UN GOBIERNO SIN LIQUIDEZ

Luis Ignacio Palacios 01/09/2021 Comentarios
UN GOBIERNO SIN LIQUIDEZ
  • Caso Celso Delgado con Rigoberto Ochoa
  • La difícil empatía en el quehacer político
  • Expectativas, esperanza, frustraciones

Ante el claro y puntual anuncio que hizo la Secretaría de administración y financias del poder ejecutivo sobre su incapacidad presupuestal para cubrir la segunda quincena del mes de agosto a los tres poderes; con el anuncio de las gestiones del gobernador Toño Echevarría para obtener un recurso extraordinario del presidente López Obrador, se generaron las inherentes reacciones de todo tipo.

El resultado de no contar con una prensa que tenga pleno conocimiento del cómo son las tripas de la administración del presupuesto, no se hizo esperar, le dieron con todo, ahora con las redes sociales, la picota del descrédito de esta administración que fenece ha sido consustancial, los epítetos no son nada gratos a los oídos del gobernador y su singular secretario de finanzas.

Este desagradable hecho, me hizo recordar el final del gobierno del tribuno, Celso Delgado que para el cierre de su mandato estaba en las mismas, sin liquidez; fue recibido por el presidente Carlos Salinas, quien lo felicitó por el buen desempeño de su gobierno, y le preguntó la cantidad que ocupaba para sus últimos compromisos, el gobernante le dijo una cantidad, y recibió la instrucción presidencial:

“Ve con Luis Donaldo, te va a atender..” lo que sucedió luego de la entrevista con el entonces Secretario de Desarrollo Rural del gabinete de Salinas, a la cuál le acompañó su consuegro y secretario de planeación Antonio Chumacero, fue un incidente que rompió las relaciones entre ambos, por la estratagema que el tribuno utilizó con el secretario Colosio, al momento de concretar la cifra del apoyo extraordinario para el cierre de su sexenio.

A la distancia de los años, puedo suponer que el presidente de la república estaba enterado de lo que hizo su Tesorero general de la federación con el entonces gobernante electo Rigoberto Ochoa; el cronista a la sazón cercano a los hombres del Incopse local, Antonio Echevarría senior y Gerardo Gangoiti; operamos la visita del líder nacional de los contadores públicos que no pudo venir a los actos de la campaña de Rigoberto, quien venturosamente era sin más, el Tesorero General de la Federación.

Este funcionario, excelente sibarita, se entrevistó con el gobernador electo y le dijo, “mira, a este que ya se va, no le mando su última ministración y entrando te mando dos trimestres de las participaciones adelantadas, para que hagas obra chingona en tus primeros cien días…” para operar todo eso, Rigoberto mandó a Gilberto Martínez a lo que el funcionario federal le dijo “ah..! tu vas a ser el secretario de finanzas…”.

Así era el juego de la interlocución de los cambios de gobernador.

Hoy, con mayor transparencia y la información oficial y los trascendidos que no cesan; es posible que nos encontremos en un escenario sino similar, al menos parecido, dado que el gobernador electo Miguel Ángel Navarro, incluso antes de ser candidato, como senador de la república dada su cercanía al presidente AMLO, estuvo “bajando” recursos emergentes para resolver problemas en la UAN y renegociar la deuda del gobierno estatal.

Antes del inicio de la campaña, en la oficina de estrategia de Miguel Ángel, el cronista tuvo información anticipada de los recursos que se radicaron en el gobierno estatal para el inicio de la ampliación del aeropuerto de Tepic, que sería anunciado por este mismo gobierno, así como el presupuesto emergente para la terminación del Hospital del ISSSTE de la Cantera; a quince días de la toma de posesión, el cronista ignora el por qué no se operó como inicialmente estuvo concebido este proyecto que le inyectaron mil millones de pesos para ser ejercidos por el gobierno estatal.

La empatía de Miguel Ángel Navarro implica la tolerancia y la generosidad para un gobernador atribulado y preso por las enormes limitaciones de operación política y financiera de sus más cercanos colaboradores; pero sin duda, todo tiene un límite…

Miguel Ángel en el discurso de su toma de posesión, tendrá que resolver las expectativas del cómo arranca su administración, mientras tanto sus muchos seguidores, la burocracia estatal y municipal, se debaten entre la esperanza y las frustraciones…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

 

 

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido