LA POLÍTICA EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Luis Ignacio Palacios 12/01/2021 Comentarios
LA POLÍTICA EN TIEMPOS DE PANDEMIA
  • El quehacer político en pos de los votos debe ser innovado
  • La comunicación política adecuada, es la clave del éxito electoral

Vaya tiempo que nos ha tocado vivir..! nada honroso es que nuestro país se encuentre en los últimos lugares en cuanto a la eficacia para combatir la pandemia; y se entiende, el gobierno del presidente López reiteradamente nos ha demostrado que carece de la capacidad para enfrentar los retos que hoy se le impone a la humanidad; no entiende el mundo globalizado e interdependiente que tenemos en esta sufrida aldea global.

Un país de tamaño medio como el nuestro, requiere de enormes capacidades en sus gobiernos para hacer homogénea una respuesta, se reclama cultura y una política a toda prueba, fuera de egoísmos partidarios, sin radicalizaciones absurdas, dejar de dividir al país; y sobre todo, cancelar el proyecto de la presidencia imperial, el absolutismo de un solo hombre nos ha llevado al más estrepitoso de los fracasos como nación.

Todo lo que sucede en la capital de la república, esa hipercentralidad de la política, del ejercicio del gasto público, todo afecta a las entidades; ya pasamos el arranque formal del proceso electoral, y hoy nos encontramos en el periodo de registros de plataformas electorales, hasta el diez de febrero. Mientras tanto, los precandidatos tienen hasta el dieciséis de febrero para realizar labores de precampaña.

De los abanderados de las dos alianzas, solo conocemos el accionar del abanderado de la alianza que encabeza Morena, el doctor Miguel Ángel Navarro, quien lleva a cabo el trabajo hormiga de ir a comunidades rurales y a colonias periféricas de la ciudad capital; al menos por los videos y fotografías que aparecen en redes, se aprecia el esfuerzo de cumplir con las medidas de la distancia para evitar aglomeraciones.

Sin embargo, hacer política en pos del voto ciudadano, reclama algo más que pequeñas reuniones de barrio, la pandemia que invade al planeta, es el mayor desafío que tienen que enfrentar los líderes políticos del mundo; y el mayor desafío es el de la comunicación política.

La gestión y la comunicación política van unidas; es de una complejidad mayúscula; la pandemia del nuevo Coronavirus exige una comunicación política muy efectiva. La gestión de la crisis fracasa si falla la comunicación política interna de los equipos políticos. Las soluciones al problema solo pueden abordarse desde la inteligencia colectiva.

Para este tiempo de restricciones se requiere innovación e imaginación, entonces, se necesita que la comunicación política sea parte de la solución más que parte del problema. Y pese a que estamos apenas en las precampañas, el único pre candidato que hace lo posible es Miguel Ángel Navarro; apenas ayer por ahí se vio una nota del primer acto de proselitismo de Gloria Núñez la pre candidato de la otra alianza, con el viejo estilo de la política costumbrista.

Se están calentando motores, hemos de llegar al primero de febrero para la presentación ante la autoridad electoral de la plataforma electoral, que impone mayor sustantividad en la oferta de los partidos coaligados.

La pandemia un desafío de comunicación política; la pandemia está matando gente, enferma, aísla, destruye empleos, cierra empresas, infunde miedo y deteriora la calidad de vida. Y una mala comunicación política agrava aún más la situación, además de poner en peligro los liderazgos.

En este contexto es vital que la comunicación política sea más efectiva. En ello le va la vida a la sociedad, a la democracia y a cada candidato.

Hoy aún los ciudadanos más alejados de la política esperan que los candidatos ayuden a resolver los problemas; que son problemas graves, con consecuencias terribles en la vida de todos.

La sociedad vive la mayor crisis sanitaria, económica, social y política de la que tengamos memoria. La gente tiene miedo, mucho miedo, más del que puede confesarse en cualquier encuesta. La gente está pasando mal, nerviosa, llena de incertidumbres, sin saber hacia dónde ir ni cómo resolver todo lo que ocurre.

Y todos esos hombres y mujeres están mirando a los candidatos, esperan mucho de ellos –quizás demasiado. Y se deben de percatar que lo que esperan no es la comunicación política de siempre, no es más de lo mismo. Esperan otra cosa. Necesitan otra cosa.

Si los precandidatos hacen lo mismo de siempre, pues entonces estarán perdidos cuando la población haga balance a la hora de los votos. Estos nuevos liderazgos,  dependen más que nunca de la comunicación política.

¿Cómo..? será tema de la próxima entrega cuando tratemos este tema…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido