MI REINO POR UNA VACUNA

Luis Ignacio Palacios 14/03/2021 Comentarios
MI REINO POR UNA VACUNA
  • En zonas rurales, un porcentaje de  adultos mayores no asisten a vacunarse
  • Familias pudientes se van a USA, otros esperan en los centros de vacunación
  • Desesperación en la gente de Tepic que busca en los municipios su vacuna

Merced a la nueva política de vacunación en el país, el sentido justicialista que le impuso el presidente de la república, en su operación no está dando los resultados esperados; es plausible vacunar primero a los médicos y trabajadores de la salud; sin embargo, la discriminación de los facultativos que laboran en hospitales privados, es una omisión terrible.

Desde algunas semanas, se inició la vacunación en municipios rurales sobre todo, privilegiando a los adultos mayores; y el resultado ha sido variopinto; en muchas localidades y en Nayarit, los adultos mayores que viven en rancherías y pequeños poblados, pese a los llamados de los operadores “siervos de la nación” del proceso de vacunación…, ¡no asisten..!

Y resulta que el segundo o tercer día de la vacunación, se han visto precisados a vacunar a personas que de Tepic, que, al conocerse el ausentismo de los lugareños, han asistido a los municipios, Ahuacatlán, Jala, (en Jomulco, quedaron más de la mitad de la vacunas destinadas para su población que incluye las rancherías de la Meseta de Juanacatlán)  Santa María del Oro; y recientemente Ixtlán del Río y Compostela; ignoro el resultado de las vacunaciones en Del Nayar y La Yesca.

Y sí, han logrado vacunarse; considero que no es una irregularidad, dado el grado de desesperación que la gente tiene, luego del largo encierro, y las incertidumbres propias del peligro de contagiarse, ante la irresponsabilidad mayúscula de muchos que no cumplen con las elementales medidas sanitarias de precaución.

Conozco a varias familias de esta ciudad, que tienen recursos suficientes y se han trasladado a la Unión Americana, para ser allá vacunados; algunos de plano se quedan los veintitantos días que deben esperar para la segunda dosis, de las vacunas Moderna, Pfizer que les aplican; y la diferencia es enorme, vacunan ya a dos millones de personas al día..!

Me cuenta un estimado amigo, que para la segunda dosis, buscaron un lugar alterno al centro de vacunación de una importante ciudad americana, y encontraron que el gobierno de Joe Biden, les ha entregado vacunas a las farmacias..! para que sean estas empresas en sus negocios quienes vacunen gratuitamente a la población, solo les piden, su identificación, edad y domicilio, nada de ver su status migratorio.

Existimos muchos adultos mayores que por nuestro trabajo, tenemos que ir a espacios cerrados, -los juzgados, las salas de oralidad- en dónde pese a las instrucciones del concejo de la judicatura, los empleados del poder judicial en un número notable, (digamos una tercera parte de ellos) no traen adecuadamente su cubrebocas, o de plano no se lo ponen.

El viernes pasado -12 de marzo- tuve que ir por la tarde a revisar un expediente a un juzgado sito en la avenida México; la empleada que me lo proporcionó, no traía puesto el cubrebocas, estaba tosiendo, traía los ojos enrojecidos, se agarraba la cara y agarraba los expedientes.

¿Sabrán que el virus del coronavirus con la grasa de la piel de las personas se mantiene activo..? ¿y que dura en los papeles de cinco a ocho horas…? Agarré el legajo judicial, saqué mi líquido sanitizante, lo apliqué al expediente y en mis manos para hojearlo, ante la mirada de mentada de madre que me prodigaron los empleados del juzgado.

Ésos son los riesgos, espacios cerrados, sin ventilación y con empleados irresponsables que incumplen con las inherentes medidas que se deben de adoptar; con la relajación de las medidas, y la actitud permisiva del gobierno del Estado y su mesa Covid, ahora con las vacaciones de la semana mayor, preparen su espíritu para una tercera temporada de incremento de contagios y posibles fallecimientos…

Mientras la vacunación llega a los centros urbanos…, mi reino por una vacuna…!

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

 

 

 

 

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido