LA CRISIS DE LA ZONA ESTUARINA

Luis Ignacio Palacios 19/09/2018 Comentarios
LA CRISIS DE LA ZONA ESTUARINA

Ayer, el gobierno del Estado informa que se inicia la zafra de captura de camarón en las zonas estuarinas del litoral de la entidad; señala que se espera la captura de 4 mil toneladas; y como pocos de los actuales servidores del gabinete estatal no tienen la edad ni la cultura histórica, hemos de decirles que es un magro muy magro objetivo; en los años setentas del siglo pasado, sin granjas camaroneras Nayarit generaba por zafra, más de 12 doce mil toneladas del crustáceo.

El camarón de nuestro litoral, tiene un sabor peculiar, único, merced a la zona de su cultivo, del alimento primero de sus larvas y del medio estuarino en que crece; muchos investigadores estuvieron en esta zona, -la Laguna de Agua Brava que tiene más de 6 mil 600 kilómetros cuadrados- desde hace lustros para estudiar el porqué de su peculiaridad.

En el territorio nacional, salvo una pequeña parte de las costas de Tampico, Tamaulipas y otra en el sur de Sinaloa, no existe la confluencia de los ríos que vienen desde la sierra y que arrastran los nutrientes de esta tierra generosa, que viene a mezclarse con las bocas del mar que penetran a nuestro territorio, creando una zona única de nutrientes salobres que aunado a que la larva del camarón se alimenta primeramente de la lama que se produce en rededor de las plantas de mangle (ahora madera prohibida su comercialización), que al final hacen único el sabor del camarón.

En aquellos tiempos existía una cooperativa la “Única” de pescadores, aliados al gobierno en turno, y la enorme producción prohijaba el fenómeno denominado “contrabando” que no era tal, sino la comercialización del camarón por conductos ajenos a la cooperativa y sus secciones.

Millones de pesos se obtenían por la comercialización marginal; recuerdo a uno de los mayores “contrabandistas” de camarón que le apodaban “El pulpo” (antes de su apellido) que comenzó desde niño contrabandeando baldes de camarón verde, de la región de las haciendas a las changueras de Tuxpan; hasta llegar a contrabandear furgones de ferrocarril que rentaba para llevar su producto al norte del país.

Los “tapos” son los lugares cercados de mangle que impiden la salida del camarón de la zona estuarina, su ciclo natural hace que en ocasiones ya el camarón adulto, se salte el “tapo”, la declaratoria de veda y su levantamiento en ocasiones obedece a criterios estrechos de los burócratas de las dependencias de gobierno.

¿Por qué hoy se espera una zafra de una tercera parte de los que se producía hace unos treinta, veinticinco años..?

BUSCANDO EXPLICACIONES

Una de sus causas es la atomización de los productores, cuando era cooperativa única, se tenían férreos controles para la explotación de los “tapos”; cada sección tenía un número bien identificado de guías para su venta; las secciones se transformaron en cooperativas, no funcionó la federación, ni la planta comercializadora de Chilapa con millonaria inversión estatal y federal; el gobierno estatal, se desentendió del tema; surgieron las granjas camaroneras al por mayor y el deficiente mantenimiento de la zona estuarina, hizo que se azolvara, y por ende bajó la producción.

En su boletín de prensa el mandatario estatal destacó que sigue trabajando la draga que desde meses atrás desazolva los diferentes sistemas estuarinos del estado; esto, que bueno que ahora se lleva a cabo, empero, todo productor sabe que este ejercicio debió de hacerse de manera periódica.

Esta industria era una filón enorme de ingresos para los pobladores de las zonas productoras; empero recordemos el ciclo del dinero; durante meses los pescadores se endeudan con el tendero y el de la cantina; una vez iniciada la zafra, su captura la dividen en tres, una parte para la esposa y madre de familia que la vende (o ella misma es) a las changueras; otra para pagar al cantinero o al prestamista, y una tercera, es la que entrega a la cooperativa a la que pertenece.

La cultura agraria de dependencia de papá gobierno, y el carecer del perfil del emprendedor primario ha traído como resultado el agotamiento de las zonas estuarinas de producción de camarón; y si vemos que los últimos gobiernos el del sátrapa de la Mololoa y el enjuiciado Sandoval, no tuvieron la visión para mejorar la oficina de pesca, que contribuya con recursos y programas de educación compensatoria para iniciar el fin del paternalismo a este grupo de pescadores ribereños.

La explicación es obvia; primero debemos capacitar a los burócratas y gobernantes para que conozcan la magnitud del problema; el pescador seguirá igual de comodino…

De ahí el éxito de las granjas camaroneras, que son inversión privada; dinero público se ha metido en miles de millones y han fracasado sus granjas, no tienen el perfil de emprendedores y es consustancial la corrupción y el desvío de los recursos que le han proporcionado en cantidades industriales.

Este es el sino de la producción de camarón en Nayarit..

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido