PODER Y  BUROCRACIA

Luis Ignacio Palacios 27/05/2019 Comentarios
PODER Y  BUROCRACIA

Al advenimiento de cada administración gubernamental, por la lógica y obviedad del cambio se generaba la sustitución de los mandos principales de primer, segundo y hasta de tercer nivel en todas y cada una de las dependencias del gobierno estatal; hace lustros se inició el pecado nefando de llevar al gobierno a cientos, miles de personas que además de innecesarias carecían del perfil para puesto.

Manuel  Cota y quienes le sucedieron lo hicieron en el Ayuntamiento de Tepic; el gobierno de Antonio –el bigotón- lo hizo en el estatal, aunque respetó a los burócratas especializados de segundo y tercer nivel, en varias áreas de finanzas, en Seplade, en la PGJ; los gobiernos de Ney y Roberto fueron más desplazadores, y engrosaron las nóminas estatales de todas las dependencias con una runfla de malandrines que engrosaban su ejército electoral.

Empero tanto el sátrapa de la Mololoa, como el tlabajero exitoso, en cierta medida respetaron a los funcionarios que ahí llevaban tres, cuatro sexenios cumpliendo calladamente sus responsabilidades, en el sistema de cómputo, en la aplicación del gasto en nóminas y en la ministración de los recursos convenidos con la federación.

Las razones, son obvias, eran gente experimentada, eficiente y sin fobias partidarias, que hacen marchar sin problema el funcionamiento de las dependencias claves del quehacer gubernamental.

Se dieron casos ditirámbicos, como en el otrora Órgano de fiscalización del congreso del Estado, cuando Roy Rubio desde la secretaría de la contraloría mandó gente incapaz y sin perfiles, que llegaron como obsesos sexuales, acosando a todas las mujeres que ahí laboraban, y hostigando a la gente capaz, se le reclamó en su momento y dijo sin pudor alguno: “para eso se queda la gente que sabe, para que nos enseñe…”

Luego Roberto Sandoval, llevó a todo su ejército de odaliscas, y les dio base, excelentes compensaciones e inundó los tres poderes con estas chicas, quienes en su mayoría tenían el sueño de mejorar su fisonomía, su físico con honerosas cirugías plásticas; muchas lo lograron y ahí siguen.

LA DECEPCIÓN DEL JUNIOR

Con la llegada del joven AntonioToño pa´los cuates- hicieron un corredero de muchos empleados de confianza, rompieron todos los contratos de publicidad gubernamental, y despidieron a gente muy capaz en áreas estratégicas para el funcionamiento del poder ejecutivo; en algunos casos, tuvieron que recontratarlos y reconocer su impericia.

Y llevaron a los mandos de primer, segundo y tercer nivel a perfectos desconocidos, sin experiencia alguna, sin perfil ni capacidades para el puesto, lo que ha determinado el trastocamiento e ineficacias de la actual administración pública, de tal modo que es un gobierno alejado de la sociedad, de sus organizaciones más prevalecientes, dedicados a lo suyo, a ejercer de manera selectiva los recursos a su cargo, con seis mil millones más, que el presupuesto que ejerció el gobierno anterior.

Con actos de corrupción solapados de los delicaditos bi Enrique Hernández en la Universidad Politécnica y Arturo Guerrero en la dirección del DIF estatal.

Han sido incapaces de instrumentar un gobierno que esté cercano a los ciudadanos; no pudieron diseñar ni siquiera un solo anuncio de obra pública; no tienen una obra emblemática, salvo que se pudiese considerar las obras de crecimiento empresarial de gente –que dicen- cercana al Grupo empresarial Álica, la procesadora de frutas en el crucero de San Blas y la carretera internacional apoyada con fondos de la federación, la obvia competencia con apoyo gubernamental de Mexifrutas de los Menchaca.

Una vertiente de este gobierno, linda con la ridiculez; a las odaliscas que les dejó Roberto en múltiples dependencias, no las despidieron, sino que de inmediato fueron objeto de acoso sexual; algunas de ellas, inteligentes y poderosas para usar su sexualidad como instrumento de poder, aceptaron a los nuevos galanes, que resultaron payos y cicateros, no las saben atender y menos aún saben a quién le rinden cuentas todos los días.

Ser bisexual y homosexual no es delito; ahora ya con tanta apología gubernamental y de ONG´s  para el tercer sexo, es la cosa más normal en nuestra sociedad; empero, cuando llegas a primer nivel del gobierno y llevas a tu íntimo, le inventas coordinaciones y oficinas por encima del organigrama, tal circunstancia escapa al ámbito de la privacidad y se troca en un asunto de interés público.

Duplicidad de funciones, puestos innecesarios y ridículos extremos ha sido la consecuencia.

Ahora con las jornadas Nervianas y con la gracia de que la no primera dama tiene como objeto de sus investigaciones a “Mamado” Nervo, hicieron una gira a Buenos Aires y Montevideo, dónde el poeta murió hace cien años; nada mal la experiencia, una acción que revalora la presencia en la entidad de la trascendencia de la obra del poeta que nació siendo jalisquillo y murió siento nayarita.

Leí con pena, los discursos del gobernador, carencia de vuelos de inteligencia, sin giros épicos o poéticos, aldeana la prosa que el joven Antonio llevó a aquellas latitudes, desde luego que no es lo suyo, ni está obligado a ser culto ni a saber leer buenos documentos; empero, llevó a toda la sociedad representada, y en el acto oficial de la embajada, era la voz del mexicano en el florilegio de alabanzas al poeta. Desconocen la existencia de escritores fantasma.

Sin una adecuada comunicación política, tales acciones confirman la medianía de un gobierno cada día más precario y alejado de sus gobernados.

Me dicen que mañana en el homenaje que el Congreso del Estado llevará a cabo en honor de Nervo, estará presente la no primera dama y el mismísimo errático y decepcionante presidente de la república; esperamos que el discurso oficial sea del diputado presidente Polo Domínguez, quién con su excelente voz  de tenor bajo, tenga mejor sintaxis y ponderación histórica que los que leyó su sobrino en la reciente gira.

Esperemos pues…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

 

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido