EL ATENTADO

Luis Ignacio Palacios 14/01/2020 Comentarios
EL ATENTADO
  • Fiscalía en busca del autor intelectual
  • explorar la mecánica de hechos

A los minutos del atentado que sufrió Rodrigo González Barrios, el hecho se conocía en todo Tepic, y de inmediato por la propia personalidad de la víctima, surgieron las condenas, especulaciones y las inopinadas, impertinentes y provocadoras declaraciones de su muy amigo Francisco Javier Castellón, el presidente municipal de Tepic. Desbocadas las pasiones señalaron a los hombres del gobierno anterior que se erigieron como dueños de vidas y haciendas.

Roberto Sandoval y Edgar Veytia siguen siendo los villanos recurrentes para responsabilizarlos de los males financieros al primero y de todos los desaguisados legales e ilegales que se cometieron durante su mandato; el escriba no pretende en erigirse como Abogado del diablo, sin embargo es menester, como los dijo atinadamente ayer mismo por la mañana Polo Domínguez el diputado presidente del Congreso, se impone matizar los hechos, revisar concienzudamente qué es lo que ha pasado y ver cuáles son las instancias legales que hoy prevalecen.

En este asunto se tiene que analizar con racionalidad jurídica y crudeza judicial, la orientación política de los hechos protagonizados por Rodrigo como vocero e instigador de los hechos que le dieron argumentos para dimensionar la llamada «comisión de la verdad», que resultó siempre un tono por demás apologético para echarle todas las culpas a los hombres fuertes y poderosos que lo fueron Roberto y Veytia.

Al menos, el que esto escribe, conoce algunos casos de que los supuestos agravios, despojos de bienes, se partió de hechos perfectamente legales, en dónde los pillos que fueron depositarios de la rudeza judicial. vieron la oportunidad de jorobar a sus acreedores que ejercieron los derechos de cobro, ante la morosidad extrema de los que se llamaron despojados. Hay también documentos notariales, perfectamente instrumentados y que han sido comprobados una y otra vez por los peritos de la Fiscalía general del Estado.

Y ayer, en la declaración del Fiscal General Petronilo Díaz Ponce, su tono mesurado y racional exposición pusieron el escenario en su cabal dimensión, ahí están las lineas de investigación que deben seguir para resolver el caso y «encontrar a quienes se les llama los autores intelectuales..» y en este punto es dónde se detiene el escriba,  ante la mecánica de hechos, no se necesita ser un experto en estos menesteres.

Dado el clima de linchamiento que aún pervive en contra de los emisarios del pasado, qué bueno que no tuvo un descenlace fatal el atentado, dada la impericia del sicario ejecutor; y precisamente esta circunstancia nos lleva a clarificar la ruta investigadora, los hombres que señala el edil tepiqueño, son muy poderosos para contratar verdaderos profesionales para ejecutar un acto criminal sin fallo alguno.

Y tenemos que recordar a los viejos romanos que nos dejaron esta frase del derecho penal «¿quieres encontrar al autor de un crimen..? averigua a quién beneficia..!»  y en actual contexto, sucedería todo lo contrario al imputárselo a quienes son los villanos favoritos. Quizás, Rodrigo no midió los riesgos al reiterar apologéticamente las responsabilidades de los ilícitos que enarbolaba como ejemplo del ejercicio abusivo del poder, de la corrupción y de los despojos cometidos en bienes desde el poder.

Que haga una introspección,para colegir sin duda, que quienes hace pactos con el diablo, en ocasiones su cumplimiento implican variables impensadas…

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido