JUSTICIA PARA ALEJANDROVICH

Luis Ignacio Palacios 09/11/2019 Comentarios
JUSTICIA PARA ALEJANDROVICH

 * justificado homenaje al destacado líder de izquierda

  • se recupera la memoria de su lucha política 

Antes de iniciar la ceremonia oficial, la legislatura tuvo la gentileza de darle la palabra en la tribuna del congreso al hijo del homenajeado Esteban Gascón Villa, quien hizo una muy sentida semblanza histórica de Alejandro Gascón Mercado, con la lógica de su progenie, resaltó las dotes del hombre, los atributos del político, sus logros que con la ideología de eso que se llama izquierda en México, llegó por las reglas de la incipiente democracia mexicana, a la presidencia municipal de Tepic, y a la Cámara de Diputados federal.

Alejandro, «Alejandrovich» para sus amigos cercanos y «el zafado» para sus amigos íntimos que lo conocieron desde joven, era todo un personaje, sabedor que con su encendido verbo revolucionario tenía un mundo por hacer en un sistema como el nuestro, llega con las reglas del gobierno burgués y sabe aprovecharlas para la consolidación del proyecto político del partido al que sirvió y le dió el arrastre necesario para ser una opción política en las elecciones del 1975 en la entidad.

Tuve la agradable oportunidad en muchas ocasiones de conversar y discutir con Alejandrovich, sobre lo que significaba la lucha política en el México de aquel entonces, a la hora en que conoce mi pasado subversivo en las acciones del 68 en varias partes de la república, me dio un rango especial de camarada, como yo trabajaba ya para el gobierno del estado en los prolegómenos a la elección de 1975, me decía con su singular voz rasposa «Palacios, te tenemos prestado a la oligarquía, pero ya es tiempo que te regreses con los revolucionarios..».

Era Alejandrovich, como lo dijo su hijo, un hombre lúcido y de un excelente sentido del humor; en una buena ocasión em casa de uno de sus amigos pudientes, estuvimos juntos en una comida, junto a Salvador Castañeda O´connor, estaban los hermanos Álvarez con sus guitarras, y he de registrar que en la barra estaba una piernuda de etiqueta negra, eran las dos de la tarde y Alejandrovich me dice tomando la botella, «vamos a terminar con estos productos del imperialismo…» y dicho y hecho, a las dos de la mañana le habíamos dado puntual muerte al wisqui aquel.

Socarrón frente al poder, supo capitalizar de manera excelente su papel de diputado federal de oposición; en aquella legislatura, era el único diputado que tenía oficinas, un buen grupo de jóvenes asesores, y gozaba de privilegios como el de conseguir ayudas económicas, pasajes de avión y viáticos para quien fuera a pedírselos a la Cámara.

En el ocaso de su vida, cuando los excesos y sus descuidos le cobraron las duras facturas, lo ví caminando con un familiar por la Avenida México, me reconoció por la voz al saludarlo, le pregunto que cómo siente, congruente y sin perder un ápice de su bonhomía me contesta con su ya voz cascada: «pues jodido, mírame, ciego, diabético, apenas camino…, me despido de mis amigos…, pero sabes Palacios…? lo bailado nadie me lo quita..! ha sido una extraordinaria experiencia haber vivido como lo hice…»

Le dí un abrazo y le deseé el mejor de los caminos en su partida al eterno oriente; hoy su nombre está hecho bronce y con letras doradas en el Congreso del Estado; y estoy cierto que si Alejandrovich lo hubiera sabido, respondería con una sus clásicas interjecciones..!

La evolución política que hemos tenido, ha sido un buen proceso civilizatorio para la urbanidad entre políticos sin distingos de lo que hoy es casi inexistente, la ideología que proclaman; de tal modo que posibilitó este justo homenaje, de un hombre singular que abrió los cauces de la democracia política en nuestro sistema.

Y con la sobria oratoria del diputado presidente Polo Domínguez, concluyó el homenaje a un hombre que hoy, su recuerdo puede ser considerado un normatipo a seguir, en la congruencia de su accionar y en lo que representó todos sus avatares. Este es el texto de su discurso

«HONORABLE ASAMBLEA LEGISLATIVA.

DAMOS LA MÁS CORDIAL DE LAS BIENVENIDAS A LAS AUTORIDADES CIVILES Y MILITARES PRESENTES EN ESTE RECINTO OFICIAL DEL HONORABLE CONGRESO DEL ESTADO DE NAYARIT. 

HACEMOS PATENTE NUESTRO AGRADECIMIENTO A NUESTRAS AMIGAS Y AMIGOS PROFESIONALES DE LA COMUNICACIÓN, ASÍ COMO A LAS CIUDADANAS Y CIUDADANOS QUE HOY NOS ACOMPAÑAN EN ESTA SESIÓN SOLEMNE.

 Nayarit, entidad federativa que nace con la entrada en vigor de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, ha visto enriquecida su historia al paso de los años, a través de las acciones ejemplares de mujeres y hombres que así se han significado.

Ello nos obliga a rendir homenaje a esos personajes destacados de nuestra historia cultural, política, social y económica, quienes han dado lustre y elevado el nombre de nuestro querido estado de Nayarit.

En ese contexto se inscribe la Sesión Solemne del día de hoy, mediante la cual quienes integramos esta Trigésima Segunda Legislatura al Congreso del Estado de Nayarit, rendimos un merecido homenaje y reconocimiento a la trayectoria del connotado político de izquierda, Alejandro Gascón Mercado, quien hoy alcanza la inmortalidad al quedar inscrito su nombre en el Muro de Honor de este Recinto Legislativo, por su destacada vida política.

Alejandro Gascón fue un hombre de ideales firmes y marcadas convicciones.  Fue Presidente Municipal de Tepic y Diputado Federal.  En 1975 contendió por la gubernatura de Nayarit, elección que fue duramente cuestionada en su momento y cuyos resultados han provocado grandes dudas incluso al día de hoy.

Gascón Mercado sin duda marcó un antes y un después en la vida política de Nayarit, situación que trasciende al tiempo, constituyendo para los nayaritas todos, una obligación rendirle un merecido homenaje como el que hoy se materializa en este recinto legislativo.

En nuestra esencia, los nayaritas tenemos como característica fundamental la gratitud hacia quienes han forjado nuestra identidad, a quienes han engrandecido el nombre de nuestro estado y de la nación en su conjunto, es por ello que hoy, y estoy seguro que hablo a nombre de todas y todos mis compañeros diputados integrantes de esta Trigésima Segunda Legislatura, es un honor poder presenciar la develación de su nombre inscrito en letras doradas en el Muro de Honor de este recinto legislativo.

ENHORABUENA Y MUCHAS GRACIAS».

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido