LO QUE FALTA; HUELGA DE SEXO

Luis Ignacio Palacios 08/12/2019 Comentarios
LO QUE FALTA; HUELGA DE SEXO
  • el poder del sexo de la hembra humana
  • racionalizar mejores respuestas del Estado

«No tendré ninguna relación con mi esposo o mi amante. Aunque venga a mí en condiciones lamentables. Permaneceré intocable en mi casa. Con mi más sutil seda azafranada. Y haré que me desee. No me entregaré. Y si él me obliga, seré tan fría como el hielo y no le moveré». (fragmento del juramento inicial de Lisístrata).

Para terminar la guerra del Peloponeso, entre Atenas y Esparta en el siglo V antes de esta era, según el escritor Aristófanes,  señala que Lisístrata ante tamaña destrucción de la economía de ambas ciudades Estado, junta a las mujeres de los dos bandos y concerta con ellas una huelga de sexo; sí, huelga de sexo para obligar a sus hombres a firmar la paz.

Y nunca como entonces se cumple el aforismo de que “el sexo es poder” y aquellos viejos griegos, solo aguantaron una semana de piernas cruzadas de sus mujeres, firmaron la paz, dicen las crónicas.

A lo largo de la historia existen ejemplos de que esta draconiana medida, resulta eficaz para que los gobiernos municipales o nacionales, hagan obra pública o modifiquen algún status jurídico para obtener igualdades de derechos; en África aún hace unos años, esta medida de huelga de sexo ha sido eficaz.

Me vino tal  remembranza, ahora que existe una legítima y masiva manifestación en todo el continente de las féminas que protestan (aún con excesos) en contra del machismo inveterado en nuestros pueblos; y con rabia contra los cerdos que las secuestran, violan y en el colmo de la impudicia, las asesinan.

Ante la pasividad de los policías de contacto, la miseria humana y estulticia de los agentes del ministerio público que reciben denuncias y revictimizan a las pobres mujeres que se atreven a presentar denuncia o pedir auxilio ante los acosadores, es menester una catarsis de nuestra sociedad, lo cual implica un serio cuestionamiento sobre el papel que tenemos los varones en este escenario que en pleno siglo XXI debiera ser civilizatorio.

Sí, para desterrar esa parte primaria de nuestros genes, porque el delincuente feminista se queda en la perversa satisfacción de lo que le ofrece lo inmediato, el ejercicio del poder contra un ser indemne, y en este escenario delincuencial descienden al nivel animal, ahí donde las facultades racionales no solo son neutralizadas, sino que son prácticamente inexistentes.

Y no nos andemos por las ramas de la psiquiatría que puede explicar las tendencias homicidas, de infancias dolorosas o complejos adquiridos, estos insensatos toman a las mujeres, las atacan y las matan, solo porque pueden hacerlo, porque se saben inmunes, ya que al darle permisividad a la delincuencia organizada de “abrazos no balazos” surgen un atajo de idiotas en un explicable fenómeno de imitación extra lógica.

El incremento delincuencial feminicida, es una derivación explicable cuando el gobierno ha renunciado al ejercicio de la violencia legal del Estado, lo que hoy sufren las mujeres es la dimensión de la impunidad, culpa de un gobierno blandengue que está rompiendo con sus omisiones el contrato social; el viejo adagio “el que la hace la paga” es ahora inaudito decirlo, que en México ya no se aplica esta vieja regla de todas las organizaciones sociales desde que el mundo es mundo.

La huelga de sexo debiera darse para legisladores y políticos, para conminarlos a actuar con altura de miras y responsabilidad, antes de que a este país, se lo lleve la chingada con este pinche gobierno cuya debilidad ante la delincuencia es una cosa que se parece a complicidades ocultas, o favores prometidos…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

 

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido