¿NOTARIOS..?

Luis Ignacio Palacios 04/06/2021 Comentarios
¿NOTARIOS..?
  • Dos personajes impresentables
  • Rechazo social y de los fedatarios

El gobernador del Estado, licenciado en contaduría Antonio Echevarría García, ha cometido yerros en estos años de su administración, algunos resultados ya han sido una estridencia en su rostro, sobre todo los que se refieren a las auditorías que fueron practicadas por la Auditoría Superior de la Federación a la secretaría de administración y finanzas cuyos resultados de ejercicio indebido y desvío de fondos públicos están para espantar al más pintado.

Sin embargo, el gobernante tiene una importante cuestión a favor, aunque mucha gente de la comentocracia local lo duda, tiene una excelente relación con el presidente de la república, lo que le ha permitido –hasta ahora- salir bien librado de los terribles desaguisados que cometió su amigo cercano Juan Luis Chumacero.

En el escenario cercano al gobernante, de la fauna impresentable que se rodeó para protagonizar no acciones trascendentes de gobierno, sino el gusto de vivir plenos siendo gobierno, con el jolgorio propio de los recién llegados, con eventos sibaríticos de antología, existen dos personajes que desde hace semanas se han dedicado a difundir la inminencia de que serán beneficiados con la gracia del gobernante, que les otorgará los Fiat de Notarios Públicos, específicamente las dos recién creadas, la 41 y la 42.

Quedarán por cubrir tres notarías más, la de Tecuala a la que renunció Roy Rubio, la de Badeba que tenía el ex fiscal Edgar Veytia y la de Ixtlán del Río de nuestro querido Oscar Herrera ya extinto. Ese es otro asunto.

¿Quienes son los buchi crudos que jubilosos presumen que gracias a su cercanía con Toño serán Notarios? el impresentable de Enrique Hernández Quintero y Héctor Benitez; y si es veraz esta anticipada divulgación, el gobernante puede incurrir en una decisión que por segunda vez se le rechace –por el Colegio de Notarios- a un gobernador en ejercicio.

La primera fue cuando el tribuno Celso Delgado siendo gobernador, promovió a su secretario particular, que el jurado se le puso rijoso y lo reprobó, terminó dándole una correduría pública.

Ahora, si bien el actual presidente del Colegio José Luis García Basulto, ha sido un hombre cauto y plenamente institucional, sin duda, de llegar la promoción de los susodichos, la reacción de la directiva del colegio, sería la de que se cumpla con los extremos de la Ley del Notariado, que exige que los aspirantes deban ser ya notarios suplentes, o acrediten que tienen años de práctica notarial en alguna Notaria pública legalmente establecida.

Y ambos, Enrique y Benitez, a la fecha no tienen esa condición.

Además, me dicen algunos fedatarios, “¿cómo es posible que Toño quiera hacer Notario al Quiqueto..?” “si es un güevonazo..! no tiene empatía, no sabe trabajar, no tiene amigos..” si bien para ser Notario no es requisito ser profesionalmente empático, lo menos que se requiere es que no tenga sangre de chinche; que no tenga mala fama, y que se ostente como un letrado decente.

Héctor Benitez, ha sido un camaleónico operador de varios gobernantes y hombres fuertes del poder; hoy tiene esa secuela en su hoja de vida y si bien no tiene el desprestigio social del fallido rector de la UT, su nombre levanta incógnitas entre los fedatarios.

Quizás el también Notario Público, cuñado y operador del gobernador en el Poder Judicial, Daniel Saucedo me diga, “no se atreven a rechazar las propuestas de Toño..”, mucho ha de estimar a sus amigos cercanos Toño Echevarría, logró desactivar las resultas de los fraudes bancarios que cometió uno de sus operadores financieros a terceras personas que siguen esperando justicia.

Incluso, se dice en menor medida que la esposa de este ejecutivo bancario en su cuasi exilio, será también beneficiada con un Fiat de Notario Público; empero, al igual que los susodichos nombrados líneas arriba, no tiene cubiertos los requisitos mínimos para cubrir el expediente legal.

Le quedan tres meses y medio de existencia a esta administración, será muy difícil que estos personajes puedan cumplir pulcramente los requisitos previos que la Ley del Notariado establece; sin embargo queda la indrómina en el Colegio de Notarios, en la mass media local, si Toño Echevarría nos daría otra sorpresa de su pasión por los equívocos, demostrando que solo su chicharrón truena por encima del marco legal que nos rije.

Y si esto se diera, al comentarle a Daniel Saucedo, sin duda alguna me contestaría: “¿a poco los que nombró Roberto son mejores que éstos…?”

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

 

 

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido