El sábado por la tarde, la pertinaz –pero breve- lluvia no impidió que el gobernante de los nayaritas, Roberto Sandoval hiciera la inauguración ante los poderes estatales, municipales, prensa, amigos y pueblo que por ahí se arrimó, del impresionante edificio que le nombraron “Auditorio de la Gente” una construcción de primer mundo hecha por un gobierno empecinado en trascender a la historia de Nayarit, llevada a cabo como nunca, por una administración endeudada hasta la médula y con opositores mediáticos, molestos como moscardones en verano.

Este fue el tema inicial de su disertación, con ese talante que ya tiene dominado, se preguntó del cómo otros gobiernos que no tuvieron deuda enorme como el actual, que no heredaron miles de basificados inservibles que son un lastre para la administración pública estatal; y del cómo sin aumentar la deuda pública no hayan podido realizar ninguna obra pública en beneficio de los nayaritas.

Ahora sí, con plenas argumentaciones, con señalamientos tangibles de las obras que ha realizado desde el gobierno municipal, Roberto hizo un recuento de todos estos testimonios que ahí están, funcionando como  infraestructura básica en una sociedad como la nuestra que apenas sale de sus atrasos seculares, y lo hizo como si tuviera enfrente a los paniaguados que presentan demandas judiciales para suspender las obras, como si los mezquinos se le aparecieron en la explanada del auditorio, que  ayer lució impresionante.

Esa verbalización sencilla pero puntillosa de Roberto nadie osa desafiarla, porque tiene los pelos en la mano de que la burra es parda; que pena que las oposiciones políticas a su gobierno se estén distinguiendo solo por sus acciones negativas a ultranza y ahí quedan los calificativos del gobernante que ayer, cobijado entre los suyos, funcionarios y amigos, recorrió disfrutando los adjetivos que la gente vertía al caminar por los pasillos, los palcos, los espacios monumentales de los cómodos asientos que albergarán a doce mil personas.

Si todo gobernante quiere ser paradigmático con el dicho de que “nunca antes..” se hizo tal o cual cosa, en este caso, la sola mención de la obra del Teatro del Pueblo que hizo el caudillo Emilio “eme” González, hace treinta años, le otorga plena razón y certidumbre al dictum del titular del poder ejecutivo, en efecto, nunca antes y en tan poco tiempo un edil primero y ahora gobernador, había realizado la obra pública de esta envergadura.

Tenemos que reconocerle –a menos que sea usted un necio panista- a Roberto la veracidad de sus asertos; tiene pues, un logro mas a su excelente patrimonio político.

Contacto: luisi48@prodigy.net.mx

Artículo anteriorCRITERIOS “TÉCNICOS” PARA LOS AYUNTAMIENTOS
Artículo siguienteLA RUTA POLÍTICA DEL DIPUTADO PRESIDENTE
Incursiona en géneros periodísticos, hace reportajes e investigación; es abogado, en “La Voz de Nayarit” como analista político. Los avatares del periodismo de opinión lo llevan al extinto “El Nayar”; posteriormente al revivir el diario como “Meridiano” es uno de sus columnistas principales. El gobierno de Celso Delgado y las organizaciones de periodistas le entregan el Premio Estatal de Periodismo 1993 en la modalidad de “Crónica”. Hace treinta y cinco años nace el periódico regional “Avance” y desde entonces es miembro de su página editorial como analista político. Pionero en Nayarit de periodismo en Internet, publica una página en la web “Crónicas del Sexenio”; se muda un par de años a Nuevo Vallarta y publica en los periódicos “Vallarta Opina” y “Nayarit Opina”. De regreso a Tepic incursiona en la Televisión pública como analista político. Establece una Consultoría Jurídica-Política y retoma el espacio en Internet, como periodista de opinión y reportero entrevistador.