GOBIERNO PRO ACTIVO VS AYUNTAMIENTO RAPAZ

  • Puntual capacidad de respuesta ante emergencias

  • Conflictiva ciudadana a los márgenes de ley

  • Comuna en manos de irresponsables rapaces

En el oficio de gobernar se pueden decir muchas cosas, cuestión que le es característica a los gobiernos que dicen mucho y hacen poco; en el caso del gobierno de Miguel Ángel Navarro Quintero, la expresiones son puntuales, serenas y sin el melodrama tan recurrido hace unos cuantos meses, cuando se enfrentaban a la conflictiva de la sociedad que se manifestaba; hoy, las respuestas son claras, sin adjetivos, sin fobias, se busca la aplicación estricta del estado de derecho.

Y en este escenario, ya se expresan las opiniones que condenan la aplicación de los nuevos rubros fiscales en áreas de la secretaría de finanzas, registro público de la propiedad y catastro; y lo grave que el Ayuntamiento de Tepic, está llevando a cabo con rubros fiscales ilegales y al margen de su ley de ingresos; Geraldine Ponce está en la cresta de la ola y todas las expresiones ciudadanas son de condena, tiene hoy más negativos que nunca.

Y es que, por una parte, la administración estatal lleva las directrices estatales en salud, educación, vialidad, fiscalización y procuración de justicia, por el marco de la ley, en cumplimiento de las obligaciones de transparencia y de información gubernamental; el Ayuntamiento de Tepic, ha rigidizado sus cobros fiscales, desaparecieron los apoyos a las personas de la tercera edad, y de pagos anticipados anuales.

La extorsión de los agentes fiscales a mando de la inefable Marcela Hernández, jefa del departamento de funcionamiento de negocios de la comuna de Tepic, está a la orden del día; cobran cuotas exorbitantes por la licencia municipal, haciendo distingos según la naturaleza del negocio, lo que constituye un auténtico impuesto, de esos que ya cayeron en desuso; y las horas extras, con enormes cobros diferenciados, cuando ambos rubros fiscales son derechos, y no deben tener una exacción fiscal diferenciada, una sola cuota para todos los negocios.

La asimetría de los dos gobiernos es notoria Miguel Ángel tiene a Juan Antonio Echeagaray, como el secretario general de gobierno ejecutivo, educado, con oficio político, polifuncional y al mando de los resolutivos gubernamentales; por su parte Geraldine es una edil medrosa, que se equivoca de continuo revelando su escasa capacidad y cultura política, dejando que las acciones trascendentes sobre todo los ingresos legales e ilegales del Ayuntamiento las ejerza el impresentable de Alejandro Galván.

Quien como jefe del gabinete municipal, -es la marioneta del otro impresentable, el ex gobernador sátrapa- un pillo de siete suelas, cuya ignorancia supina del sistema fiscal de los órdenes de gobierno lo llevaron a presentar un grotesco mamotreto como ley de ingresos al congreso, de dónde lo mandaron con pitos destemplados; pese a no tener sustento legal, prosiguen sus acciones de extorsión a todo el comercio de Tepic, cobros reiterados por licencia de funcionamiento y horas extras, de recolección de basura, de protección civil, etcétera.

Miguel Ángel Navarro determina con respeto y humanitarismo el trato a las personas de la tercera edad y a los desposeídos que no tienen ningún sistema de Salud; Geraldine Ponce, quita descuentos a la tercera edad y rigidiza cobros fiscales fuera de su ley de ingresos.

Navarro Quintero instruye a sus funcionarios, sean sensibles al pueblo, actúen con humanismo y respeto a las voces ciudadanas; la edil Geraldine Ponce, promueve el cobren todo lo que puedan, contra todo comerciante, establecido o ambulante, no condonen multas, rezagos ni nada; mal educados y prepotentes.

Un gobierno estatal, pro activo, que actúa mediante consensos ciudadanos.
Un Ayuntamiento de Tepic, en manos de ignorantes rapaces, incultos y gandallas.

 

Mientras el Congreso aplica correctivos, la gente que trabaja paga lo indecible…

Contacto.- mirtha.palacios@hotmail.com