Durante el tercer y último debate presidencial el 19 de mayo, los candidatos Jorge Álvarez Máynez, Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez expusieron su visión sobre la política social.

La aspirante de la coalición Fuerza y Corazón por México inició su presentación al decir, “vengo a defender la vida, la libertad y la democracia”. Por su parte, la candidata por la coalición Sigamos Haciendo Historia, Sheinbaum, comenzó recordando a los jóvenes de 1968, “donde hace 56 años ocurrió uno de los procesos más dolorosos auspiciados por el PRI”. Máynez, el candidato de Movimiento Ciudadano abogó por un voto feliz, y dijo que el “voto útil” no es votar por Morena o el PRIAN.

Política social

En el bloque sobre política social, Jorge Máynez propuso un salario mínimo de 10 mil pesos mensuales y dos días de descanso a la semana. Adicionalmente, relacionado con los planes sociales dijo, “se trata también de que evolucionen”. El candidato naranja no ahorró críticas a la “vieja política” de vicios y desigualdad.

“Los programas sociales se quedan, Morena se va”, refirió Gálvez con críticas mientas aseveró, “sin miedo al éxito, este país va a salir adelante con educación”. Prometió “50 millones de personas no tienen acceso al sistema de salud”.

Sheinbaum hizo hincapié en los “resultados” de la gestión morenista y se justificó, “somos los únicos que tenemos resultados”. Asimismo, la candidata oficialista coincidió con las promesas del aspirante Máynez al decir, “vamos a seguir aumentando el salario mínimo”. En salud prometió más profesionales y medicina para toda la población.

Así, el tercer debate presidencial organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE) se dirimió entre críticas, ataques y propuestas de cara a las elecciones del 2 de junio de 2024. Resaltó la declaración de Sheinbaum de sugerir un debate limpio, sin calumnias, aunque los tres candidatos no ahorraron críticas a los otros contendientes.