¿DÓNDE ANDAMOS..? ¿HACIA DÓNDE VAMOS?

0
15

Hace unos cuantos días, reunido con destacados personajes de Tepic, jóvenes empresarios en ascenso y otros que son el epítome de las familias que por generaciones han levantado industrias que son el distintivo de nuestra región; el tema era el análisis del momento que vive la entidad, el escriba señalaba que era necesaria una revisión  histórica, con una nueva visión, dejar atrás el conocimiento sesgado, el maniqueísmo de que la historia la escriben los triunfadores, reconocer los claroscuros de esta sociedad que tiene en este momento, un punto de quiebre o un renacimiento de sus potencialidades.

Una rápida visión de nuestra historia –que hice-  les sorprendió, en 1810 tuvimos la guerra de independencia, hasta 1821 fue consumada; en 1910 estalla la revolución mexicana, que se institucionaliza hasta 1929; y en 2010, sufrimos la rebelión delincuencial que ha desestabilizado zonas enteras del país, nosotros incluídos; y que, aún no hemos hecho la prospección de cuántos años aún tendremos que seguir sufriéndola; si nos atenemos a los dos ciclos anteriores, pasaron más de veinte años para superarlas, ¿tendremos otros 16 años o más de incertidumbre delincuencial..?

Sin sacar conclusiones, apunté algunas ideas, sobre la incapacidad de los políticos que en el gobierno son incapaces de contemporizar y trabajar adecuadamente cuando tienen enfrente gobiernos estatales o municipales cuyo origen no son el mismo; este es, quizás uno de los temas que muy poco han sido estudiados, en la tarea de gobernar, no se ha podido explorar este escenario, que a la luz de los resultados de los últimos quince años, nos indican que es uno de los problemas que los mexicanos no tenemos superados.

Y precisamente en este contexto, como siempre buceando en las informaciones que vienen en twitter, me encuentro con una tesis doctoral de una mexicana excepcional, llamada Viridiana Ríos, quién ganó en este año, el premio internacional sobre tesis doctorales sobre administración pública. Ella hizo la suya estudiando el fenómeno mexicano, y explora de mejor manera la preocupación empírica que el escriba expuso hace algunas semanas.

Le dejo la palabra a  Viridiana: “Mi tesis comprobó científicamente que la clave para tener una política pública efectiva es simple: se llama coordinación entre estados y Federación. Mostré que el crimen se vuelve más injurioso y potencialmente más violento cuando opera en zonas en las que los gobiernos federal, estatal y  municipal no se coordinan porque no pertenecen al mismo partido político. Ello se debe a que la voluntad y capacidad de los gobiernos por cooperar disminuye cuando éstos no comparten preferencias políticas.

Recabé datos del mercado de venta de cocaína en todo México de 1990 a 2010 y mostré que la probabilidad de que un grupo criminal decidiera vender droga en ciertos lugares, y no en otros, dependía de si los municipios estaban o no gobernados por el mismo partido a nivel estatal y federal. En municipios de partidos no coordinados, la aplicación de la ley es menor y por ello los criminales se dan el lujo de violar la ley con mayor frecuencia, vender droga y violentarse.

La violencia que ha sufrido México por la guerra entre grupos criminales se explica, muestra mi tesis, por la baja capacidad de la Federación para aplicar la ley donde no comparte la filiación partidista del gobernador o municipios.

Mi investigación le habla de frente a la naturaleza humana: Nos es más fácil no cooperar para obtener beneficios políticos de corto plazo, que cooperar por un mejor futuro. Ello es nuestra pena.”

EL CASO NAYARIT

En nuestra entidad, el grupo político que gobierna, tiene muy claro sus objetivos y el desarrollo de sus políticas públicas; la filia partidaria del gobernador Roberto Sandoval es muy clara, lo ha ponderado en todos los foros y en la primera oportunidad que tiene, su identificación partidaria con el presidente Enrique Peña Nieto, le ha dado la espléndida oportunidad de focalizar inversiones públicas multimillonarias, nunca antes vistas en Nayarit, y esto es un asunto de vital importancia, merced a los atrasos seculares.

De concretarse en el tiempo esperado, el sexenio de Roberto Sandoval pasará a la historia reciente de la entidad como el gobernante que le dio el más grande jalón histórico a la planta productiva y sentó las bases para el verdadero crecimiento económico de la entidad, porque adentrarnos en el desarrollo nacional, también reclama una nueva visión de lo que esto significa; los expertos señalaban el índice de una tasa anual de entre 3.1% al 3.5% considerando que los datos reales indican a la fecha un magro crecimiento del 1.4%.

El punto nodal de ver el escenario nacional, es que hemos homologado el crecimiento económico como un todo, empero, ahí está el yerro principal, México si tiene crecimiento económico, pero de manera desigual, crecemos a 32 pasos diferentes, es decir unos Estados avanzan y otros que se quedan rezagados; el año pasado, ocho entidades crecieron a tasas elevadas, -bastantes- mientras que otros doce entidades redujeron su economía; ejemplos: Baja California creció a una tasa de 6% mientras que Tlaxcala tuvo un decrecimiento económico de menos 4%.

México pues, es un país desigual; y la posible solución de nuestros problemas económicos no puede venir sólo de los cambios que induce el gobierno federal, sino sobre todo, por las decisiones que asuman los gobiernos estatales; para crecer como nación debemos enfatizar lo que están haciendo bién en la entidades de la república.

Hay un México de crecimiento sostenido y se llama Baja California sur, Quintana Roo y Querétaro, estos Estados han crecido en los últimos diez años a una tasa anualizada del 5%, que es similar a los tigres asiáticos.

Viendo a Nayarit en este contexto, debemos de estudiar los reportes sobre las economías regionales, mientras que las entidades manufactureras del norte se deprimen en este año; la producción agropecuaria explotó en otras latitudes, en el centro occidente de México, en esta zona estamos los nayaritas; con las inversiones federales en desarrollo agropecuario, en infraestructura hídrica, agrícola y turismo de gran nivel, entraremos en este selecto grupo de entidades de crecimiento sostenido.

En este sentido, suscribimos el aserto de Eduardo Bohórquez, director de Transparencia mexicana cuando afirma: “Cuando siglos atrás Humboldt reportaba las riquezas de México, no mentía. México no es un país pobre, es un país desigual. Nuestro patrimonio natural y cultural es enorme, pero nuestra riqueza está mal distribuida. Hay desigualdad entre entidades, entre municipios y dentro de los municipios. El Estado, la única fuerza social que puede resolver el problema, es institucionalmente débil.

Corrupción y opacidad no son solo problemas morales. Son síntomas de debilidad institucional; para enfrentar pobreza y desigualdad es indispensable que los recursos públicos sirvan el propósito de generar prosperidad en todo el territorio nacional: para eso se necesitan gobiernos abiertos, eficaces y eficientes, que cumplan con la ley y la hagan cumplir; gobiernos que rindan cuentas por cada peso que les entregamos para impulsar el desarrollo y reducir los niveles de pobreza y desigualdad.”

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx

Artículo anteriorROY GÓMEZ Y EL RETO DE LA UAN
Artículo siguienteA TRABAJAR DIPUTADOS
Incursiona en géneros periodísticos, hace reportajes e investigación; es abogado, en “La Voz de Nayarit” como analista político. Los avatares del periodismo de opinión lo llevan al extinto “El Nayar”; posteriormente al revivir el diario como “Meridiano” es uno de sus columnistas principales. El gobierno de Celso Delgado y las organizaciones de periodistas le entregan el Premio Estatal de Periodismo 1993 en la modalidad de “Crónica”. Hace treinta y cinco años nace el periódico regional “Avance” y desde entonces es miembro de su página editorial como analista político. Pionero en Nayarit de periodismo en Internet, publica una página en la web “Crónicas del Sexenio”; se muda un par de años a Nuevo Vallarta y publica en los periódicos “Vallarta Opina” y “Nayarit Opina”. De regreso a Tepic incursiona en la Televisión pública como analista político. Establece una Consultoría Jurídica-Política y retoma el espacio en Internet, como periodista de opinión y reportero entrevistador.