LA PRUDENTE EXPLICACIÓN

0
11

Hoy lunes 6 de junio, el magistrado Francisco Javier Rivera Casillas, integrante de la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia, fue el orador en  el acto cívico que mes a mes, lleva a cabo el poder judicial para honrar las efemérides de nuestro calendario cívico; con su oratoria machacona, directa y sin circunloquios, les informó a sus pares la progenie de las últimas adiciones a la carta local, y además, dictó cátedra sobre las formas interpretativas de las mismas, exhortando a los servidores del TSJ a que hagan un ejercicio de reflexión sobre la iniciativa de reforma constitucional federal que coloca en el centro de la discusión a los poderes judiciales locales.

Al inicio de su alocución, se dijo  que es «un convencido que es este tipo de eventos, la mejor ocasión para reflexionar en voz alta».

Javier Rivera, es un discreto hombre público que encarna muchas de las virtudes maquiavélicas  que el florentino puso en «El Príncipe» puesto que sin alegorías o florilegios verbales llamó a los teóricos para que se estudien dos tópicos, el proyecto de reforma a la Constitución del estado en materia político-electoral y su impacto en el Tribunal Superior de Justicia «que entre otros tópicos plantea disminuir el número de magistrados integrantes del tribunal superior de justicia», así como el centenario de Nayarit como estado libre y soberano, -lo que- “no deben abordarse únicamente desde la mira o perspectiva institucional; todo lo contrario, me parece que obligan ineludiblemente a prever su repercusión a partir de sus implicaciones sociales”.

Javier, que llevó invitados de luxxo a un acto de esta naturaleza, el secretario general de Gobierno, José Trinidad Espinoza Vargas, y el comandante de la Décima Tercera Zona Militar, general de brigada Leobardo Quezada Ávalos, y el presidente de la comisión de gobierno Dip. Jorge Humberto Segura, se refirió  a la iniciativa presidencial denominada “justicia cotidiana”.

Según el criterio del magistrado Rivera, disertó que entre los cambios propuestos que consideró contundentes,  mencionó la creación del Sistema Nacional de Impartición de Justicia; fortalecer la independencia de los poderes judiciales locales, así como sus órganos de administración, vigilancia y sanción; crear un Código Nacional de Procedimientos Civiles y Familiares para unificar en todo el país las reglas en esta materia y ampliar la aplicación de la justicia oral en el ámbito mercantil.

“Pero lo más atractivo no obstante la visión y bondades de la iniciativa de justicia cotidiana es que este planteamiento no riñe con la libertad de configuración legislativa de los ámbitos locales; dicho de otra manera, la posibilidad de innovar y decidir en cada entidad federativa se mantiene a salvo”.

Y por si alguien había puesto en tela de duda la etiología de las adiciones a la carta local, señaló que el proyecto de reforma político-electoral en nuestro estado tiene alcances en el Poder Judicial, particularmente en dos aspectos: primero, con la pérdida de competencia en materia electoral y segundo, porque impacta en el número de magistrados integrantes del Tribunal Superior de Justicia.

He aquí la admonición señores magistrados: «Desde mi particular punto de vista, la disminución de magistrados no debe por ningún motivo entenderse o leerse desde una simple lógica numérica o cuantitativa, debe asumirse y traducirse en un efecto cualitativo en las funciones administrativas y jurisdiccionales de esta institución..»

Merced al impacto que han causado las reformas -que andan en su periplo con el legislador permanente local- en el foro y los integrantes del TSJ, muchos de los cuáles siguen en estado catatónico, el orador les aleccionó en el sentido de que “no debe por ningún motivo y bajo ninguna circunstancia entenderse o leerse únicamente desde una simple lógica de números; debe asumirse y traducirse en un efecto cualitativo en las funciones administrativas y jurisdiccionales de esta institución”. (¿entendieron..? ¿o más claro el aserto?)

Ya entrado en materia Rivera Casillas, señaló la necesidad de elaborar una agenda  que permita «Al seno del tribunal y del consejo de la judicatura, la libertad de disentir hoy más que nunca debe ser una garantía inquebrantable que permita enriquecer sustancialmente la discusión y el debate de las ideas que conduzcan al fortalecimiento del ejercicio de la función jurisdiccional.»

Este es el alcance de sus argumentos «Si quienes formamos parte de las instituciones y del poder público, no nos planteamos una profunda renovación e incluso una refundación, quedaremos rebasados por los nuevos tiempos. El reto que impone el centenario de Nayarit es, por tanto, mayúsculo».

«Repensar a Nayarit es repensar al Poder Judicial, asumamos un compromiso autentico. Como lo dije. Cada quien desde su responsabilidad y ámbito de competencia».

En la parte conclusiva de su discurso estableció que con motivo del centenario de Nayarit como estado libre y soberano, cada persona al servicio de la impartición de justicia, debe meditar “qué Poder Judicial tenemos y a cuál aspiramos”.

Y si por ahí alguien dudó de los alcances del mensaje (que bien pudo ser suscrito por el ejecutivo estatal) concluyó con: «En la vida de las instituciones se abren y cierran ciclos, en el año 2009 se dio arranque al modelo que dio origen a la integración de 17 magistrados enarbolada por la instauración de la justicia constitucional local. Hoy con las iniciativas y reformas constitucionales a las que he hecho referencia, se abren ciclos con renovadas expectativas.

Expectativas que podrían materializarse en:

-Evaluación del desempeño de forma permanente.

-Retomar los principios que cimientan la función judicial, particularmente el de la honestidad invulnerable en sintonía con el sistema nacional anticorrupción. (Solvencia moral).

-En un modelo de planeación institucional exitoso.

-En una interlocución con la sociedad a partir de un modelo de comunicación social más eficiente.

No tengo la menor duda, lo digo con conocimiento de causa porque estoy viviendo al Poder Judicial desde su entraña. El talento, la creatividad, el compromiso y sobre todo el profesionalismo de quienes integran esta institución, será la fórmula para lograr el poder judicial al que aspiramos».

Con este discurso, quedan claros los objetivos trascendentes de las adiciones y reformas a nuestra constitución local; y el planteamiento de un poder judicial en evolución…

Digo…

 

Artículo anterior¿REFORMA..? LA DEL PODER
Artículo siguienteLA HORA TRASCENDENTE DE LA UAN
Incursiona en géneros periodísticos, hace reportajes e investigación; es abogado, en “La Voz de Nayarit” como analista político. Los avatares del periodismo de opinión lo llevan al extinto “El Nayar”; posteriormente al revivir el diario como “Meridiano” es uno de sus columnistas principales. El gobierno de Celso Delgado y las organizaciones de periodistas le entregan el Premio Estatal de Periodismo 1993 en la modalidad de “Crónica”. Hace treinta y cinco años nace el periódico regional “Avance” y desde entonces es miembro de su página editorial como analista político. Pionero en Nayarit de periodismo en Internet, publica una página en la web “Crónicas del Sexenio”; se muda un par de años a Nuevo Vallarta y publica en los periódicos “Vallarta Opina” y “Nayarit Opina”. De regreso a Tepic incursiona en la Televisión pública como analista político. Establece una Consultoría Jurídica-Política y retoma el espacio en Internet, como periodista de opinión y reportero entrevistador.