JORGE BENITO

Luis Ignacio Palacios 05/10/2018 Comentarios

Al conocer la designación que hizo el gobernador Antonio Echevarría García, para hacerse cargo de la Secretaría de Seguridad Pública del gobierno que preside, en la persona de Jorge Benito Rodríguez, de inmediato me vino la frase aquella de que «El hombre es, y su circunstancia..» creo que es de Ortega y Gasset; dado que nuestro amigo entra al relevo a una dependencia vilipendiada por la medianía e ineficacia mayúscula del señor Herrera Valles, defenestrado por el gobernante ante el clamor social de  su manifiesta incapacidad y el recrudecimiento de los hechos de violencia en la ciudad capital.

Jorge Benito, estuvo muchos años en la banca, se dedicó a la cría de ovinos primero y dado que le compraban muchos, puso un restaurante ahí por el Libramiento; fue un eficaz funcionario de readaptación social en dos órdenes de gobierno, tiene la edad y la suficiente experiencia; y sobre todo el conocimiento veraz de ese pantanoso territorio de la delincuencia organizada, cuya descomposición y recomposición es consustancial en este tiempo cruento que vivimos; la hidra de muchas cabezas que nunca dejan de surgir, pese a que le cercenen algunas.

Muchas pláticas he tenido con Jorge Benito, ahí en una mesa de su restaurante, esperando un conejo asado; con ese exquisito café que tienen, para confrontar ideas e información de la difícil condición que prevalece en el país con el auge de la delincuencia, ante los yerros e incapacidad del Estado mexicano por su contención.

Conoce la etiología del cómo se descompuso la estructura de inteligencia del gobierno federal, luego de los descomunales errores de estrategia en el gobierno de Vicente Fox, cuando parte de la cúpula de los militares se retiraron de los pactos que se mantenían de facto con los grandes capos de la droga en México; la revolución delincuencial tiene ya mas de diez años en México; y es un fenómeno multi factorial que los tres órdenes de gobierno tienen que enfrentar, sobre todo coordinados y con una estrategia acorde ante los oceánicos retos que ello implica.

Jorge Benito entre los atributos de su personalidad, tiene en suficiencia lo que llamamos «mano izquierda» para navegar en ese proceloso territorio que es el gabinete del gobierno de Toño Echevarría; y sin ambages es menester otorgarle el beneficio ya no le de la duda, sino de darle el tiempo necesario para armar la imperiosa política de disuasión que todo gobierno estatal debe tener para con los grupos delincuenciales, y esperar que con el nuevo gobierno federal a cargo del tabasqueño, funcione la difícil estrategia que ya ha anunciado.

Por lo pronto, Jorge Benito ya chingó; tuvo el benepláctio de la comentocracia local, y eso, no cualqueiera de los funcionarios lo logra…

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido