IMPRONTA EN EL PODER JUDICIAL

Luis Ignacio Palacios 28/04/2020 Comentarios
IMPRONTA EN EL PODER JUDICIAL
  • El poder judicial federal extiende sus actividades al 31 de mayor
  • Los tribunales estatales conminados a matizar sus resolutivos
  • Empobrecen los Abogados litigantes..!

De una u otra forma, las resoluciones del Concejo de la Judicatura Federal, que es el órgano de gobierno interior del poder judicial de la federación, marcan el rumbo de los poderes judiciales de los Estados, así, la anterior que señalaba la suspensión de las actividades jurisdiccionales –salvo las urgentes y excepcionales- hasta el día 5 de mayo, normó los acuerdos de los plenos de los Concejos de la Judicatura y Tribunales superiores de Justicia Estatales.

Ayer, hubo dos nuevos resolutivos, el primero que señala la extensión de las mismas medidas hasta el 31 de mayo, y el segundo que establece una serie de modalidades para la operación de los Juzgados y Tribunales Federales, para cuidar la salud de sus empleados y de los justiciables; establecieron 6 nuevas medidas:

  1. Continúa la emergencia sanitaria, suspensión de plazos y actuaciones judiciales al 31 de mayo de 2020.
  2. Se amplían los supuestos “casos urgentes” y de procedencia para el acceso a los tribunales.
  3. Se refuerzan y suman guardias, en áreas administrativa y familiar.
  4. Se reanudan los casos donde está pendiente dictar sentencia. Los Colegiados sesionarán de manera remota.
  5. El “juicio en línea” se reanudan hasta su culminación.
  6. En materia penal, se incrementan casos urgentes y las audiencias del Sistema Penal Acusatorio (oralidad en los juicios) serán vía remota.

Lo que nos indica que para el poder judicial de Nayarit, pese a la necesidad de abrir los juzgados de todas las materias, le traerá un nuevo escenario de ponderación y análisis para que en su próxima sesión –que al parecer será el jueves 30 de abril- comuniquen al foro sus resolutivos, que sin duda serán matizados por la necesidad de preservar la salud de los operadores del sistema judicial y el cuidado de los justiciables.

De entre las definiciones que el Concejo general de salud, identificó como actividades sustantivas “la justicia”, sin identificar si se refería a la procuración que les corresponde a las Fiscalías –de la república- y las estatales, lo cual es entendible dado que no tienen abogados que ejerzan el oficio de pensar en las dependencias de la presidencia de la república; del modo tal, que por extensión al aserto del CGS, los tribunales estatales están actuando como si “la justicia” contempla su procuración y debida administración como una actividad esencial del Estado para con la ciudadanía.

DIFÍCIL CONDICIÓN DEL ABOGADO LITIGANTE

Conozco a varios cofrades que se la están viviendo en dificultades por la suspensión de las actividades jurisdiccionales, en espera de resolutivos judiciales para poder cobrar sus honorarios ya devengados; el caso de las disposiciones del poder judicial, (y estimo que también en la Fiscalía General del Estado) de que sus empleados que tengan más de 60 años o estén con enfermedades crónicas, diabetes o hipertensión, tienen dispensa para no asistir a sus trabajos, y la obviedad nos indica que están recibiendo su sueldo íntegro.

En cambio la situación de un Abogado litigante, adulto mayor y con aflicciones a su salud, puede ser imperioso asistir a las audiencias para recuperar circulante, empero, será bajo su propio riesgo, está indemne..! las organizaciones de Abogados litigantes, no contemplan ninguna forma de protección para sus agremiados, lo cual es una condición de incapacidad entendible o justificable.

Lo que nos indica, que la pandemia que sufre la humanidad, cuando llegue “la otra realidad o normalidad”, se van a cambiar muchas prácticas de trabajo intelectual.

A contrario de lo que sucede en otras profesiones, la de Abogado, con la edad no sufre deterioro sus capacidades intelectivas, goza de una memoria de elefante, tiene la lucidez que trae consigo el ejercicio de pensar, de estudiar permanentemente sus casos y la evolución dinámica de las normas que constituyen el corpus iuris que nos rige.

Y henos aquí, siendo parte de la pauperización de una clase media que ha visto mermada su capacidad adquisitiva, y los free lance, en serias dificultades para solventar la manutención de sus familias; bromas aparte, cobra procedencia de la foto de Pedro Infante en la película “Escuela de vagabundos” que le pusieron la frase: “nó señor..! usted me confunde, no soy un “Pordiosero”, tan solo soy un Abogado que está esperando que pase la cuarentena..!”

Mismo meme que me mandaron y distribuí entre mis conocidos…

Y cobra sentido estos comentarios del excelente periodista chileno Roberto Pizarro que ayer mismo dijo:

«El esfuerzo que significa sostener a un país en cuarentena no puede ser garantizado por el mercado ni por tasa de beneficio alguna. En medio de la crisis todos se encuentran en riesgo y piden que el Estado cubra sus necesidades básicas, porque los ciudadanos tienen derecho a disponer de ingresos y bienes esenciales, no importando su condición social. Es que la sociedad existe.

Al mismo tiempo, los empresarios, antes reacios al actuar del sector público, ahora reclaman un salvataje. Son muchos los que dicen que no podrán sostener sus planteles de trabajadores si la inactividad se sigue prolongando. Es que ahora el Estado es bueno.

En suma, en todo el mundo, y con mayor razón en Chile, paradigma del neoliberalismo, cunde la perplejidad. Todo indica que la crisis que actualmente estamos viviendo es un punto de inflexión en la historia. Al término de la pandemia nuestras vidas y sociedades no serán iguales a las de antes. Es seguro que se producirán cambios societales de envergadura. Desde luego, terminará el Estado subsidiario y se abrirá paso a un Estado activo. Lo dice el mismo Financial Times (03-04-2020): “Los gobiernos deben aceptar un rol más activo en la economía. Deben ver los servicios públicos como una inversión y no como un lastre, y buscar modos para que el mercado del trabajo no sea tan inseguro”.

Ni más, ni menos..!

Contacto.-cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido