CADENA DE CONTAGIOS

Luis Ignacio Palacios 13/08/2020 Comentarios
CADENA DE CONTAGIOS
  • La «inteligencia» del virus SARS Covid-19
  • El mayor peligro es el de los asintomáticos

La pandemia que azota a la humanidad sigue rampante en los países que no han llevado a cabo las elementales medidas de sanidad que recomendó la Organización Mundial de la Salud, que son de una simpleza mayúscula en lo cotidiano y de un enorme esfuerzo presupuestario para los gobiernos de las naciones. México no tiene presidente de la república, tiene a un político en permanente campaña, que solo está enamorado de su voz, de esta manera, no gobierna, no resuelve problemas, sino que los agiganta.

El tema del manejo de la pandemia ha sido de una negligencia mayúscula, de una irresponsabilidad que raya en lo demencial; lo dicen todas las investigaciones de varias partes del mundo, instituciones acreditadas, medios de enorme influencia noticiosa en el mundo occidental; el panorama de México no es malo, es…, funesto..! de ahí que los números de contagios siguen, y en una proporción alarmante, de las más altas del mundo la cifra de fallecidos por infección del virus covid, es superior al once por ciento de los contagiados, cuando el promedio mundial es menor de siete por ciento.

En este tétrico panorama, con la población de desobedientes, no es raro que hasta los hombres públicos, y gente pudiente, de la migthy people se esté contaminando; y ahora mas que una enfermedad estigmatizante, que solo les daba a los pobres, a los gordos, a los faltos de higiene, a los que viven en zonas marginadas y hacinados, ahora llega la pandemia a la gente del poder, en el gobierno de la república, en el Senado, y en Nayarit ya tenemos ejemplos de infectados que nos pueden resultar emblemáticos.

Todos los estudios que luego de cinco meses de pandemia en el mundo ya lo indican; si ponemos por ejemplo a México, se afirma, que si fuésemos capaces de usar el cubrebocas toodo el mundo, cumplir con las medidas de higiene cotidianas, en ocho semanas se tendría dominada la pandemia; Viet Nam, Nueva Zelanda y otros países nórdicos dieron excelentes resultados; Japón, Holanda, son otro ejemplo a seguir; empero ahí si tienen gobierno con una clara visión y objetivos claros en las acciones de sus gobiernos.

Primero fue el senador Miguel Ángel Navarro, quien incluso tuvo que publicar el documento que acreditaba su contagio, cuando se le fueron encima sus adversarios; la familia del gobernador Toño Echevarría, quien por su propio dictum lo diera a conocer; y ayer, a las primeras horas de la tarde, vino el anuncio del diputado presidente, el galeno Polo Domínguez, quien a su anuncio, (para vacunarse ante los irredentos) acompañó el documento que acredita la prueba y su resultado positivo.

Como tales personajes y sus familias no tienen problema alguno de liquidez, es de esperarse que tendrán la mejor de las atenciones posibles y en unas dos semanas ya estarán de nuevo en activo; empero Juan Pueblo sigue en el escenario catastrófico, ya con mejores percepciones de lo que es la pandemia.

Debemos entenderlo, ponerlo en perspectiva y asumir lo que viene, a nivel global, el primer millón de contagios se produjo en tres meses, empero, el millón mas reciente se alcanzó apenas en una semana; de ese tamaño es la proporción de la morbilidad del méndigo virus, que, pareciera que tiene una inteligencia de guerra, primero mata a los débiles, luego se mete con los fuertes que resultan asintomáticos para seguir diseminándose y seguir contaminando y matando a los que tienen su sistema inmunológico deprimido.

Platicaba con Polo Domínguez un día antes de su contagio, le señalaba la grave condición social que prevalece en la entidad, ante la falta de certezas del gobierno federal, es la hora de los gobernadores, de los políticos locales; para que refuercen sus acciones y aumenten su empatía, mejorando su comunicación política con la sociedad; se tiene que lograr un nuevo pacto político, que genere confianza, y sentido de pertenencia; que le marquen el rumbo a seguir al ciudadano.

Polo Domínguez, asentía y además me señala que es necesario, en este escenario de adversidades tomar decisiones de alcance colectivo, gobierno, políticos, empresarios y… periodistas! Escuchar a los científicos, porque mientras no se tenga la vacuna, todo el quehacer social, económico y político será diferente; y coincide el líder del congreso local con el escriba, que el mayor reto de la comunicación política de los gobiernos respecto a la pandemia, es generar políticas que logren persuadir a la gente para que adopte las conductas que diseñaron para ayudar a paliar la crisis:

  1. lavarse las manos; 2. usar mascarilla o cubrebocas; y 3. mantener la distancia social.

Algo tan simple, que no es complicado, la mayoría de la gente no lo atiende; empero, existe otra vertiente que es menester analizar y puntualizar; la cadena de contagio se transmite por medio de los asintomáticos, por eso precisamente la gente tiene que cuidarse y llevar a cabo esas extrañas medidas de la «nueva normalidad», que a nuestro juicio es un error de comunicación política este aserto.

¿Porque se han contagiado la gente pudiente, de clase alta..? por el relajamiento de sus conductas y por no cuidar la salud de su servidumbre; y como grupo social de desobedientes, de auténticos liberticidas, no se atiende lo que significa el «distanciamiento social» que implica una enorme reducción en toda la economía, negocios de bienes y servicios principalmente, y reducir en un 75% todos los contactos sociales fuera de su casa o de su trabajo.

Todas estas conductas si implican un nivel de sufrimiento, que es pelear en contra de los viejos hábitos, a postergar deseos, satisfactores y necesidades; muchos no quieren ni pueden llevarlas a la práctica, oponen resistencia y se vuelven ásperos y desagradables.

Y este es, sin duda el mayor reto posible para sociedad y gobernantes, masificar la enorme tarea de persuadir conductas del ciudadano; en toda la historia de la comunicación política no se habían registrado un desafío de tan oceánica magnitud: persuadir a miles de millones de personas a que abandone sus viejos hábitos y que los sustituya por un periodo largo por otras conductas totalmente diferentes.

Y tiene razón Polo Domínguez, es el tiempo de los que saben, que asesoren a los gobernantes y políticos para una mayor eficacia del quehacer gubernamental…, mientras llega la vacuna, si bien nos va en unos siete meses más.

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido