTA ES HUÉRFANA
Artículo siguienteIV INFORME, RECTOR CONSOLIDADO
Luis Ignacio Palacios
Incursiona en géneros periodísticos, hace reportajes e investigación; es abogado, en “La Voz de Nayarit” como analista político. Los avatares del periodismo de opinión lo llevan al extinto “El Nayar”; posteriormente al revivir el diario como “Meridiano” es uno de sus columnistas principales. El gobierno de Celso Delgado y las organizaciones de periodistas le entregan el Premio Estatal de Periodismo 1993 en la modalidad de “Crónica”. Hace treinta y cinco años nace el periódico regional “Avance” y desde entonces es miembro de su página editorial como analista político. Pionero en Nayarit de periodismo en Internet, publica una página en la web “Crónicas del Sexenio”; se muda un par de años a Nuevo Vallarta y publica en los periódicos “Vallarta Opina” y “Nayarit Opina”. De regreso a Tepic incursiona en la Televisión pública como analista político. Establece una Consultoría Jurídica-Política y retoma el espacio en Internet, como periodista de opinión y reportero entrevistador.
RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Ir al contenido