Juez Suspende Eliminación de Evaluaciones y Grados Escolares de la SEP

La organización Educación con Rumbo logra frenar, mediante un amparo, el nuevo plan de estudios de las autoridades educativas.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) no podrá eliminar de la primaria y secundaria las evaluaciones de los alumnos, y los grados escolares para sustituirlos por fases de aprendizaje dentro del nuevo plan de estudios, debido a que un Juez de Distrito concedió una suspensión definitiva que frena dichos cambios, en un juicio de amparo promovido por la organización Educación con Rumbo.

El Juzgado Octavo de Distrito en materia Administrativa en la Ciudad de México, a cargo de Martín Adolfo Santos Pérez, concedió la suspensión definitiva al considerar que, de manera preliminar, las nuevas directrices de la SEP violentan los artículos 1, 3, 4 y 6 de la Constitución.

Con esta determinación, cuya copia posee ALTO NIVEL, la SEP debe suspender “la instrucción de eliminar los grados escolares de educación básica”, y “la instrucción de eliminar la facultad de los profesores para evaluar a los alumnos”.

Específicamente, el colectivo señala que la eliminación de los grados escolares, y la cancelación de evaluaciones en la educación básica de nuestro país, trasgreden el derecho de los niños a recibir una educación de calidad, además de que también se violenta el derecho a la información tanto de los alumnos como de los padres de familia.

En su demanda, Educación con Rumbo agrega que la nueva política educativa de la SEP, además de violentar los derechos humanos de los niños, señalados en la Constitución, omite cumplir con el mandato establecido en el artículo 135 de la Ley General de Educación.

Ese numeral ordena a las autoridades educativas instalar un Consejo Nacional de Participación Escolar, como instancia de consulta, colaboración, apoyo e información a las madres, padres y maestros.

De hecho, el marco curricular, el nuevo plan de estudios y los contenidos de los libros de texto gratuito, antes de implementarse, debieron pasar por mecanismos de participación en los que intervinieran asociaciones de padres de familia y los sindicatos de maestros, argumenta el colectivo.

Pierde SEP una Queja

Este amparo fue promovido en el mes de julio pasado, e inicialmente, el juez Santos Pérez concedió una suspensión provisional, tras admitir la demanda de la organización, en tanto que ahora ya se concedió la suspensión definitiva.

De acuerdo con el expediente, el director General de Actualización Normativa de la Cultura de la Legalidad y Transparencia de la SEP interpuso un Recurso de Queja contra la admisión de la demanda y la suspensión provisional, pero fue rechazada al haber quedado sin materia, debido a que ya fue concedida la suspensión definitiva.

“Toda vez que al celebrarse la audiencia incidental y dictarse la resolución correspondiente a la suspensión definitiva, desaparece el objeto del recurso de queja, por lo que resulta innecesario e inconducente analizar la ilegalidad que en sus agravios invoque la parte recurrente”, determinó de manera unánime el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa.

Por ende, a la SEP solo le queda interponer un Recurso de Revisión en contra de la suspensión definitiva, el cual debe resolver otro Tribunal Colegiado en materia Administrativa.

El nuevo plan de estudios para la educación preescolar, primaria y secundaria de la SEP, actualmente en vigor, formaliza la desaparición de las asignaturas, aunque no aclara puntualmente si también se eliminan los grados escolares, como se había anunciado previamente.

Al respecto, la SEP solo envió a los docentes y directivos una serie de instrucciones en las que se establecen las formas y los plazos para implementar el nuevo plan educativo.

Esta autoridad no ha definido en cuántas escuelas regirán las nuevas medidas, pues por un lado se dijo que el plan era “aplicable y obligatorio” para todo el Sistema Educativo Nacional, y al mismo tiempo se mencionó que en el actual ciclo escolar se “realizará un piloteo del Plan de Estudio”.

El plan persigue combatir el colonialismo que, según la SEP, incluye “el dominio económico como la apropiación de la tierra y la explotación humana; el dominio político, que comprende el control de las autoridades; el dominio social, representado por el control del género, la clase social, la sexualidad, la condición étnica; (y) el dominio epistémico, dedicado al control del conocimiento y las subjetividades”.

La SEP también rechaza el concepto de calidad de la educación, junto con el referente “social neoliberal”, pues -desde su perspectiva- en anteriores administraciones “el discurso de la calidad (se utilizó) como fundamento para reducir la formación de las y los estudiantes y el trabajo docente a un criterio instrumental basado en la eficiencia pedagógica y la eficiencia escolar.