• Nombran consejero magistrado a César Octavio García Torres
  • El TSJ afronta retos de presupuesto exiguo y obligado crecimiento

De entrada, al inicio de este mes, el Concejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado de Nayarit, nombra un magistrado consejero, en atención de que el periodo de la anterior magistrado feneció, sale la licenciada Zaira Rivera Veliz y entra el magistrado César Octavio García Torres, quién es a su vez presidente de la Sala de Jurisdicción Mixta; impulsado por todos sus pares del pleno del Tribunal Superior de Justicia.

Recordemos, conforme a la estructura interna del Poder Judicial de la entidad, el Concejo de la Judicatura, es el órgano de control, administración, planeación, de la carrera judicial y de la disciplina interna; conforme a su integración plural y con los representantes del poder ejecutivo y del legislativo, está destinado a convertirse en el principal receptor de la conflictiva de la administración de justicia,  que se ha intensificado con las medidas implementadas en sus acuerdos, para enfrentar los efectos de la pandemia.

El flagelo de la pandemia, en este mes de enero, ya evidencia que es peor que en los meses de mayo y junio del año pasado; así fué previsto por expertos en salud pública al carecer de medidas de restricción estrictas en la población, son los efectos de los descuidos en los eventos de navidad y año nuevo, y la carencia de políticas públicas que conminaran a la población a modificar sus conductas privadas y sociales.

El Estado, tanto a nivel federal como estatal, está conminado a proporcionar de manera puntual las funciones de procuración y administración de justicia; la dinámica de la unicidad judicial no se ha detenido, y conforme a las reformas constitucionales, se tiene la impronta de que es a la de a fuerzas, la implementación de la justicia laboral bajo el sistema de oralidad y en ciernes se implementará la justicia familiar bajo el mismo sistema de oralidad.

¿Qué representa estas nuevas responsabilidades para los poderes judiciales estatales..? significa ni más ni menos que para afrontar estos retos y  cumplir de manera mínima, se debiera de incrementar un 50% del presupuesto de egresos del poder judicial del Estado de Nayarit para contar con la infraestructura y el personal que reclama estas materias. Circunstancia que no se ha concretado, merced a la endémica crisis de liquidez que ha tenido el poder ejecutivo desde finales de su primer año de ejercicio.

Así, en este contexto, los reclamos de los justiciables por las dilaciones en los procesos, porque en algunas oficinas de los juzgados no cumplen los empleados con las medidas de protección; los Abogados litigantes seguirán expresándose y el poder judicial, por medio de su presidente el magistrado Ismael González Parra, tiene que hacer de tripas corazón y rediseñar un adecuada política de comunicación para que los litigantes hagan sinergia en sus reclamos por un incremento del presupuesto que invariablemente ha hecho en privado ante el gobernador y ante los diputados.

Es en este contexto, conociendo la reciedumbre con que se conduce el magistrado César Octavio García Torres, su nombramiento como consejero del CEJ, está destinado para convertirse en el personaje que complemente el accionar de la presidencia del TSJ, en las funciones de control y de disciplina que son las materias pendientes que tiene actualmente el poder judicial.

Son acciones que se llevan a cabo al interior de la institución, sin embargo, en aras de la transparencia y abatir la opacidad con que se han conducido algunos resolutivos, deben de comunicarse a la sociedad, e incluso, se pueda estudiar lo que ya se ha propuesto a los diputados, que se reforme la estructura interna para que los procesos disciplinarios sean públicos, y tengan las características del sistema penal acusatorio.

Es decir que en la substanciación de las quejas se dé la contradicción, con el principio de continuidad, de concentración e inmediación y obvio, que estas audiencias sean públicas y con acceso a los medios.

Será mucho pedir..? El poder judicial tiene la palabra, está en manos del Concejo de la Judicatura. Esperemos el mejor desempeño del nuevo consejero magistrado.

Todos, instituciones, justiciables y Abogados litigantes, deseamos que le vaya bién al poder judicial y optimice sus funciones en beneficio de la sociedad.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Artículo anteriorLA POLÍTICA EN TIEMPOS DE PANDEMIA
Artículo siguienteY LA PANDEMIA SIGUE… PEOR..!
Incursiona en géneros periodísticos, hace reportajes e investigación; es abogado, en “La Voz de Nayarit” como analista político. Los avatares del periodismo de opinión lo llevan al extinto “El Nayar”; posteriormente al revivir el diario como “Meridiano” es uno de sus columnistas principales. El gobierno de Celso Delgado y las organizaciones de periodistas le entregan el Premio Estatal de Periodismo 1993 en la modalidad de “Crónica”. Hace treinta y cinco años nace el periódico regional “Avance” y desde entonces es miembro de su página editorial como analista político. Pionero en Nayarit de periodismo en Internet, publica una página en la web “Crónicas del Sexenio”; se muda un par de años a Nuevo Vallarta y publica en los periódicos “Vallarta Opina” y “Nayarit Opina”. De regreso a Tepic incursiona en la Televisión pública como analista político. Establece una Consultoría Jurídica-Política y retoma el espacio en Internet, como periodista de opinión y reportero entrevistador.