Este es, un año electoral, tiempo y territorio en donde los partidos expresan sus fortalezas y sus debilidades, ante una sociedad cada vez más crítica que les regatea el voto a la hora de los comicios; en la entidad, con la obviedad del gobierno consolidado que preside Roberto Sandoval Castañeda, el diseño de las campañas y el nombre de sus candidatos tiene la innegable marca del jefe de la casa, aquí –salvo la excepcionales voces de unos nostálgicos del pasado reciente- no hay otra expresión política.

Son pequeñas corrientes regionales que se tienen que uncir a las disposiciones del jefe político de la entidad, quien tiene una clara visión del entorno en el cual se desenvolverán las campañas para la elección de tres diputados federales; el Pri, de Roberto Sandoval, tiene la herencia histórica de su amplia base social, producto de decenios de adhesiones, de una política incluyente, de un contrato político que aún sigue siendo válido.

Para hacer notorias las diferencias del grueso de sus adhesiones, Roberto y su gente, establecieron estructuras partidarias paralelas a las tricolor, dentro del mismo partido, que, con sus movimientos electorales nos demuestra su ductabilidad y de que el nombre o franquicia, puede mutarse para dónde el líder del momento lo establezca; el Pri en Nayarit, está en el ADN de la población mayoritaria, pese a lo mutable de sus liderazgos sexenales.

De esta manera, a partir del inicio de los prolegómenos de la presente campaña para renovar la cámara de diputados federal, se recompone el quehacer político de la entidad; mucho de las funciones sustantivas del gobierno y sus instituciones, se orientan en esta tesitura, es cuando se hace más sensible el acto de gobierno, con la intención subyacente, su objetivo es la permanencia de su base territorial, la envidia de todos los otros partidos de oposición.

En la entidad, las voces de los partidos de oposición, se siguen estrellando en esta fortaleza del institucional; la presencia del comité seccional, de sus coordinadores, del comité municipal y de sus organizaciones de los sectores, cubre el territorio de la entidad, se tienen perfectamente focalizados las regiones en dónde la oposición Pan y Prd tienen su enclaves.

El matiz que prevalecerá, puede que escape ya al control político del gobernante, a su pesar, el ya no puede andar en campañas, esa es su naturaleza y lo que en ocasiones le produce malestar, es la falta de eficacia de aquellos que han sido nominados a los puestos de elección, que desnaturalizan el quehacer de la política; entendida esta como la actividad –hoy- más elaborada, llena de complicaciones y de un permanente compromiso para con la ciudadanía que en su momento les puede dar el voto.

Recordemos las motivaciones de los súbitos votos que le dieron en triunfo en la comuna a Polo Domínguez en la capital del Estado; ahí están los factores del triunfo o de la victoria electoral próxima; la política como arte de lo posible es, o debiera ser entendida a cabalidad por la dirigencia formal del Cde del Pri, y, sobre todos de los candidatos a diputados federales, en cuyo rostro veremos la interpretación genuina de que ellos, son los hombres y la mujer que requiere el modelo del gobierno actual.

En este proceso, se impone que las dirigencias del institucional, retomen las elementales funciones del quehacer político desde la estructura y mandos del tricolor; pareciera que le siguen dejando al gobernante esta responsabilidad; si bien hoy el Pri es el hermano siamés del gobierno en turno, éste no puede tomar para sí, las funciones sustantivas que le corresponden a aquél.

Dirigentes, estructura territorial, base social, candidatos, helos ahí, el regreso de la política en un contexto de astringencia económica e irritación  social; el obtener los votos en julio próximo se ha trocado en una tarea difícil e ingrata; veremos pues de qué pasta están hechos los nuevos candidatos, si podrán justificar su valía ante sus electores; y sobre todo ante quién ahí los puso.

So pena de que una vez más, las oposiciones capitalicen los votos del enojo, del castigo…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Artículo anteriorDIPUTADOS EN RECESO
Artículo siguienteLAS LECCIONES DE LA CRISIS EN LA UAN
Incursiona en géneros periodísticos, hace reportajes e investigación; es abogado, en “La Voz de Nayarit” como analista político. Los avatares del periodismo de opinión lo llevan al extinto “El Nayar”; posteriormente al revivir el diario como “Meridiano” es uno de sus columnistas principales. El gobierno de Celso Delgado y las organizaciones de periodistas le entregan el Premio Estatal de Periodismo 1993 en la modalidad de “Crónica”. Hace treinta y cinco años nace el periódico regional “Avance” y desde entonces es miembro de su página editorial como analista político. Pionero en Nayarit de periodismo en Internet, publica una página en la web “Crónicas del Sexenio”; se muda un par de años a Nuevo Vallarta y publica en los periódicos “Vallarta Opina” y “Nayarit Opina”. De regreso a Tepic incursiona en la Televisión pública como analista político. Establece una Consultoría Jurídica-Política y retoma el espacio en Internet, como periodista de opinión y reportero entrevistador.