ES EL ESTADO DE DERECHO..!

0
11

El día de ayer, con justificadas razones, en el aparato de procuración y administración de Nayarit, sus titulares se sabían que su trabajo ha sido eficaz, en base al informe que el rector de la Universidad de las Américas de Puebla, presentó a los medios nacionales sobre el índice global de impunidad que prevalece en nuestro país, Nayarit y Campeche están en el nivel óptimo –considerando el desastroso estado en que se encuentran la mayoría de las entidades.

En efecto, la impunidad es generalizada en el país. Los datos de seguridad pública e impartición de justicia muestran que la cotidianeidad de no perseguir y castigar un delito es alta o muy alta en 25 estados.

Se diseñó una escala en que la máxima impunidad es 100, el promedio nacional es de 67.42 puntos, según el Índice Global de Impunidad México 2016 que este miércoles presentó el rector de la UDLAP; y se tiene que decir con todas sus letras, ese promedio ya se ubica en el grado de alta impunidad y apenas diez estados tienen una mejor calificación, y deben los mexicanos saberlo, todos con niveles reprobatorios.

El Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia de la UDLAP tomó en cuenta 17 indicadores de seguridad pública, gobierno e impartición de justicia para construir el Índice con datos de 2013 de los Censos Nacionales de Gobierno. Su conclusión es que el origen de la impunidad está en los estados, en donde prevalecen condiciones que provocan que sea una situación generalizada en el país.

¿Cuáles son esas condiciones..? sencillo, ausencia de justicia cotidiana, alejamiento de sus funciones sustantivas en policías, agentes del MP y jueces; autoritarismo y condiciones de inimputabilidad de funcionarios de gobierno y delincuentes.

Sólo Campeche y Nayarit tienen niveles bajos de impunidad; debajo de nosotros están San Luis Potosí, la Ciudad de México, Sonora, Chihuahua y Chiapas en un grado medio.

El resto de las entidades están en el rubro de alta o muy alta impunidad; aunque Colima, Zacatecas y Guanajuato mejoran en calificación al promedio nacional lo hacen por menos de tres puntos. A  Michoacán se le calificó como un caso “atípico”, pues tras revisar los datos disponibles se concluyó que no reflejan la situación real de la entidad; obviamente los datos se maquillaron (¡) por lo que la calificación obtenida sobre el nivel de impunidad se consideró de baja confianza.

EL CASO NAYARIT

En el contexto de la implementación del nuevo sistema de justicia penal, Nayarit es uno de los estados que está iniciando su tránsito hacia este modelo acusatorio, en las fechas en que se levantó el estudio se estimaba que cuenta con un 29% de avance de su armonización normativa a dicho sistema, situación que no está incidiendo significativamente en la resolución de casos y conflictos de los que se hace cargo el sistema penal tradicional. (OjO..!! Miguel Ahumada..)

De acuerdo con las cifras del Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistema Penitenciario Estatales de 2014, los cinco delitos del fuero común más recurrentes que hemos tenido son: 1. Incumplimiento de obligaciones de asistencia familiar 2. Fraude 3. Robo de vehículo 4. Otros robos 5. Lesiones.

En la entidad se presenta un comportamiento muy distinto al de la media nacional;  en los primeros eslabones de la cadena de impunidad se muestra un incremento que va de la cantidad de averiguaciones previas y carpetas de investigación abiertas a la inculpación de los casos determinados por alguna instancia penal, comportamiento que puede responder a una acumulación de casos rezagados a determinar por parte de las instituciones.

De tiene un descenso de alrededor de un 10% en la cantidad de procesados por causas penales; situación que se vislumbra como un foco rojo debido a que una parte importante de este porcentaje puede responder a arbitrariedades en el proceso de averiguación, lo que responde principalmente a una insuficiente cantidad de personal para dar resolución a esta situación.

En este estudio de la U de Puebla, los últimos eslabones de la cadena de impunidad se identifica que tan sólo un 20% de los procesados tienen una sentencia, mientras que el resto puede ser absuelto o bien, seguir con su proceso abierto, lo cual puede responder a una carencia de personal para estas labores.

Nayarit, tanto en la dimensión estructural como la funcional se encuentran por debajo de la media nacional, lo que significa que cuenta con condiciones de infraestructura y personal, así como con una forma de operar relativamente más favorable a la media nacional.

Sin embargo, al interior del estado, es el Sistema de Justicia de la dimensión estructural la instancia en donde se identifican las principales problemáticas; y he aquí los datos duros:

A pesar de que es un estado que, en contraste con la media nacional, cuenta con un mayor número de: magistrados y jueces (5 por 100 mil habitantes); personal total en Tribunal Superior de Justicia (48 por cada 100 mil habitantes); secretarios en Tribunal Superior de Justicia (19 por cada 100 mil habitantes); así como personal penitenciario (0.3); el problema radica en que este personal se ve rebasado ante la demanda de casos que requieren atención.

Esto debido a que las causas penales en primera instancia entre el número de jueces son muy altas (132) en comparación a la media nacional que es de 52; hay un alto porcentaje de sentenciados entre ingresos penitenciarios (70%) en contraposición con el nacional (58%); así como también hay un alto porcentaje de encarcelados por robo (37%) frente al 10% de la media nacional.

El colofón y la enseñanza de este estudio es obvio; tanto la Fiscalía general del Estado, como el Tribunal superior de justicia, con los exiguos recursos con que han venido operando, se constituyen en el ejemplo de eficiencia gubernamental; el fiscal de hierro Edgar Veytia y el magistrado presidente Pedro Antonio Enríquez, con tales datos, pueden reiterarle al gobernador y a los diputados, el incremento de su presupuesto, que como pocos saben, está por debajo de la media nacional.

No vivimos en Jauja desde luego; empero, esta información es miel sobre hojuelas para el gobierno de Roberto Sandoval. A pesar de las incredulidades de la aldeana comentocracia que tenemos…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Artículo anteriorRESUELVE ENTUERTOS DIPUTADA PORRAS
Artículo siguienteDICTUM DE MIGUEL AHUMADA
Incursiona en géneros periodísticos, hace reportajes e investigación; es abogado, en “La Voz de Nayarit” como analista político. Los avatares del periodismo de opinión lo llevan al extinto “El Nayar”; posteriormente al revivir el diario como “Meridiano” es uno de sus columnistas principales. El gobierno de Celso Delgado y las organizaciones de periodistas le entregan el Premio Estatal de Periodismo 1993 en la modalidad de “Crónica”. Hace treinta y cinco años nace el periódico regional “Avance” y desde entonces es miembro de su página editorial como analista político. Pionero en Nayarit de periodismo en Internet, publica una página en la web “Crónicas del Sexenio”; se muda un par de años a Nuevo Vallarta y publica en los periódicos “Vallarta Opina” y “Nayarit Opina”. De regreso a Tepic incursiona en la Televisión pública como analista político. Establece una Consultoría Jurídica-Política y retoma el espacio en Internet, como periodista de opinión y reportero entrevistador.