SEVICIA: LA CUMBRE, LA PELEA, BULLYNG..!

0
8

En el derecho judicial, existe un término que se aplica en los juicios contenciosos de divorcio para definir de una manera pudorosa la actitud y conducta rijosa, de crueldad o maldad extrema de alguno de los cónyuges, se le denomina Sevicia; en estos últimos días vino a mi mente, al estar monitoreando las redes sociales, específicamente Twitter y Facebook, sobre los eventos en los que participó el gobernador Roberto Sandoval; y lo confirmamos, estos espacios de comunicación instantánea son un salón lleno de “bullyng” impune por antonomasia.

Mas de alguno de los sesudos columnistas y periodistas de opinión, y miembros del periodismo undergraund, han expresado que el actual grupo gobernante carece de políticos cultos o ilustrados, una nueva generación –ha dicho el escriba- que actúa de manera sincrética, sin el sustrato de la ortodoxia de antaño; el hecho de que muchos de los servidores del gobierno estatal, junto a casi todos los diputados de la actual Legislatura, así como algunos regidores y ediles de varios Ayuntamientos de la entidad, asistieran a la  Cumbre de Marketing Político celebrada en Nuevo Vallarta, desataron el alud de dicterios de toda índole.

Vivimos hoy lo vertiginoso de la transformación de los procesos en que se generan los medios y los espacios de la comunicación; irrumpen nuevos modos en lo social, con la centralidad de la política, y –perdón por la palabreja: desterritorializados; la actitud contestataria pareciera que une a estos estratos fragmentados de nuestra sociedad, y henos aquí, en el territorio de la sociedad digital, donde la irrupción de la zafiedad, el espontaneísmo produce muestras de pobrísima calidad, de horrísima caligrafía, de ignorancia supina.

Entendemos que fue de facto una asociación pública privada; un plataforma para la publicidad gubernamental y para que algunos de los hombres y mujeres del grupo gobernante se dieran su bautizo en un curso de capacitación en esta ciencia del comportamiento humano; el marketing, que tuvo tres, cuatro representantes de primer nivel, lo que les dio una excelente impresión a los ahí asistentes.

La feroz crítica no se hizo esperar, y la mayoría de los acres comentarios, como prototipo del fenómeno emergente del ciberespacio, son de una liviandad y subjetividad absolutas! El lenguaje procaz, la condena por sistema, una moralina trasnochada, ofensas directas, dicterios, difamaciones de todo tipo, la constante, es que “se gastan el dinero del pueblo..”.

LA PELEA DEL CANELO

Roberto Sandoval ya lo ha manifestado en varias ocasiones, incluso en el discurso de su primer informe de gobierno, los porqués de su cálida amistad con el joven boxeador Saúl Alvarez, desde hace más de diez años, su presencia en el Alamode de San Antonio Texas, echó por tierra el boletín de su oficina de prensa que da cuenta puntual de su gira y entrevista con autoridades de la ciudad y del gobernador texano.

Junto a varios personajes universitarios y de los medios electrónicos, la presencia de nayaritas en este evento, desató con mayor furia los comentarios y burlas grotescas sobre la persona del gobernante y sus perfiles personales; se ha llegado a la difamación expresa, clara, cruda y perversa en grado extremo; vemos el uso y el abuso de la internet ejercido de manera impune, los dos o tres incondicionales que tiene Roberto en el Facebook para que hagan contrapeso de los comentarios negativos, prácticamente nada han podido hacer al respecto.

La nota de nuestro amigo Antonio Tello en su multivisitado portal, que en buena crónica informó del contexto en que se lleva a cabo la afición del gobernante para estar con su amigo, pareciera que avivó la inquina y el encono en contra de ellos, confundieron el cuchillo con el asesino, a comunicador y gobernante, les tupieron con los más desagradables comentarios que se pueden leer en la red y en los portales de noticias que admiten comentarios de sus lectores.

La sevicia en todo su esplendor, desplegada por cuestiones fútiles, se aprecia que un 75% de los comentarios de estos días de golpeteo son difamaciones y ofensas de todo tipo; los menos, apoyando incondicionalmente al gobernante y defendiendo el derecho a decidir a su conveniencia sus actividades privadas.

La sociedad digital pareciera que es un salón de clases con bullyng permanente, la única regla que existe es que no hay reglas de conducta, los dueños de estas empresas mantienen de manera selectiva su política de excluír a miembros cuando se reciben quejas específicas de formas que se conocen como “acoso” o falta de veracidad; no parece que algún gobierno quiera imponer reglas legales para la conducta difamatoria de los usuarios del Facebook.

Es importante ver este fenómeno en su justa dimensión; no son asuntos de importancia tal que se transformen en “virales”, el espacio del Twitter es otra cosa, de mayor profundidad porque implica el ejercicio del intelecto a quien sigues y quienes te están siguiendo; sin embargo son tópicos de la sociedad digital que vale la pena reflexionar sobre su emergencia y consecuencias en el manejo de la imagen pública del gobernador Roberto Sandoval.

La sociedad digital no tiene territorio, no tiene límites, es un buen instrumento de comunicación y estas son, algunas de sus desventajas.

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx

Artículo anteriorDIPUTADOS Y LA INMUNIDAD PARLAMENTARIA EUROPEA
Artículo siguienteEQUIDAD IN GÉNERE
Incursiona en géneros periodísticos, hace reportajes e investigación; es abogado, en “La Voz de Nayarit” como analista político. Los avatares del periodismo de opinión lo llevan al extinto “El Nayar”; posteriormente al revivir el diario como “Meridiano” es uno de sus columnistas principales. El gobierno de Celso Delgado y las organizaciones de periodistas le entregan el Premio Estatal de Periodismo 1993 en la modalidad de “Crónica”. Hace treinta y cinco años nace el periódico regional “Avance” y desde entonces es miembro de su página editorial como analista político. Pionero en Nayarit de periodismo en Internet, publica una página en la web “Crónicas del Sexenio”; se muda un par de años a Nuevo Vallarta y publica en los periódicos “Vallarta Opina” y “Nayarit Opina”. De regreso a Tepic incursiona en la Televisión pública como analista político. Establece una Consultoría Jurídica-Política y retoma el espacio en Internet, como periodista de opinión y reportero entrevistador.