ECHEAGARAY EN SU TINTA

Luis Ignacio Palacios 23/08/2021 Comentarios
ECHEAGARAY EN SU TINTA
  • Acredita el oficio el distinguido notario
  • Despliega tolerancia y capacidad política

Las actividades cotidianas de un fedatario, son muelles, la tramitología que implica la función notarial, tiene sus ritmos y los plazos son indescifrables, están a merced de la ominosa burocracia del Catastro, del Registro Público de la propiedad estatal y los municipales; la prevalencia de vicios, la falta de coordinación institucional entre estas dependencias, prohíjan que sus trámites se dilaten de tal modo, que ellos no pueden fijar fecha alguna para entregar escrituras a sus clientes.

Pero cada Notario tiene su talante, todos –dicen- que son probos e impolutos; en el medio de los Abogados litigantes y en el de los Notarios, Juan Antonio Echeagaray Becerra tiene un sólido prestigio de excelente Abogado y Notario, con atributos que otros letrados carecen; es un hombre empático, nada complicado para hacer relaciones, con una urbanidad y buen trato que le hacen un personaje “rara avis” en una profesión en ocasiones justificadamente vilipendiada, eficaz para hacer convenios en intereses controvertidos.

Y es un hombre que no sabe guardar rencores, pese a que ha sido víctima de funcionarios que desde el poder –como magistrados del TSJ- le han “pirateado” jugosos negocios judiciales; de ahí el por qué la atingencia de que su estimado compadre, el gobernador electo en funciones Miguel Ángel Navarro lo destinara para ser el jefe de gabinete, el funcionario clave para la difícil tarea de la entrega recepción de un triste gobierno que al final de su mandato, no sabe cómo ocultar sus miserias.

Juan Antonio, tiene muchos canales de información privilegiada; en una de las primeras reuniones informales, con el primer equipo de funcionarios que les mandó Toño Echevarría, ya conocían el asunto de las computadores que usan en  toda la administración del poder ejecutivo, por un inmoral contrato que a través de prestanombres Juan Luis Chumacero desde el inicio de esta administración que se extingue, concertó para proporcionar una renta de todos los equipos de cómputo y que fenece al final del cuatrienio.

Decenas de millones de pesos es su coste; empero, más que el inmoral latrocinio de las finanzas públicas, el gobernador electo, con esa ejecutiva frialdad que le impone a sus justos reclamos contra la opacidad y corrupción gubernamental, les dijo: “¿y qué va pasar con toda la información gubernamental..? con las nóminas, las claves de los programas, de los depósitos y el registro de las inversiones y participaciones de la federación..? por favor tráiganos una respuesta para la próxima reunión…”

El enviado de la Contraloría, nada más balbuceó…, y así transcurrió la reunión, con los enviados del gobierno poniendo cara de circunstancia, sabiendo que a los que llegan difícilmente se les podrá engañar.

De ahí que resulta explicable y aleccionador, lo que el secretario general en ciernes está haciendo, dándole el respeto a la gente del gobierno saliente, con su talante respetuoso pero ejecutivo, en ese inteligente ejercicio de recibirles todo sin reñirles a sabiendas que es un esfuerzo conmovedor de presentar la entrega con exceso de maquillaje.

La entrega-recepción del despacho del ejecutivo, se llevó a cabo el viernes pasado, Juan Antonio Echegaray Becerra acudió a Palacio de Gobierno para sostener un encuentro con los actuales funcionarios estatales y comenzar la revisión de la documentación que la administración que fenece entrega.

En información de Albertico Martínez, se señala que el secretario general en funciones establece que las áreas prioritarias por su propia naturaleza son en Finanzas, Sector Salud y Educación, y que existe una atención focalizada por lo delicado que son estos sectores.

Juan Antonio, está acreditando el oficio, respondiendo al gobernador con la discreta eficacia que el momento político administrativo lo requiere; esta nueva administración estatal, encabezada por Miguel Ángel Navarro Quintero  trabajará en las acciones que fueron las demandas colectivas de la ciudadanía y la propuesta puntual del entonces candidato, abatir la corrupción y la opacidad, establecer una pulcra transparencia de la entrega recepción, y según el resultado.., pues actuar en consecuencia..!

A ver qué cara pone Petronilo y si va guardar en los cajones de su escritorio las indagatorias que le lleguen en contra de los que en breve serán sus ex compañeros de gabinete…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

 

 

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido