¡AY CASTELLÓN…!

Luis Ignacio Palacios 29/04/2020 Comentarios
¡AY CASTELLÓN…!
  • Tremendo ridículo del edil de Tepic
  • Negligencia, incapacidad y falta de liderazco

Pues una vez más, el dilecto académico Francisco Javier Castellón Fonseca, quien detenta la presidencia municipal de la ciudad capital, demostró su ineficiencia en el cargo; la ciudadanía con el desconocimiento de que existe un proyecto de remodelación del centro histórico de Tepic, vimos con azoro el levantamiento de una pequeña construcción en la calle de Puebla, en puro enfrente de la presidencia municipal, en el área que tenía una especie de camellón; y que, al hacerle justificados reclamos e hirientes burlas, se vio conminado no solo a suspender su edificación, sino que ordenó derrumbarlo.

Y además se dió el lujo de apostrofar a sus rijosos reclamantes, señalando que quizás por el confinamiento traían demasiada «energía» para reclamarle, lo que nos demuestra el enorme desapego que tiene en el cumplimiento de sus responsabilidades, dejando en manos de sabe quién el funcionamiento de las actividades sustantivas del ayuntamiento que mal preside.

Tepic, al igual que todo Nayarit y México enfrentan los momentos de mayor complejidad, y es el estado de excepción cuando se pone a prueba la verdadera esencia de los hombres públicos, si son simples funcionarios que llegaron ahí por el azar electoral o verdaderos líderes, que les reclama la sociedad y el momento que se vive.

Es en estas crisis que implican dificultades y retos sin precedentes en donde la sabiduría, el temple y el pragmatismo del político que sabe ser líder surgen, y estos atributos se extienden en su entorno y crean confianza y esperanza para sus representados, lo que no tenemos con el elusivo presidente municipal de Tepic.

Quizás, por que el gobernador Toño Echevarría ha tomado para sí algunas de las obligaciones para con la ciudad capital, prodigando recursos, atenciones  y resolviendo emergencias ciudadanas, de ahí la dejadez del  edil que el día de ayer, demostró su precariedad como político al no saber ni siquiera entender la dimensión del incidente; se colige que no tiene capacidad para enfrentar la crisis, que para la ciudadanía hoy, es la mar de importante contar con políticas públicas que engloben confianza, cooperación y adecuada convivencia comunitaria.

Tienen que aceptar que son incapaces hoy nuestros políticos, porque no son capaces de identificar la narrativa que se requiere para leer adecuadamente el complejo escenario que tenemos; las tremendas contradicciones del narciso de palacio nacional con el concejo general de salud y su vocero, causa enorme desazón en la gente que busca orientación , puesto que no le prodigan confianza sus gobernantes.

Y el Ayuntamiento, que es el nivel de gobierno con el que debiera tener el primer contacto la ciudadanía, hoy es una serie de entidades amorfas e ineficaces, que no cumple con sus funciones sustantivas de prodigarnos seguridad pública, bienes y servicios municipales.

Si en el gobierno del Estado se carece de una verdadera comunicación política, son los alcaldes los que a diario deben de comunicar a sus gobernados, comunicar acciones concertadas, con trabajadores municipales, con los representantes de las juntas vecinales, con los gremios y sus liderazgos; deben comunicar avances, lo que se ha hecho y lo que se va a hacer mañana y pasado.

La comunicación política debe propiciar confianza, cooperación y sana convivencia ciudadana con sus autoridades, que están lejanas, ausentes; que al ser invisibles no fortalecen los lazos políticos y sociales con la ciudadanía, porque carecen de estrategia para enfrentar la crisis a la que se enfrenta todo México.

La decepción mayúscula que nos ha producido el gobierno de la 4T, ha desnudado a lo peor de los políticos arribistas que llegaron al legislativo federal y estatales con el narciso de palacio nacional, dado que se aprecia la hoquedad de esta generación de políticos que no están a la altura de las graves responsabilidades que implica en cruento tiempo que vivimos.

Por simple pudor periodístico, por ética, no reproducimos todos los trascendidos que surgen de la administración interna de la presidencia municipal, de quienes son los que manotean y mandan al carajo al ex rector Castellón Fonseca; y luego, las recurrentes informaciones sobre aspectos de su vida privada que inciden en el manejo de recursos que ejerce de manera displicente.

Una decepción esta administración municipal, pobre Tepic..! pobres de todos nosotros…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido