PROMISORIO 2022

Todo arranque de un año nuevo genera el optimismo social; la gente que ejerce el oficio de pensar, libre de servidumbres, expresa su biofilia de variopintas maneras; hoy en Nayarit tenemos motivos para iniciar con el pie derecho esta nueva etapa de nuestro desarrollo compartido.

Siendo una economía precaria, la contienda por el producto social tiene una nueva connotación, dado que es el gobierno del Estado la entidad que propicia el reciclaje del capital y promueve las inversiones públicas y privadas, con las proyectivas que cumple cabalmente Miguel Ángel Navarro al frente del poder ejecutivo, las fuerzas sociales pueden adherirse a la política gubernamental.

De eso se trata el ejercicio de gobernar, al lograr el beneplácito de las fuerzas productivas a los resolutivos gubernamentales, la economía estatal puede y debe dinamizarse; apelar a nuestras vocaciones productivas, con inteligencia e imaginación creativa es una muestra clara de racionalidad política.

En el oficio de gobernar, ante el escenario catastrófico que le fuera heredado, hemos visto que el gobernante de los nayaritas, no elude su reconocimiento y parte de esta condición para aplicar correctivos; con imaginación enfrenta el mayor de los flagelos, la deuda pública a corto y mediano plazo, con una vertiente que es, desde luego obligada y la que conforme a la norma vigente se tiene que ejercer.

Nos referimos a las acciones legales en contra de los funcionarios del pasado reciente que tienen que responder ante la autoridad competente de los latrocinios que fueron inocultables al tomar posesión de la administración estatal; la engañifa que pretendieron en el proceso de entrega recepción, se cayó por su propia inercia, era prácticamente imposible no darse cuenta de la enorme hoquedad financiera e ilegalidades que dejaron en su ejercicio gubernamental.

La pasión por apropiarse de bienes públicos y el ejercicio indebido de las funciones gubernamentales aflora en todos los ámbitos del quehacer gubernamental; es el tiempo de actuar sin estridencias de condenas mediáticas.

Miguel Ángel Navarro está demostrando que actúa de manera racional, equilibrada en el marco de la ley, y con la pasión de que, los bienes públicos deben ser debidamente utilizados en beneficio de los estratos poblacionales que menos tienen; incentivar las fuerzas que generan capital y trabajo es la ruta, no son balandronadas el anuncio de la radicación de recursos para obras estratégicas.

Y en este ejercicio, a los ciento y tantos días del gobierno, con sereno optimismo la sociedad aprecia que el gobernante se conduce por el camino de la decencia, sin demagogia, con claridad en sus proyectos de gobierno, sin actitudes de revancha política, sin lamentos inútiles, solo con la convicción de que el servicio público debe ser orientado a darla racionalidad a la fuerza del Estado.

Que para Nayarit, es el mejor vector que impulsa su desarrollo económico; ante la atonía de las organizaciones políticas, las empresariales han visto que el optimismo gubernamental no es una ingenuidad sin sustento, el llamado al trabajo compartido genera las necesarias adhesiones de la sociedad para lograr ese tan ansiado estado de comunicación política que todo gobernante ansía, el tener plena gobernabilidad.

Por eso, con sereno optimismo debemos colegir que este inicio del 2022, es promisorio. En este espacio de manera cotidiano lo testimoniamos.

Contacto.- mirtha.palacios@hotmail.com