PANDEMIA Y JUSTICIA

Luis Ignacio Palacios 10/06/2020 Comentarios
PANDEMIA Y JUSTICIA
  • qué y cómo funciona en el poder judicial
  • ostracismo y opacidad en la Fiscalía general

En el poder judicial, la suspensión de actividades presenciales en los juzgados y el TSJ ha traído como consecuencia una actividad jurisdiccional que responde solo a las verdaderas emergencias; así lo diseñó el magistrado presidente Ismael González Parra; en materia familiar, los jueces han estado respondiendo a las pretensiones de justiciables, quienes mediante sus Abogados van incluso a cabildear con los juzgadores para la admisión de las órdenes de protección que nuestro marco legal prevé para la seguridad física y emocional de mujeres, niños y niñas.

Y el centro de convivencia del poder judicial innovó sus funciones, con la instrumentación de convivencias de padres con sus hijos vía la comunicación virtual por los programas de la era digital.

En materia penal, ahora con la vigencia del sistema acusatorio, los jueces de control siguen resolviendo las imputaciones que la Fiscalía General del Estado presenta por medio los agentes del MP a cargo de las unidades de investigación; no existe en esta dependencia a cargo del dilecto notario Petronilo Díaz Ponce un censo estadístico de los casos que se han atendido desde la declaratoria de emergencia en la entidad por la pandemia que nos azota.

Prudente sería que mejorase la dirección de investigación ministerial; el área de control de procesos y de comunicación social, para mantener una transparencia informativa, porque se han llevado a cabo inopinadas audiencias dentro de la causa penal 101/2019 que ya es la carpeta acumulada de todas las acusaciones en contra de los ex magistrados, jueces y notario que están inodados en el caso de los expedientes clonados de los juicios hipotecarios del Infonavit.

Aprietan las tuercas, los agentes del MP cuentan con un juez de control a modo, obsequioso y parcial; incluso que niega los registros de audio y video de las audiencias celebradas con aquellos que ya han aceptado los procedimientos abreviados, para obtener una sentencia menor que les permite seguir en libertad y con un módica suma, garantizar el cumplimiento del lapso que el CNPP establece.

En el poder legislativo está en receso, al grado tal, que no tienen a nadie para que conteste el conmutador del edificio; y el diputado presidente Polo Domínguez prosigue en su periplo de acciones humanitarias, con donaciones para las comunidades rurales para que sepan cuidarse, enseñando a sanitizar sus hogares.

Al que le ha tocado bailar con la más fea, es Toño Echevarría, titular de poder ejecutivo, ayer le mandan un atento recado un grupo de activistas sociales, demandando que el gobierno a su cargo rigidice las medidas de confinamiento, ante la evidente desobediencia de los nayaritas que no respetan la elementales medidas de protección para evitar contagiarse del coronavirus Covid-19.

Y este es un falso dilema, se cierran los negocios y las actividades productivas para medio garantizar la salud de los habitantes o se sigue abriendo paulatinamente la economía para evitar el estallido social, de la gente harta de estar encerrada y urgida de salir a trabajar para obtener lo necesario para subsistir.

El problema es grave, es producto de la negligencia, la irresponsabilidad y la errática política del gobierno de la república para atender la pandemia, decidieron hacerse los vivos, engañar a la opinión mundial con el programa “Centinela“ que no mide los incrementos de contagios, sino que hace proyecciones no lineales. Y aventándole la bronca de control a los gobernadores.

Otros países, con menor número de habitantes, y con una sólida cultura en sus habitantes, pudieron domar la pandemia, y ya están abriendo sus espacios y las actividades productivas; aquí, al anunciar que se pueden abrir negocios cuidando las medidas y con un porcentaje de 30% de ocupación, la gente se sale a la calle en un jolgorio irresponsable, la inmensa mayoría de las personas que andan fuera de sus casas, no usa cubrebocas, (pese al decreto que lo hace obligatorio su uso) menos trae careta o guantes si es que tiene que inter actuar con las personas.

De ahí el porqué de los datos duros, sigue incrementándose el número de contagios y de fallecimientos. México tiene lo que merece hoy; un gobierno federal irresponsable, gobernadores que se debaten ante la falta de recursos, no habrá hospitales –al menos en Nayarit- para atender a todos los infectados a fin de mes; al paso que vamos se cumplirán los pronósticos más pesimistas.

Y lo grave de la situación, un pueblo mayoritariamente ignorante, retador ante las medidas decretadas por el gobierno estatal, desobediente e irresponsable, este es, el fatalismo de nuestra sociedad, ante las disfunciones gubernamentales y la angustia existencial del gobernante de los náyaros.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com  

 

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido