HABRÁ PROBLEMAS EN LOS PODERES JUDICIALES

Luis Ignacio Palacios 04/09/2018 Comentarios

En la instalación del nuevo congreso federal, apreciamos una antinomia política en la conducta de los legisladores de MORENA, quienes con gritos, pancartas, interrupciones y provocaciones a la mesa directiva, se comportaron tal como si aún fuesen oposición; extraño, tienen pasión por la estridencia y la exageración en sus diagnósticos sobre el estado en que reciben este país.

Mario Delgado el coordinador de la amplia bancada de los hijos del presidente electo, señaló que entre otras trascendentes cuestiones que atañen a la vida pública de los órdenes de gobierno del país, van a proponer una disminución al presupuesto de egresos de los poderes judiciales de los Estados, al igual que como lo pretenden hacer con el descomunal presupuesto que ejerce el poder judicial de la federación que se rige conforme lo establece el CJF y la SCJN.

Esta anunciación pasó de noche en los integrantes de la comentocracia de los medios de impacto nacional, quizás por los distractores que fueron los dislates de los nuevos legisladores con sus ansias de protagonismo; sin embargo, desde este espacio tal cosa la consideramos como una suprema liviandad, porque debiera saber el flamante diputado que ellos no tienen competencia para legislar sobre los poderes judiciales de las entidades federativas.

Muy distinto este discurso al que disertó la secretaria de gobernación en ciernes, la ex ministra de la SCJN Olga Sánchez Cordero, quién estuvo este fin de semana en la sesión plenaria de la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia de los Estados Unidos Mexicanos CONATRIB, realizada en Zapopan, quien a puerta cerrada les dijo a los presidentes de los poderes judiciales locales que espera encontrar mecanismos alternos para resolver la endémica condición de ser dependientes de los gobernadores de los Estados, quienes son los que disciernen el monto de sus presupuestos.

Con las señales políticas que envía el gobierno electo, en cuestiones trascendentes como la administración de justicia en el país, que son contradictorias y estridentes contra el boato que tienen los ministros de la SCJN, se debe apreciar la dimensión exacta de la realidad de los TSJ estatales, si bien algunos gobernadores –que son la excepción- son los suficientemente inteligentes para entender la descomunal importancia que el poder judicial tiene y debe contar con un presupuesto a la altura de sus necesidades, la inmensa mayoría los tienen en déficit.

En estos momentos en que se construyen las bases de un gobierno austero que quiere acotar presupuesto, es menester que los legisladores federales hagan lo propio, no sólo posen para la foto en la sesión de congreso general y realicen una adecuada sinergia con el gobernador del Estado Antonio Echevarría García, para evitar desaguisados de este tipo que anuncia Mario Delgado; y esta circunstancia es la que requiere de hombres preparados que sepan llevar bien el mensaje del gobierno de Nayarit.

Esta condición, es un buen pretexto para desazolvar las relaciones del gobernador Toño Echevarría con el poder judicial, que tiene el cierre del segundo periodo de su magistrado presidente Pedro Antonio Enríquez, y la innegable opción de señalar quién será su sucesor. O el que diga Daniel Saucedo.

Digo…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido