DIPUTADOS; ESTAMOS EN CRISIS

Luis Ignacio Palacios 26/08/2020 Comentarios
DIPUTADOS; ESTAMOS EN CRISIS
  • Legisladores que se han hecho invisibles
  • Cero protagonismo político, en condiciones de excepción
  • La tarea pendiente, discernir el difícil momento social

Todas las voces, de todas las corrientes de esta sociedad plural, menos los enajenados que tienen un grave problema de percepción, que es un mal ampliamente diseminado, los que se niegan a aceptar la realidad tal cual es; lo hemos dicho, como humanidad estamos viviendo un cruento periodo de excepción, inmersos en una crisis impredecible, una etapa nueva que jamás había vivido nuestra sociedad.

Este contexto, es completamente anormal, disruptivo y que nos desconcierta; y tenemos que aceptarlo sin ambajes, esa sociedad que creíamos tener, esa sociedad que buscaba construir un estado de derecho, esa sociedad en búsqueda de la democracia política, pues ya no la tendremos jamás.

Aparecen ya indicios de su descenso, pero después de la pandemia todo será –es diferente- nada conocido, aunque las hordas de irresponsables se comporten como si el estado de excepción no existiera, y con la nada honrosa distinción, México y los mexicanos estamos siendo vistos en la comunidad internacional como un pueblo enajenado que tiene un –mal- gobierno absolutamente irresponsable, negligente y demagogo.

Nayarit, es de las contadas entidades federativas, que aún permanece en el panorama nacional, en rojo, es decir en peligro permanente de contagios adquiridos en diversas formas; y en los órdenes de gobierno, el panorama es desolador, ediles mudos, sin recursos y sin capacidad de respuesta, ante la inexistencia de ser actores que combatan las causas de la pandemia, se han escondido sin hacer el esfuerzo de intentar el diseño su práctica de una política pública que persiga persuadir conductas.

Al estar alejados de sus gobernados, los presidentes municipales más que soluciones, son un verdadero problema para Toño Echevarría el gobernador del Estado, cuya angustia existencial es manifiesta porque tiene en sus manos, al dedillo, los macabros datos –los verdaderos- de los efectos de la pandemia en la entidad.

Al ejecutivo estatal se le impuso la realidad, el coronavirus llegó hasta su familia; hoy los contagiados son además del pueblo, del que vive en zonas marginadas con todas sus precariedades, son hombres y mujeres pudientes, políticos, legisladores, empresarios, doctores, Notarios públicos..! y somos parte de ese enorme conglomerado de millones de personas que están en resistencia al cambio, se resisten al lavado recurrente de manos; siguen caminando con el rostro descubierto y  quieren hacer su vida social, como la hicieron hasta el mes de marzo.

Los diputados entonces, deben colegir que tienen una enorme responsabilidad ante la pandemia, deben transformarse en activos promotores de la elemental política pública que reclama la persuasión de modificar conductas colectivas; ellos, en sus distritos deben intentar transformar la realidad que ya es absolutamente catastrófica.

Deben colegir, que la OMS, el gobierno federal, el gobierno del Estado, los periodistas, los enterados decimos las consejas médicas, las recomendaciones de sanidad, empero, un enorme sector de la población escucha otra cosa; y esta disfunción comunicacional no es nueva, a lo largo de los siglos de esta sociedad industrial, existe disfunción en las comunicaciones humanas.

Y es que esta disfunción en la comunicación pública, se debe a que se carece de un modelo de comunicación política, porque gobernantes desconocen los mecanismos mentales del cómo el pueblo procesa la información política; y en esta polla, están los dilectos diputados locales, que poco o nada se han visto en acciones particulares que incidan en sus comunidades, en sus distritos.

Solo hemos conocido el activismo humanitario del diputado presidente, Polo Domínguez, quien precisamente por andar de la seca a la meca, dando cursos y consejas de cómo cuidar hogares y familias, se contagió al parecer por uno de sus colaboradores cercanos, lo dejaron solo.

Adahán Casas, tiene un singular protagonismo, el híbrido de su modelo de marketing político lo hace que su presencia en medios sea infuncional, dada la naturaleza de la emergencia que se vive, en la búsqueda de su posicionamiento como alternativa electoral del grupo en el poder, queda fuera de contexto.

Javier Hiram  Mercado, dedicado a la construcción de su equipo de tierra, para que en caso de obtener la candidatura al Ayuntamiento de Tepic, tenga el ejército de promotores que requiere una ambición de este tipo; su último slogan de precampaña es que “donará” seis meses de su sueldo para adquirir víveres para la gente que carece de lo indispensable en las zonas marginadas de la capital.

Sí se mueven, pero no en el contexto ni con las formas que requieren el tiempo excepcional que vivimos; ¿y, los otros 27, señoras y señores que son diputados de la XXXII legislatura..? en sus casas, ¿asistiendo solo mediante video conferencias a las sesiones y actos protocolarios del Congreso..?

Es de esperarse un mejor protagonismo, muchos de ellos están ahí, porque se colgaron del proyecto y la figura del gobernante; entonces, deben predicar con el ejemplo, ellos y ellas deben ser los abanderados de la propaganda política gubernamental para que la gente los vea, les haga caso y actúe en consecuencia. Ayuden a cerrar bien el cuatrienio.

Deben vencer la resistencia al cambio, ustedes, como representantes populares deben señalar el rumbo de la sociedad, entendiendo el funcionamiento mental de la gente; porque las nuevas normas que requiere esta sociedad no se adaptarán solo con apelaciones racionales a la forma de pensar mayoritaria del ciudadano común; así no piensa la mente humana, así no procesa el cerebro del pópulo que va a contracorriente de las leyes que hacen posible la adopción de estas normas.

Mientras llega la vacuna –allá por marzo o mayo si bien nos vá- se tiene que persuadir a la gente para que actúe con “libertad responsable” y no como ahora que son unos auténticos liberticidas; y debemos entender y matizar este concepto tan erróneamente utilizado la “nueva normalidad” no existe, porque ya la perdimos, y no se debe alimentar la ilusión del retorno, de la esperanza de volver a tener lo conocido.

Eso, señores diputados, ya no existe..!

Podrá existir una recuperación económica y social, pero no será lo mismo, tienen que conocer el proceso de reordenamiento de la sociedad contemporánea, ante una crisis de alcance global, la respuesta será fortalecer la resiliencia de las fuerzas locales; no dejen al gobernador Toño Echevarría hablando solo, no dejen a Polo Domínguez actuando solo; pónganse las pilas, escuchen, estudien, asesórense y es posible que actúen en consecuencia, so pena de pasar a la historia de Nayarit con los pecados de su inacción política.

Digo.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido