CAMBIOS ELECTORALES, CAMBIOS POLÍTICOS

Luis Ignacio Palacios 08/02/2021 Comentarios
CAMBIOS ELECTORALES, CAMBIOS POLÍTICOS
  • Sumar, la primera operación política
  • El mensaje subyacente de Miguel Ángel Navarro
  • Proselitismo electoral en tiempo de pandemia

Recuerdo la ocasión en que conocí en un acto político en la explanada de la residencia presidencial de Los Pinos al entonces coronel y senador de la república Rogelio Flores Curiel, luego de una breve charla sobre el acto que protagonizó el entonces presidente Luis Echeverría, le pregunté por el que se consideraba su mentor en el quehacer político, el general Agustín Olachea, y si era veraz su frase:

“la política es una serie sencilla de operaciones aritméticas, cuando vas por el poder hay que sumar; una vez que llegas, divide espacios de poder a quienes te ayudaron a llegar.., y resta uno que otro bueno para nada que se te sumó en la campaña..”

El coronel, con esa sonrisa franca que tenía, asintió y me dijo que esa y otras frases usaba; le pregunté si era cierto que el presidente Luis Echeverría fungió como su secretario particular, y él, como su ayudante de ordenanza; se dio cuenta que no hablaba con un náyaro más, y fijando el entrecejo me dice: “a ver paisano, a ver, estás muy joven para saber esas cosas.., ¿quién te ha informado..?”

Le hablé de mis viejos amigos de la clase política de Jalisco, del maestro Zuno Hernández, de Víctores Prieto entre otros; -le reviro, me gusta platicar con la gente de experiencia. Llega un edecán de guardias presidenciales y le dice al oído algo; “bueno, nos vemos luego para echar un verso, mucho gusto muchachos..” y se retiró hacia las oficinas de la residencia.

Me viene a cuento esta anécdota, por el amplio despliegue de reuniones que ha llevado a cabo el precandidato de Morena el doctor Miguel Ángel Navarro Quintero, cuyo afable trato, nos indica que toda esta actividad sostenida con los representantes sociales representativos de los sectores de nuestra sociedad, tiene la obvia intención de sumar, sí, empero en la gama de mensajes que ha vertido, subyace la intención de preparar el terreno para un cambio social y político.

Presumo que las muchas adhesiones que está recibiendo en esta etapa pre electoral, le marca un excelente diagnóstico de la realidad social, económica y política que hoy estruja a los nayaritas; de ahí lo sentido de sus mensajes, que rayan en lo mesiánico; y entiendo que es la lógica respuesta de un político cuya formación de galeno, le otorga un plus en su visión humanitarista para el quehacer político.

En todo proceso electoral, el eje conductor de la estrategia de campaña lo es el candidato; Miguel Ángel al parecer sobre la marcha está delineando su plan de acción para el objetivo primario, obtener la mayoría de los votos en la próxima contienda electoral, está conquistando el voto de los nuevos electores, tiene que confirmar el voto duro que posee en lo personal con su basto ejército de tierra, dada la precariedad organizativa que ha tenido la débil y errática dirigencia estatal de Morena.

Y sí, alguno de sus mensajes nos indica que trata de obtener las adhesiones de los votantes indecisos.

Tarea nada fácil, sumar en tiempos de enorme pluralidad política, cuando en el tejido de nuestra sociedad subyace la inconformidad latente en contra del oficialismo del presidente López, y tenemos un escenario de mass media absolutamente atomizado, contradictorio y en ocasiones deleznable, el mercado de la comunicación social es variopinto, sobre todo por la liviandad que le impone la red social más usada en la entidad que es el Facebook.

El calendario electoral nos marca que este periodo de precampañas, termina el próximo martes 16 de febrero, para seguir el de inter campañas hasta el 3 de abril, sin embargo existe un lapso intermedio del 23 al 28 de marzo que es el de los registros de los candidatos; y la autoridad electoral estatal el día 4 de abril sesiona para determinar la legalidad del registro de los abanderados que contendrán por la gubernatura de Nayarit.

Todo este tiempo, Navarro Quintero está llevando a cabo la fijación de su mensaje, el que constituye su propia persona; previo a los mensajes de persuasión e intensa comunicación, cuyo propósito es influir en la decisión del voto para ganar la próxima elección del seis de junio.

En el año 64 antes de esta era, para la campaña para el consulado romano de su hermano mayor (Marco Tulio) , Quinto Cicerón acuñó la siguiente frase que aún está vigente; “La mejor manera de ganar votos es saludando de mano al elector, viéndole a los ojos y llamarlo por su nombre..”

Quinto, describe esta y otras argucias que debía utilizar para poder ganarse el fervor de los votantes. Veinte siglos más tarde, las recomendaciones del pequeño de los Cicerón siguen siendo sorprendentemente válidas.

El “Brevario de campaña electoral” al ser leído a más de dos mil años de distancia resulta extraordinariamente interesante, no sólo como documento histórico y literario, sino también como un punto de referencia para el proselitismo electoral.

Lo cierto es que, Marco Tulio Cicerón en julio del año 64 aC., obtuvo la unanimidad de las centurias y el cargo al que optaba, quizás gracias a haber puesto en práctica los sabios consejos de su hermano.

Hoy la pandemia que azota a la humanidad, impone una inter acción humana de forma diversa, cubre bocas y sana distancia, el político en campaña debe navegar en el espacio neurolingüístico, para conocer qué clase de conceptos sostienen el ánimo de las personas, y recordar que no solo la voz humana, sino que las expresiones faciales también generan empatía, cosa difícil de realizar usando la mascarilla de protección.

De los candidatos en pre campaña que pululan en la entidad, solo en el dictum de Miguel Ángel Navarro, se aprecia la coherencia de sus propuestas políticas generales, que le están dando forma a su propuesta de campaña; esta clase de políticos son los que dejan una huella subconsciente y emocional en el futuro elector.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

 

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido