PELIGRO INMINENTE EN EL LIBRAMIENTO

  • Decenas de Eucaliptos causa del riesgo

  • Abandono de políticas públicas

Hace más de diez años que se hizo el diagnóstico y se elaboró un programa de poda de las decenas de Eucaliptos que están dentro de lo que se llama el parque lineal, iniciado y terminado en las anteriores administraciones; hoy son un peligro latente, inminente que pone en riesgo la integridad física de caminantes, ciclistas y quienes manejan automotores por el libramiento.

En efecto, el Eucalipto -Eucalyptus globulus- es una planta que tiene crecimiento arbóreo, alcanzando los 50 metros de altura.

En la medicina natural se utiliza porque combate enfermedades respiratorias; posee múltiples beneficios el eucalipto, destaca que nos ayuda a mejorar nuestra salud respiratoria. 

Por las propiedades antisépticas, antivíricas, expectorantes y febrífugas, el eucalipto es un gran aliado para enfermedades respiratorias eliminando bacterias y virus que originan gripes, catarros y resfriados. Además, abre los bronquios y reduce la cantidad de mucosidad facilitando la respiración que se ve impedida, ayudando en casos incluso de asma. Pocas personas hoy usan las infusiones o el aceite de este árbol.

Pese a todo lo anterior, es un árbol que absorve mucha agua del subsuelo y su tronco y ramas son en exceso frágiles en tiempos de lluvias, ya que con tormentas con ráfagas fuertes de viento, los derriban y por las actuales condiciones en que se encuentran –sin poda- al caer constituyen un peligro para las personas que transitan en el parque lineal y para los conductores que transitamos por el libramiento.

Según la opinión de ecologistas, en terrenos como los que tenemos en este valle de Matatipac, el efecto del eucalipto en la composición química y capacidad de retención de agua del suelo tiene consecuencias catastróficas en la biodiversidad. La composición de sus hojas vuelve el suelo tóxico, hidrófugo, lo reseca y compacta.

Y desde que fueron plantados en lo que hoy es el parque de La Loma y las inmediaciones del cerro de San Juan en los tiempos del gobernador Candelario Miramontes, los dejaron a la buena de Dios, sin un programa de poda para aprovechar su madera.

Hoy, por su tamaño son un peligro, urge que el gobierno estatal tome cartas en el asunto y opere un sistema de sustitución de estos árboles por otros más apegados a la biodiversidad de nuestro territorio, que tiene ecosistemas templados y semifríos que pueden ser la variedad de coníferas, encinos o robledares.

Es menester que Miguel Ángel incorpore a su política pública el tema de reordenamiento ecológico del valle en dónde está asentada la ciudad y poblados circunvecinos; la cuestión del peligro de los Eucaliptos del Libramientos pudiese ser un buen inicio.

Contacto.- mirtha.palacios@hotmail.com