EL CONVERSATORIO QUE FALTA

Luis Ignacio Palacios 02/07/2019 Comentarios
EL CONVERSATORIO QUE FALTA
  • Abogados litigantes en espera de su realización
  • TSJ y FGE pueden enriquecer sus prácticas judiciales

Ya se han realizado en otras latitudes, y no existe óbice para que en Nayarit, el Tribunal Superior de Justicia y la Fiscalía General del Estado, en unión de las organizaciones de licenciados en derecho y de Abogados litigantes lleven a cabo el conversatorio que falta, MP´s,  jueces y Abogados postulantes en el ejercicio libre de su profesión.

Para analizar temas que atienden con mayor recurrencia juzgadores del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), se llevaron a cabo  dos o tres Conversatorios Penales de Magistrados y Jueces,  y posteriormente con agentes del Ministerio Público, en el ánimo de promover la homologación de criterios que ayuden a resolver con mayor atingencia los juicios en los que se dé a cada parte lo que por ley le corresponde.

Desde este espacio, el escriba propone para el conversatorio que falta, de entrada estos temas a analizar: el principio de inmediación en los procedimientos penales, las violaciones procesales, la apelación y los medios de terminación anticipada de conflictos. Estimamos que se deben revisar específicamente en la judicialización de las carpetas penales a cargo de los MP del Centro de justicia de la mujer estos temas y otros la mar de delicados; ahí existe carencia e improvisación que le hacen mella al nuevo sistema penal de corte acusatorio.

Seguimos considerando los Abogados litigantes que sigue siendo un enorme desafío todo lo  que representa la implementación de este nuevo sistema de justicia penal en nuestro país y en la entidad particularmente.

Este primer encuentro  que se propone podría brinda certeza al ciudadano sobre cómo se mantienen activos y actuantes las instituciones de procuración y administración de justicia, de cara al análisis que realicen los Abogados litigantes; así se actualiza sus conocimientos y se organizan internamente, para lograr criterios propios que  ayuden a decidir mejor, lo que es constitutivo de su independencia e imparcialidad.

Pongamos el ejemplo de un fenómeno recurrente en nuestra sociedad; los mensajes extraídos de redes sociales son confiables como datos de prueba, los cuales pueden presentarse en un juicio si se saben extraer o manejar y no se sabe si la Fiscalía General del Estado cuenta con peritos que puedan validar la información, el Poder Judicial podría contar con estos especialistas.

Sabemos que aplicando la tecnología adecuada existe muy poco margen de error para obtener o extraer mensajes y conversaciones de las redes sociales que pueden servir como elementos de prueba

Organismos internacionales se han colocado en medio del bombardeo de lo que está sucediendo en las redes y la información que se maneja, controlan los contenidos de cualquier red, principalmente donde hay menores de edad  y estos organismos pueden dar la facilidades para que una institución judicial o el órgano investigador acceda a ellos, a través de  metadatos y hash que arrojan si son auténticos o manipulados.

Con estricto respeto a las leyes, se pueden obtener mediante mandato judicial conversaciones, llamadas, textos, imágenes, videos e, incluso en el caso de los teléfonos, a través del IMEI se puede saber cuántos chips se colocaron o utilizaron. Además, con la geolocalización de chips es posible localizar los lugares dónde han estado estos dispositivos móviles a través de las  coordenadas e incluso reconocer voces.

Para usarlos en juicio, todos estos datos deben obtenerse de manera legal, debe acreditarse su autenticidad y respetar la cadena de custodia para agregarlos a una carpeta de investigación. Ya en sede judicial, los jueces deben permitir la exposición de estos datos de forma libre a través de diapositivas, audiovisuales e incluso con reproducción de las grabaciones obtenidas.

Esto último es un tópico que urge analizarse, racionalizarse y mejorar las prácticas de MP y jueces de control para darle viabilidad a la imaginación de Abogados litigantes que se imbrican en la estructura procesal del CNPP que permite todo tipo de medios de prueba.

No todos los MP, ni los jueces de control tienen las capacidades requirentes para el nuevo sistema; ni todos los Abogados litigantes tienen la suficiente cultura jurídica y experiencia para acreditar eficaces técnicas de litigación; de ahí el porqué la necesidad de llevar a cabo este conversatorio que proponemos.

Petronilo Díaz Ponce e Ismael González Parra tienen la palabra…, existe gente talentosa en sus feudos.

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido