FACTOR HUMANO; LAS FALLAS

0
12

¿Qué sucede en las mentes de aquellos empleados de confianza o de base que hacen acciones en contra de los poderes a los que sirven..? mientras el gobernador Roberto Sandoval y sus principales funcionarios, de primer, de segundo nivel están empecinados en incrementar las condiciones de trabajo y resolver las herencias financieras malditas que hoy agobian a las finanzas estatales, los empleados desleales actúan no solo con la abulia, la desidia y la consustancial desatención para con la ciudadanía; sino que llegan a la comisión de hechos que la ley penal califica como delitos.

Y esto sucede en las dependencias del poder ejecutivo, en los ayuntamientos, en el poder judicial; cuando en la confronta con el sindicato de burócratas, han sido obsecuentes hasta la ignominia, la ciudadanía se encuentra con el grotesco cuadro de los desdenes de aquel burócrata que en su escritorio o en su ventanilla debe atender al usuario de bienes, trámites y servicios.

No solo es la burocrática actitud del basificado, es la gandallez de todo aquel que se aprovecha en todos los sentidos de su posición en la administración pública; son los rescoldos del pasado reciente, cuando en el gobierno de ney gonzález los responsables del almacén del hospital general o de cancerología eran conminados a firmar las hojas de entrega de los caros medicamentos, los cuales no iban a los anaqueles de las instituciones de salud del gobierno estatal, sino al flamante hospital privado “de hierro” del cual se dice que el sátrapa es socio capitalista.

El tráfico de influencias es deleznable en todo gobierno; pero el robo y el tráfico de medicamentos es un delito que tiene nombre, es según los tribunales internacionales un delito “de lesa humanidad”; y esto es lo que sucede en Tepic,  a dónde Roberto envió a Oscar Villaseñor para poner orden, limpiar la casa y devolverle al sector salud de la entidad, los reconocimientos y encomios de que era objeto por parte del gobierno federal.

Se lo hemos dicho en su oportunidad al magistrado presidente del TSJ, cuando se dan los extremos de faltas graves en jueces y secretarios ejecutores venales y corruptos; tienen que correrlos con el escarnio público, es la única forma de poner un límite a la corrupción en la administración de justicia.

Edgar Veytia debe de saberlo, algunos elementos de la policía Nayarit, han hecho detenciones fuera de la norma, autoritarios en grado extremo violando elementales derechos humanos de la gente que sale a media noche de los antros.

A eso se enfrenta la voluntad política de Roberto Sandoval, Pedro Antonio, Edgar Veytia,  Oscar Villaseñor y otros funcionarios; a las terribles aflicciones del factor humano de empleados desleales, de una amoralidad infinita, el típico delincuente falaz que se escuda en la credencial, en el uniforme, en la confianza otorgada; es la traición al servicio público, arrastrando con sus venalidades a las instituciones  y a sus actuales servidores, que deben estar atentos y no bajar la guardia para terminar con esta iniquidad mayúscula.

Deben darse –eso esperamos- acciones definitorias, escarmentadoras, de que el dicho de “cero impunidad” no es una frase retórica de un buen gobierno.

Contacto: luisi48@prodigy.net.mx

Artículo anteriorRESPONSABILIDAD FINANCIERA
Artículo siguienteEL ITAI DE JESUS VELÁZQUEZ
Incursiona en géneros periodísticos, hace reportajes e investigación; es abogado, en “La Voz de Nayarit” como analista político. Los avatares del periodismo de opinión lo llevan al extinto “El Nayar”; posteriormente al revivir el diario como “Meridiano” es uno de sus columnistas principales. El gobierno de Celso Delgado y las organizaciones de periodistas le entregan el Premio Estatal de Periodismo 1993 en la modalidad de “Crónica”. Hace treinta y cinco años nace el periódico regional “Avance” y desde entonces es miembro de su página editorial como analista político. Pionero en Nayarit de periodismo en Internet, publica una página en la web “Crónicas del Sexenio”; se muda un par de años a Nuevo Vallarta y publica en los periódicos “Vallarta Opina” y “Nayarit Opina”. De regreso a Tepic incursiona en la Televisión pública como analista político. Establece una Consultoría Jurídica-Política y retoma el espacio en Internet, como periodista de opinión y reportero entrevistador.