COPECOL Y LAS INSTITUCIONES

Luis Ignacio Palacios 18/02/2019 Comentarios
COPECOL Y LAS INSTITUCIONES

Han pasado siete años de su integración formal, se han llevado a cabo once asambleas plenarias en diversas ciudades del país; la conferencia permanente de congresos locales, COPECOL ahora es presidida por el diputado presidente del Congreso de Nayarit, el galeno Polo Domínguez, quien en charla informal con el escriba señaló las graves preocupaciones que tienen los legisladores locales ante la intención del poder presidencial de minimizar o desparecer los organismos autónomos del Estado mexicano.

La Copecol, de una u otra forma ha servido para que en las entidades federativas se modernicen las instituciones que están al servicio de la sociedad, sus convenios implican desde el acceso a la información hasta el respeto irrestricto de los derechos humanos, se han generado avances en nuestro país, merced al activismo de sus diputados locales que han demandado la intervención de la comisión reguladora de energía y de una mejor política distributiva del gobierno de la república.

Este accionar del gobierno de López Obrador, ha prendido las alarmas en los congresos locales, se ha dinamizado la comunicación entre ellos, y ya se incluye en la agenda de la próxima decima segunda reunión plenaria de la Copecol que por cierto se va a llevar próximamente en nuestra entidad.

Polo Domínguez se muestra preocupado y sorprendido por la paradoja que implica que el presidente de la república disminuya la capacidad del Estado a través de sus órganos autónomos, y que siga teniendo el inusual nivel de aprobación en la población; y es ahí donde el escriba interviene manifestándole al diputado presidente del congreso de Nayarit, que los niveles de aprobación se dan en el lumpenaje, y que en la clase media, alta y empresarial, la sorpresa ya pasó a pasmo.

Y es que el gobierno de López Obrador, pareciera que su modelo es el desmantelamiento del Estado, el achicar al gobierno de la república y poner en puestos clave a personajes sin la capacidad que se requiere para tales requerimientos que demandan una alta especialización, quienes ejercemos el oficio de pensar estamos atónitos ante este accionar depredaror de las instituciones del Estado mexicano.

De ahí la trascendencia de la próxima reunión de la Copecol que se llevará a cabo en la entidad, los diputados de todos los congresos locales no solo van a discutir y analizar el impacto de las reformas del presidente López Obrador, sino que se espera que se actúe en consecuencia, con una declaración pública como voz autorizada de los ciudadanos representados en los legislativos locales.

¿Y LOS PARTIDOS POLÍTICOS..?

Ha trascendido que algunos gobernadores, junto a los líderes de los partidos PAN, PRD y MC han estado haciendo reuniones para encontrar mecanismos de acción política que se conviertan en una verdadero contrapeso del omnímodo poder presidencial que está siendo desplegado sin oposiciones por parte del AMLO.

Se busca, la vigencia de un Estado de derecho, en dónde estén vigentes los contrapesos constitucionales, dado el diseño del gobierno mexicano, en el cual uno solo de los poderes –en este caso el ejecutivo-  no puede avasallar a los otros, el legislativo y el judicial, de ahí la trascendencia de las acciones que los diputados de los congreso locales afiliados a la Copecol, pudiesen desarrollar en defensa del modelo político mexicano.

El populismo desplegado, es una mala receta, que ha probado su ineficacia en otras latitudes; y el PRI con su larga cauda de arrepentimientos no es ahora contrapeso alguno, dada la lacayuna actitud que han asumido sus legisladores en el congreso federal; se requiere un nuevo diagnóstico de la realidad nacional, México no puede ser pasto de caprichos e incapacidades políticas de un gobierno que busca implantar un modelo de Estado populista propio de los años sesenta del siglo pasado.

Somos una sociedad moderna; el Estado mexicano tiene compromisos internacionales, nuestro papel en la comunidad internacional reclama oficio político y altura de miras; llamar a todas las oposiciones “conservadores” y considerar delito la “etapa neoliberal” es una descomunal inconsecuencia política, no debemos asumir una actitud complaciente ante los desfiguros del poder presidencial.

Son condiciones inéditas, empero, existe en el país, suficiente inteligencia y valor para construír una sólida oposición a un gobierno que quiere desmantelar no solo los organismos autónomos del Estado, sino la parte medular del modelo político mexicano.

Estamos a tiempo, y esperemos que los diputados de los congresos locales hagan lo que les corresponde en este tiempo de zopilotes…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido