RENOVACIÓN EN EL PODER JUDICIAL

Luis Ignacio Palacios 30/10/2018 Comentarios
RENOVACIÓN EN EL PODER JUDICIAL

La presidencia del TSJ y del CEJ  con el magistrado Ismael González Parra, ha tomado un nuevo rumbo, consensado con la mayoría de los magistrados, se hizo una adecuación de las salas colegiadas, unitarias y la mixta, esta restructuración se mantendrá hasta el mes de septiembre del 2019 en que terminan su periodo el talentoso magistrado José Ramón Marmolejo y Raúl Gutiérrez Agüero.

Y es cuando el gobernador Toño Echevarría García, tiene la primera oportunidad para designar a los magistrados de su filia política; y desde ahora, pese a la desgracia de decenas de miles de nayaritas de la zona norte, andan de acelerados personajes de pésima reputación en pos de una suculenta magistratura que dura diez años con ingresos superiores a los cien mil pesos mensuales.

Lo expectativa del nombramiento implica que uno de estos dos nuevos magistrados, será electo presidente del Tribunal y del Concejo de la judicatura, a menos que se dé la singularidad de la reelección de Ismael González.

Posteriormente, en el mes de diciembre del año próximo, salen toda la horneada restante de nueve magistrados que fueron designados por el sátrapa gobernador ney gonzález: Pedro Antonio Enríquez, Rafael Pérez Cárdenas, José Miguel Madero, Pedro Álvarez, Adrián Rodríguez, Thoth Aldrin Lomelí, Rafael González Momita, Ana Isabel Velazco y el ahora presidente Ismael González Parra.

En este mismo mes de diciembre, es cuando vence la vacatio legis de la última reforma constitucional que implica que el gobernador Toño Echevarría solo va a designar cinco magistrados, para integrar con trece el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Nayarit.

Quedando la correlación de fuerzas a favor del gobernador en turno, siete propios y seis emisarios del pasado reciente, designados por el gobernante anterior: Rocío Esther, Miguel Ahumada, Javier Rivera, Zaira Rivera, José Alfredo Becerra y Arturo Herrera, que concluyen su periodo en el 2025.

En la primera sala penal, apenas ayer con sus nuevos integrantes Miguel Ahumada, José Alfredo Becerra y Raúl Gutiérrez, resolvieron más de treinta procedimientos penales en apelación, y de nueva cuenta vemos la incidencia de los delitos que son el flagelo de la sociedad actual, el robo calificado, que junto a los casos de narco menudeo, son los delitos que ocupan la mayor expresión delincuencial en la entidad.

Lo notable de estos resolutivos, en que los expedientes en trámite para substanciar sus apelaciones, fueron returnados a los nuevos integrantes de las salas y como otras cuestiones administrativas, las decisiones han sido colegiadas, bajo la atingencia del magistrado presidente Ismael González Parra.

El poder judicial, salvo la cara compungida de algunos impresentables por su accidentado pasado, ha retomado su marcha institucional, con el sereno entusiasmo del presidente de mejorar de manera integral todas las cuestiones financieras y administrativas al interior de la institución.

Y hacia el foro, asumiendo con la más alta responsabilidad que ello implica, ante la gravedad de las circunstancias socio políticas que prevalecen en la sociedad; la administración de justicia, es quizás, una de las actividades más delicadas que el Estado debe prodigar a la sociedad, de manera pulcra, puntual y sin dilaciones.

Bajo la conducción del togado González Parra, el poder judicial ha retomado su rumbo institucional en una sana sinergia con el poder ejecutivo; esperemos que esta condición se refleje en la próxima ley de egresos que les aprueben los diputados en el mes de diciembre.

Esperemos…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido