RETOS PARA REMODELAR EL PODER JUDICIAL

Luis Ignacio Palacios 05/09/2019 Comentarios
RETOS PARA REMODELAR EL PODER JUDICIAL

  • Se fusionan cambios y designaciones
  • difícil responsabilidad del gobernante

Le corresponde a este gobernador, la delicada, trascendente tarea de remodelar la estructura y disponer quienes serán los nuevos magistrados que integrarán el Tribunal Superior de Justicia; existen varias cuestiones que parten primero de la renovación de la presidencia, la previa ratificación como magistrado de su titular, y, los rostros de siete Abogados quienes serán ungidos magistrados.

Existen plazos que al parecer no se van a cumplir, y dejarán todo el paquete de reformas y designaciones para el mes de diciembre; como no ha cumplido el gobernador, de haber enviado la correspondiente terna para suplir la vacante definitiva del auto renunciado magistrado ex presidente del TSJ Pedro Antonio Enríquez, habiendo ya transcurrido el término que legalmente está previsto, 60 días.

De ahí que sigan funcionando los magistrados supernumerarios.

En el mes de septiembre terminan su magistratura, las de Raúl Gutiérrez y Jorge Marmolejo; el que anda libre hizo lo correspondiente para ser ratificado, con el resultado ya conocido.

Jorge Marmolejo, sufre su Gulag en la pequeña celda de castigo en que se encuentra en el Cefereso “El Rincón” con apenas una pequeña ventana por ahí dialoga con otro preso que le dice como ejercitarse para no volverse loco; por la obviedad de su condición, funciona el supernumerario.

En el mes de diciembre terminan su magistratura, Rafael Pérez Cárdenas; Adrián Rodríguez, Rafael González Momita, Ana Isabel Velazco, Pedro Álvarez, (Pedro Antonio Enríquez), Thoth Lomelí; y seguramente el único ratificado para otro periodo, es el magistrado presidente Ismael González Parra; sin duda por su exitoso desempeño, se impone la ratificación.

La última reforma a la Ley Orgánica del TSJ, establece que serán trece sus integrantes, para este fin de año, entonces quedan los magistrados, Rivera, Becerra, Zaira, ahumada, Herrera y Rocío; y la pregunta que se ha generado en el foro, en los pasillos del Tribunal, en los conciliábulos de los diputados, es ¿de dónde el gobernador va a sacar a siete Abogados que tengan el perfil, la experiencia y la capacidad para ser magistrados..?

El magistrado sin Toga, Daniel Saucedo, -curador del TSJ y de la FGE- ha dicho que él no sabe ni se va a meter al proceso sucesorio, sin embargo ahí están ya en la boca de los especuladores los nombres de Rodrigo Benitez, Héctor Benítez,  Héctor Velazco, Nambo y por inaudito que ello significa, aparece como suspirante la frivolidad traicionera de la quimera Hernández Quintero.

Teniendo un gobierno consolidado, y con minorías acomodadas en el Congreso del Estado, es de esperarse que el proceso formal no tendrá problema alguno, problema será llenar las ternas con nombres de paja, catorce letrados que sabrán que sus nombres solo irán de relleno.

Analizando la constante de este gobierno, llegarán a las magistraturas, los amigos del gobernador, tengan o no capacidad, experiencia o cultura jurídica. En esa tesitura, hasta Roberto López puede ser togado; y por cuota de género, la esposa del presunto delincuente ex operador bancario, no llegará por que dan por descontado que tendrá un Fiat de Notario titular al cierre del cuatrienio.

SE IMPONE LA REFORMA

Ante este ingente panorama, se vuelve interesante las ideas reformistas que pone en la mesa de análisis gubernamental, el magistrado Javier Rivera, aunque para muchos –incluído el escriba- se ha quedado corto, es menester que se les dé oportunidad de competir por una Toga a los jueces que tienen larga experiencia, capacidades y probidad reconocidas.

Que se designen a los futuros magistrados por oposición, que lleguen los Abogados más capaces, de dentro y de fuera del poder judicial, y no por medio del favoritismo del titular del poder ejecutivo en turno, cuya capacidad de discernimiento siempre quedará en tela de duda, puesto que su estándar en la toma de decisiones, está orientada por el estado de ánimo en que se encuentre o la perversa condición de que le hablaron al oído.

El método que aún persiste para designar magistrados del TSJ, es, a la luz de los dinámicos cambios que tenemos en el país, un anacronismo, y así, sin voluntad política para realizar cambios trascendentales, veremos el mismo arcaico proceso, con diferentes nombres…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

 

 

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »