CRISIS DE ESTADO DEPENDIENTE

Luis Ignacio Palacios 10/08/2020 Comentarios
CRISIS DE ESTADO DEPENDIENTE
  • Fallida respuesta del Estado mexicano ante la crisis
  • Gobierno estatal dependiente y limitado
  • Fiscalía General, el peor de los ejemplos posibles

Estos cinco meses de pandemia, revelaron la fragilidad y la incompetencia del Estado mexicano; las entidades de la república se debaten en sus limitaciones para responder como medio entienden y pueden a los efectos de los contagios del Covid-19, dado que, impensable el gobierno de la república se lava las manos, se reduce a la inacción de la peor de las políticas para enfrentar la pandemia, “inmunidad del rebaño”.

Incapaces de hacer la de contención, que debiera haber sido aislando a los primeros casos, buscar a los contactos y mantener su cuarentena.

En la segunda fase de la pandemia, denominada de retardo, tampoco el Estado mexicano lo hizo, llevó su inacción a lo que es radicalmente diferente a la del resto de países y a las recomendaciones de la OMS. Consiste en proteger a los más vulnerables (ancianos y enfermos crónicos) pero dejar que el coronavirus se propague por el resto de la población. Y tampoco lo hizo, se quedó solo con la fase final de esta condición.

El objetivo de esta segunda fase era que se infectase un número suficiente de personas como para adquirir inmunidad de rebaño. Empero dada la impericia demostrada por el gobierno esto es, ha sido, prácticamente imposible; la pandemia está imparable.

La inmunidad de rebaño, también conocida como inmunidad colectiva o de grupo, se da cuando un número suficiente de individuos están protegidos frente a una determinada infección y actúan como cortafuegos impidiendo que el agente alcance a los que no están protegidos.

En la inmunidad del rebaño, generalmente este tipo de protección se busca a través de la vacunación. Pero en el caso de la infección por coronavirus, al no disponer de vacunas, la esperanza es que con el tiempo llegue a haber tantos individuos que ya han superado la infección -de forma clínica o subclínica- que el virus no encuentre fácilmente personas susceptibles a las que infectar, por lo que se cortaría la transmisión.

En el caso de SARS-CoV-2 se ha estimado que esta inmunidad de rebaño surge cuando más del 70% de las personas están protegidas. Y tal registro estadístico se desconoce, porque el gobierno de la república hasta en eso ha fallado, en el registro de la morbilidad (que de facto ya se ha demostrado que existe un notorio subregistro) de contagios y fallecimientos.

Ante tan tétrico panorama, es entendible la angustia del gobernador Toño Echevarría, se evidencia con su hidrosis inocultable en la conferencia de prensa mañanera, al asistir a la reciente visita del presidente de la república a la entidad; se encuentra al mando de una entidad que carece de recursos, depende de los dineros de la federación, sin estímulos para las actividades económicas con nuestras vocaciones productivas estancadas.

DISPOSICIONES ENCONTRADAS

Resulta pasmoso, inaudito que los propios funcionarios y empleados del gobierno del Estado sean incapaces de asumir las elementales medidas para evitar los contagios; lavarse las manos, usar el cubrebocas y mantener una sana distancia, que no es de un metro, ni de metro y medio sino de dos metros.

Existen demasiados estudios en España, en Alemania por citar algunos, que han demostrado el cómo se mantiene el virus en el aire de seis a ocho horas en espacios cerrados, el aire acondicionado por su baja temperatura lo único que hace es mantener activo el virus y estarlo reciclando.

En su mayoría, los empleados de las dependencias del gobierno del Estado, el cubrebocas no lo usan adecuadamente, lo traen de gargantilla; y el ejemplo de paradigma lo constituye el módulo de acceso a la Fiscalía General del Estado.

Ignora el escriba que inteligencia supina fue quien le dijo a Petronilo Díaz Ponce que se implementara tamaña medida; luego del registro de acceso, el segundo de los empleados, ya escaneada la credencial de elector, le pide a las personas QUE SE QUITEN EL CUBREBOCAS PARA TOMARLES UNA FOTOGRAFÍA…! Lo cual es una soberana estupidez, consideranado el número de personas que entran a la FGE y también, que tanto el guardia de la entrada, los dos empleados y el guardia de dentro del módulo, NO TRAEN EL CUBREBOCAS ADECUADAMENTE PUESTO.

Sin medidas cíclicas de desinfectar el pequeño espacio de acceso en la Fiscalía General, este se convierte en un seguro territorio de contagio, y si a tal condición vemos el autoritarismo, la falta de urbanidad y el tono amenazante con que se conducen ante quienes osan no quitarse el cubrebocas, los empleados y guardias de la FGE, son el claro ejemplo de un gobierno necio, torpe e irresponsable que son incapaces de generar persuasión de conductas en la población para que se conduzca con medidas preventivas.

Las cuales deben ser un mantra para todos; lávense las manos, usen el cubrebocas y mantengan una sana distancia. Si ellos no predican con el ejemplo, poco o nada hace el lumpenaje por protegerse.

Esa y otras poderosas razones de incompetencia, son las que mantienen hoy colapsados los hospitales públicos y privados, no existe una sola cama disponible, salvo las del nuevo hospital del Issste de La Cantera que ignoramos los porqués no se ha puesto en funcionamiento, o ¿será que está siendo reservado para pacientes VIP…?

Luego de cinco meses de fallido confinamiento, la gente está harta..! la economía por los suelos y nuestras autoridades en estado catatónico; quizás para los exigentes esta condición es la de un Estado fallido, con el peligro latente de  estallido social en las zonas de marginación.

La recurrencia del robo, que es el delito del desesperado nos muestra la terrible condición de la pauperización de la economía informal; y ni que decir de los negocios formales, cientos de ellos han cerrado en la ciudad capital.

Se impone un redimensionamiento de las políticas públicas de todos los órdenes de gobierno, este es un contexto adverso en el que tienen nuestras autoridades tomar decisiones de alcance colectivo, frente al estrés, la incertidumbre y la urgencia sin precedentes.

Al menos tienen los gobernantes que hacer un esfuerzo de cognición, que estamos viviendo un periodo completamente anormal, disruptivo y desconcertante; hasta que exista la vacuna contra el Covid-19, para que termine la pandemia; mientras tanto todo seguirá siendo diferente, nada habitual ni conocido. La pregunta que no tiene respuesta ¿hasta cuándo..?

Repitámoslo, estas son las tres conductas “anormales” individuales que si se generalizan a nivel masivo en nuestra sociedad, serán un escudo protector para la población: LÁVENSE LAS MANOS..! USEN EL CUBREBOCAS ADECUADAMENTE…! Y MANTENGAN LA DEBIDA DISTANCIA SOCIAL.

El distanciamiento social es limitar conductas presenciales, evitar aglomeraciones, reducir viajes y reuniones innecesarias y reducir la vida social; nada fácil para un pueblo bullangero, desmadroso, desobediente e irresponsable.

De ahí el porqué se reclama un gobierno sereno, firme y congruente con el terrible momento de excepción que vivimos; si nuestros gobernantes desconocen los mecanismos mentales de procesamiento de la información política, pues para eso están los expertos..!

Las ocurrencias como las que implementaron en la Fiscalía General, son un terrible contrasentido, sin más, le están echando gasolina al fuego

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido