LITIGAR; CAMBIOS SUSTANCIALES

Luis Ignacio Palacios 01/06/2020 Comentarios
LITIGAR; CAMBIOS SUSTANCIALES
  • Se impone una nueva forma del ejercicio jurisdiccional
  • La pandemia modifica la práctica del derecho judicial

Ante la condición inédita que trajo consigo la pandemia del coronavirus Covid-19 que tiene ya casi tres meses sumida a la sociedad en un estado de excepción y la suspensión de las actividades jurisdiccionales, en el peor momento de los registros de infectados y fallecidos, de manera inopinada se determinó por el errático gobierno federal que se suspende la fase de “sana distancia” para pasar a una de “semáforos” en dónde todo el país se encuentra en el peor de las calificaciones.

Los poderes judiciales federal y estatales han hecho lo propio, cumpliendo las disposiciones de proteger la salud de empleados y justiciables;  en la polla vamos los Abogados postulantes que nos encontramos en un contexto de enormes complicaciones. Importantes los resolutivos inducidos al CEJ por el magistrado presidente Ismael González Parra.

Por vez primera, nuestra generación se está enfrentando a un momento de su historia en que una enfermedad nos ha obligado a detener el mundo por algún tiempo, y eso trae consigo muchas  consecuencias; entre ellas, la forma de entender el Derecho, el litigio y sus alcances de tipo jurisdiccional y patrimonial.

La búsqueda judicial del cumplimiento de compromisos contractuales; la pretensión de resolver entuertos patrimoniales en juicios sucesorios o desmancomunizar copropiedades; la resolución de conflictos familiares y ser sujetos de imputaciones penales, son los tópicos más recurrentes a los que nos enfrentamos los Abogados.

La condición de los contratos de Cuota Litis y prestación de servicios profesionales se vieron notoriamente alterados o de plano incumplidos; el pánico se apoderó las empresas, de los hombres de negocios, de las personas sujetas a juicios civiles y penales, cerraron su flujo de numerario, afectando despachos de Notarios y de Abogados postulantes, que recibieron en unas cuantas semanas los efectos de una grave contracción de dinero circulante en nuestra maltrecha economía.

Ya venía el país, con la pésima conducción gubernamental del presidente López, con una dinámica de cero crecimiento, ahora, con esta nueva etapa nos enfrentamos a una circunstancia nunca antes vista por esta generación, las estimaciones son del menos 8% al menos 10% de decrecimiento de la economía lo que constituye una catástrofe que impactará la vida de todos los mexicanos.

La abogacía, como muchas otras profesiones y actividades, ha quedado expuesta a sus vulnerabilidades y a sus limitaciones. El año 2020 será, sin lugar a dudas, un parteaguas en la historia y que, como consecuencia de la pandemia, también será el principio de una revolución en el desarrollo y en el ejercicio profesional, para ello debemos esperar que los poderes judiciales establezcan los juicios en línea, con firma electrónica de los Abogados registrados en la DGP de la SEP y  en la secretaría del CEJ del poder judicial local.

REORDENAR PRÁCTICAS JUDICIALES. AY..! LA FISCALÍA SUS MP´s

Estos meses de inactividad procesal, ha permitido que en los juicios familiares, algunos padres de familia incumplan con sus pensiones alimenticias, a contrario, las señoras ubicuas se mantienen en su macho impidiendo que el progenitor vea a sus menores hijos, y los jueces de control y familiares han sido incapaces de modificar dacronianas medidas cautelares, que violan los derechos fundamentales de los progenitores.

Y la medida excepcional de convivencias vía comunicación por teléfono o internet, al parecer poco ha funcionado; todo lo anterior implica una modificación de los servicios de procuración y administración de justicia; en la Fiscalía General, a su ya consustancial falta de urbanidad y desapego de los agentes (sobre todo Abogadas) del Ministerio Público, señalan que están trabajando con normalidad.

Empero, no llevándose a cabo audiencias de juicios orales, es raro encontrar a los titulares de las unidades de investigación, tiene el Abogado litigante que sufrir la monserga de tratar con los auxiliares administrativos que no saben o no quieren informar del status judicial de los asuntos.

Se reclama mayor diligencia del funcionario público, mejor disposición para atender al público; vaya..! hasta para contestar las llamadas telefónicas, porque desde Petronilo y Rodrigo, hasta la más ubicua de las agentes del Ministerio Público invariablemente siempre “están en reunión” y es materialmente imposible obtener alguna información por esta vía.

Si la sociedad ha cambiado, los órganos del Estado deben de actuar en consecuencia, el servidor público tiene que revalorar sus funciones sustantivas y las que son esenciales como la procuración y administración de justicia aún, con mejor disposición; abatir el desdén y la desatención burocrática.

LA INCERTIDUMBRE DEL CONTAGIO

Esta pandemia, genera miedos e incertidumbres; las personas informadas, actuamos en consecuencia, se protegen y protegen a los demás, empero la pregunta es recurrente ¡¿cómo reconocer a los contagiados que son asintomáticos…??!! Cuando ya se comprobó que a partir del segundo o tercer día de su contagio, ya son una fuente de contaminación sin saberlo; dado que los primeros síntomas aparecen a los catorce o quince días.

De ahí el por qué la insistencia y los llamados a guardar las prevenciones de sanidad particular y pública; pero estos anuncios de las autoridades caen como las llamadas a misa, con ello, se aprecia la otra pandemia que vive Nayarit y el pueblo de México, la ignorancia, la zafiedad y el importamadrismo de la población.

Y es lógico, con un presidente de la república que es un auténtico fanatizado de su  proyecto de dividir a los mexicanos, de confrontar y destruir las instituciones, estamos en el escenario del síndrome de Pompeya, darle en la madre a todo el país..! y en eso conlleva la salud de los mexicanos.

Cumplir y hacer cumplir el derecho es la única tabla de salvación para el desastre que vive el país.

Contacto.- cronicaspoliticas.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido