INFAMITA

Luis Ignacio Palacios 18/02/2020 Comentarios
INFAMITA
  • crimen proditorio estremece a México
  • el fracaso del Estado

En la novela del Padrino de Mario Puzo, existe una escena en la cual su consiglieri Tom Hagen, le informa sobre el productor de la película en la cual actuaría su ahijado Johnny, tuvo sexo con una niña; Don Vito Corleone exclama «infamita» que en lenguaje siciliano es un acto de mayor infamia o deshonra; me vino a la mente este párrafo de la exitosa novela, merced a la inusitada respuesta de las voces de los mexicanos que en Twitter señalan de múltiples formas gramaticales y adjetivos calificativos al presidente López Obrador, merced a su pasividad elusiva y la enorme irresponsabilidad con que se refirió al proditorio crimen de la niña Fátima en Xochimilco de la CdMx.

No había leído en Twitter tantas manifestaciones de arrepentimiento por haber votado por AMLO, no existen ya calificativos denostativos para referirse al fiasco mayúsculo que representa la ingenuidad (o complicidad) del presidente de la república de prodigarles un clima de beneficios a la delincuencia que organizada o nó, han llevado al inaudito las agresiones a las fuerzas armadas, quienes tienen la orden tajante de no responderle como lo manda el canon a los delincuentes.

La babosada esa de «abrazos, no balazos», constituye la primera de las frases que los delincuentes entendieron como el más claro mensaje de que este gobierno, no haría nada en su contra, no iría en contra de los cárteles cuya presencia lacera todo el país; apenas hace un par de días se difundió ¡por la misma oficina de prensa de la presidencia de la república! los dichos del  presidente ante miembros de la guardia nacional en el nuevo cuartel en Jalisco.

De no creerse, dijo que «los delincuentes son personas que merecen respeto, que tienen derechos humanos…» y que hay que responderles si los atacan «solo en legítima defensa…» López Obrador nos muestra que no tiene ni la más remota idea de la teoría del Estado moderno que es México; y que es privilegio del gobierno ejercer la violencia legítima de este Estado contra la delincuencia que se ha desatado en todo el país.

Los desalmados, auténticas bestias, sociópatas en grado superlativo cometieron un crimen proditorio que será sin duda un parte aguas en la  historia reciente de la lucha contra el feminicidio que ha emergido con enorme fuerza social en todo México.

Una cadena de yerros, omisiones de las autoridades de la alcaldía de Tláhuac, en su característica negligencia, impericia e ineptitud, demensionaron la inacción de las entidades de un gobierno que día a día acredita su enorme incapacidad para ser gobierno y  prodigarle seguridad a su población.

Y lo que más se le reclama al presidente López Obrador, es la insensibilidad de no dar el pésame a la familia de la víctima, y de señalar que estos crímenes son producto de la degradación  social a la que llegó la sociedad con el modelo neoliberal. Y por si esto fuera poco, las autoridades de la CdMx, están publicando una ficha informativa del DIF en el cual se anota un problema de mal trato en la familia de la niña victimizada, buscando quizás señalar que la culpa del crimen es de la familia.

Triste, con los sentimientos lacerantes de lo ocurrido en Santiago Tulyehualco, encabronado por lo que hoy ocurre en este lacerado país; el crimen espeluznante y su masiva respuesta de indignación, no oculta los datos duros, este fin de semana anterior, fueron asesinadas en el país 9 mujeres, entre ellas dos niñas.

Por lo ditirámbico de los asertos del presidente López Obrador, somos el hazmerreír en los periódicos y programas de televisión en USA, en la Comunidad Europea, en sur américa, lo comparan con el enajenado de Abdalá Bucaram aquel presidente del Ecuador de origen libanés que fuera defenestrado por el Congreso Nacional por demostrarse que estaba mentalmente incapacitado para gobernar.

Soldados matando «por error» a unos jóvenes, torturas continuas en los penales estatales, la delincuencia organizada a todo lo que da en las zonas de su influencia, policías contra vendedores ambulantes, y un gobierno rampante con medidas torpes, absurdas y que no responden a las espectativas ciudadanas, desabasto de medicamentos en los sistemas de salud, Issste, Imss, destrucción del sistema de Seguro Popular; el país se les está cayendo a pedazos…

Pero se les dijo hasta la saciedad, y no lo entendieron. Debemos avergonzarnos de la clase de gobierno que hoy tenemos.

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido