LA CONFESIÓN DE VEYTIA

Luis Ignacio Palacios 06/01/2019 Comentarios
LA CONFESIÓN DE VEYTIA

Finalmente, llegó el descenlace, lo que pudiéramos denominar un “procedimiento abreviado” ante la corte de New York, Edgar Veytia, el ex fiscal general del anterior gobierno del Estado de Nayarit, se declara culpable de lenes delitos, que son emblemáticos para el singular sistema judicial penal norteamericano; la obviedad del acuerdo entre la defensa y la fiscalía implica el resolutivo que la jueza dictará en el mes de abril, es posible que la sentencia sea de 10 años o menos, falta conocer la “declaración de bienes jurada” que tiene que hacer el güero, pretenden confiscarle la nada despreciable cantidad de 250 millones de dólares.

Que no existe proporcionalidad, dada la cantidad nimia de las sustancias que dicen ayudó a introducir ilegalmente en territorio gringo.

Cuando fue detenido EdgarVeytia, me preguntaron mi opinión como Abogado; y dije que, conociendo al ex fiscal, dado su talante, si la acusación de la fiscalía estaba con testigos protegidos y sostenida con alfileres, se iba ir a juicio; y si por el contrario había medios de prueba que lo comprometieran iría a buscar un acuerdo con los fiscales; sucedió lo segundo, de once delitos que inicialmente le acusaron, le quedaron uno o dos, lo que le permitió llegar al acuerdo judicial.

EFECTOS LOCALES

Empero, los efectos de esta confesión de culpabilidad, le implica a Edgar, que el gobierno de Nayarit, puede con tales constancias judiciales, iniciar el procedimiento conforme a su ley orgánica, para revocarle el Fiat de Notario Público que Roberto Sandoval, siendo gobernador le asignó, previo acuerdo favorable del ubicuo Colegio de Notarios de Nayarit.

Y también, ya con el gobierno mesiánico de AMLO, cuando ya se tenga el “fiscal carnal” es posible que se pueda instrumentar una carpeta de investigación en contra del ex gobernador Roberto Sandoval, puesto que, los delitos que aceptó participar en su comisión, se originaron en Nayarit; hemos de ver, si este asunto, es tratado con la misma superficialidad con la que han tratado a los emisarios del pasado, que de facto les ha entregado una amnistía, puesto que dijo el Mesías que “no busca chivos expiatorios”.

El tinte mediático ha sido como se esperaba al conocer la noticia de la confesión de culpabilidad del ex fiscal ante la corte de New York; un caso que será emblemático durante mucho tiempo; y hemos de atender a la etiología del cómo un personaje limitado culturalmente supo ascender en el entramado gubernamental, e imponer su singular estilo de accionar, merced a los factores estructurales políticos, sociales y administrativos del gobierno de Roberto Sandoval.

Conociendo el grado de meticulosidad con que actuaba Roberto, que no se movía una hoja de papel sin su consentimiento, es lógico que se explore esa vertiente de su gobierno, para confirmar o desechar toda la leyenda negra que surgió en este caso, que desembocó entre otras cosas, en el homicidio de su cercano familiar y una inopinada intrusión del comando de exterminio de élite de la SEMAR que vino a demostrarnos que sí saben utilizar los helicópteros artillados.

Explorar el sub mundo de la delincuencia organizada y su mimetismo con las instituciones gubernamentales, siempre produce sorpresas, y exageraciones como las que se están conociendo en el juicio que se sigue en otra corte de la misma urbe de hierro en contra del Joaquín Guzmán, a quien el gobierno gringo por medio de su persona, pretende establecer que el gobierno de México es un “narco estado”; curioso que aparecen todos los cómplices mexicanos y en absoluto se han mencionado a sus colaboradores gringos, empezando con la Border Patrol, los Sherif´s y los agentes aduanales.

Este tipo de sociedad, no la queremos; es un problema conocer a cabalidad la etiología multifactorial de la criminalidad no solo en nuestro país, sino en toda sociedad, de cualquier latitud del mundo caótico que hoy tenemos.

Sin duda alguna, seguirán las sorpresas…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido