POLÍTICAMENTE INCORRECTO

Luis Ignacio Palacios 01/11/2017 Comentarios
POLÍTICAMENTE INCORRECTO

“Fue una actitud, prepotente, autoritaria, deliberada y sin respeto a las normas que rigen el sistema de salud” así me describen –los que saben del tema- la inopinada resolución del novel gobernador Toño Echevarría, al destituír al director del hospital de Santiago Ixcuintla, recién nombrado por el secretario del ramo de su entrante gobierno; al galeno Roberto Trujillo, santiagueño de pura cepa, hijo de nuestro viejo amigo ido.

Los argumentos esgrimidos, son sibilinos, quizás el gobernador desconoce que no tiene facultades para renunciar a un director de hospital del sistema estatal, es la junta de gobierno quienes tienen dicha atribución.

La zona de desastre del viejo hospital de Santiago, es la herencia perversa de algo mal hecho que hizo el gobierno de su padre Antonio en su momento; no construyeron la edificación conforme  a las normas; llega el gobierno del sátrapa y dice que invierte más de 50 millones de pesos que obtiene de la federación en la rehabilitación del hospital, el dinero se esfuma; Ney González corrompe todo el sistema de salud y la edificación de dicho hospital sigue igual.

El gobierno de Roberto, hace lo propio, invierte en una supuesta rehabilitación y en una auditoría que hace una empresa especializada en la  construcción de hospitales, cuyo resultado es contundente, ésa parte del viejo hospital, no satisface las normas y no se debe de utilizar, y en la inercia del problema, no se ocupa y se deja a la buena de Dios.

Nayarit, en su sistema de salud, incumple con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud OMS, que señala que se debe tener una cama hospitalaria –con servicios- por cada 1000 habitantes, tan solo en Tepic, tenemos déficit; estamos así, ya para recibir a los Médicos sin Fronteras, que vengan y pongan carpas hospitalarias en el parque de la Loma para atender los cientos de pacientes que están en los pasillos del hospital general, del ISSSTE y del IMSS.

El sistema de salud de Nayarit es un caos, y el gobernador desconoce la realidad del problema que es estructural.

Es un problema endémico del poder, que le ha apostado desde que los panistas llegaron al gobierno a la atención hospitalaria privada, no fortaleciendo el sector salud del gobierno mexicano; lejos están los tiempos en que la clase política se atendía en el 20 de noviembre, ahora puro ABC en la CdMx y Puerta de Hierro en lo local. No se le ha invertido lo que requiere todo sistema de salud estatal.

DESCONOCER EL PASADO

En Santiago Ixcuintla muy lejos está el ejemplo del Dr. Rodrigo Sánchez Pillot, cuya estatua está en la tierra de los mayores del excitado gobernador; quién en los años cincuentas del siglo pasado, hizo un apostolado junto al Dr. Schulte y el Dr. Ledezma en pro de ese viejo hospital.

El Dr. Roberto Trujillo, tenía un mes de ser nombrado director; andaba haciendo su chamba, buscando la regularización de las normas para el funcionamiento del hospital de Santiago Ixc. que inexplicablemente permanecía en la irregularidad por más de un sexenio.

Empero, el novel gobernador justiciero, atacó la parte más débil de su administración con un juego mediático perverso y al estilo Comonfort, atacándose a su mismo gobierno, sin cubrir el expediente de las normas de la junta de gobierno.

Si en el gobierno de Antonio –su padre- hubo sospechosas irregularidades en la construcción de ésa área del hospital, ahora su hijo inopiadamente hace desfiguros autoritarios, al margen de la norma y en la búsqueda de vacuos reconocimientos de la hegemonía del poder estatal.

Se ha desdeñado temas de alto impacto social, que no enfrenta su gobierno adecuadamente, el epítome es la densidad delincuencial que padecemos.

Si esa será la marca del cuatrienio, que diosito nos agarre confesados…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido