NARRO, DROGAS; LA BATALLA DIARIA

Luis Ignacio Palacios 09/08/2018 Comentarios
NARRO, DROGAS; LA BATALLA DIARIA

Con la parafernalia propia de este tipo de eventos; ayer el gobierno del Estado tuvo la visita del secretario de salud del gobierno de la república, el doctor Jesús Narro Robles, vino a inaugurar la Unidad de investigación científica en adicciones; por su parte, el gobernador Toño Echevarría García aprovechó el viaje para instalar el Concejo Estatal de Salud; son las respuestas del Estado mexicano a un problema mayúsculo que tenemos en la entidad.

El consumo de drogas, marihuana, metanfetaminas y alcaloides desde hace lustros han tomado carta de residencia en nuestra población, tomo la información de dos fuentes, la que hoy se filtró en el acto del doctor Narro; y la que se conoció una vez que el fiscal general Petronilo Díaz Ponce, recompuso la relación truncada con la USAID.

Somos una población mayor de un millón de habitantes; los datos nos indican que en edades tempranas, 13 años a 65, ha sido habitual el consumo en todo el estrato de la sociedad, comienzan con marihuana y terminan con cocaína; y en medio hay un enorme mercado de la metanfetamina conocida como “piedra” que flagela a estamentos bajos, trabajadores, estudiantes y población flotante sin oficio alguno.

¿Los números..? son espeluznantes..! si se registran de 100 mil a 150 dosis de consumo diario o cada dos días, estamos hablando que los narcoadictos son alrededor del 15% de la población; y si se le pone un promedio de costo de las dosis de 50 pesos, dado que la oferta ya abarató las dosis de medio gramo; las ganancias nos indican de manera conservadora que el mercado de las drogas en Nayarit genera 150 millones de pesos mensuales.

En la UAN, con 25 mil estudiantes, trabajadores y catedráticos, se tienen más de 2 mil adictos, entre profesores, trabajadores y estudiantes; con ese mercado cautivo, se generan más de 3 millones de pesos mensuales, de ahí el estercolero de su suministro, pleitos y demás que los universitarios conocen.

El gobierno ataca la demanda, y muy poco la oferta; la unidad de investigación científica en adicciones, es parte de programas para explicar el origen de los vectores sociales que generan la fármaco dependencia; hacen trabajo de gabinete, no son operadores que combatan las causas primigenias del problema; no se ocupa mucha ciencia para colegir que en barrios marginales, jóvenes desclasados, sin educación ni trabajo estable, son la carne de cañón para el consumo y después para ser cooptados por los grupos delincuenciales.

Claro que es importante que tengamos este centro de investigación en la entidad; empero, ante la magnitud del problema que es multifactorial, requerimos de un gobierno estatal fuerte, con recursos para combatir a los carteles, con una eficiente secretaría de seguridad pública, y 20 policías municipales que no estén contaminadas por la delincuencia, y que el sistema de procuración y administración de justicia, avance en su profesionalización para enfrentar los retos que esto implica.

Mientras tanto, el territorio de Nayarit seguirá siendo escenario de enfrentamientos entre los del norte que vienen a la compra de producto y los del sur que buscan imponerse a los grupos locales que siguen produciendo y acreditando que son excelentes “cocineros” para la mentanfetamina.

Los ejes del combate son educación, buen gobierno, recursos para instalar centros de integración juvenil en barriadas marginales; promover más y mejores fuentes de trabajo; sin duda es dura la realidad que enfrenta el gobierno de Toño Echevarría, a la que se tiene que enfrentar en tiempos de astringencia económica.

No hay de otra, mientras el nuevo gobierno de AMLO le encuentra la cuadratura al círculo con esa discutidísima propuesta de darle amnistía a una parte de los delincuentes que son ya un verdadero flagelo para el país.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido