POLO.., LA INVESTIDURA..!

Luis Ignacio Palacios 28/08/2017 Comentarios

¿En qué momento el político opositor, contestatario, cuando asciende al poder, se transforma en político institucional..? ¿Es políticamente correcto utilizar la instalación de la XXXII legislatura para sentar las bases de una contienda política con el gobernante que ya se va..?

Dicen otros políticos, de primer nivel, que el diputado Polo Domínguez actuó como presidente…, de la comisión de la verdad..! ese singular instrumento que no ha recibido el respaldo de los partidos que integraron la alianza electoral triunfadora, merced a que en su seno, se aprecia el evidente oportunismo de al menos un par de pillastres que mienten descaradamente en la validez de sus reclamos en contra del ex fiscal Edgar Veytia y del gobernador Roberto Sandoval.

Polo se fue por la vertiente del duro discurso de una oposición que no se percató que en la tribuna del congreso, tenía que hablar como depositario de uno de los tres poderes del Estado; sin embargo, habló con el lenguaje de una facción, típica argumentación perrediana, cuyos genuinos representantes no tienen el respeto por la formalidad que implica la investidura de los poderes estatales.

Y algo singular, la famosa comisión de la verdad, ha llevado al congreso y a sus minorías que lo gobiernan, a un escenario pantanoso; en primer lugar, en las atribuciones del legislativo no se encuentran la de ser agentes de ministerio público, se erigen como tribunal inquisitorio en contra de dos funcionarios, que pese a su mala prensa, tienen derechos constitucionales, el linchamiento mediático del que han sido objeto, con dudas mayúsculas sobre sus datos de prueba, les posibilita acciones en contra de estos Torquemadas.

Polo, entiendo que trae la sangre caliente en contra del aún gobernador, que lo estuvo jorobando durante sus años como edil de nuestra ciudad capital; a la distancia, se aprecia que llevó el nivel de las indefiniciones en su capacidad de respuesta al dejar pasar, que el tiempo arreglara las cosas; no se supo defender, el faltaron asesores para dilucidar que pelear contra un gobernador tan lineal en sus proyectivas era relativamente fácil.

Nunca vió las falacias que Ney hizo para contrarrestar al gobierno de Antonio.

Ahora, como diputado presidente, y en espera de la candidatura al Senado por la vía de la RP en donde lo ubicarán en primer lugar de la lista por esta circunscripción, deja de lado que al llegar al poder, implica un escenario superior de responsabilidades públicas, que son diferentes a la naturaleza de la lucha política.

Bien valdría una reflexión superior en Polo, para discernir que el sistema político mexicano, tiene aún formalidades que deben respetarse; no se puede llegar al poder público para utilizarlo como instrumento de lucha jurídica para destruir al gobernante y a su administración que fenece.

DIFERENCIAS

La comisión de la verdad, con la escasa inteligencia que le han dado sus proyecciones y linchamientos mediáticos, confunde las personas con las instituciones; para ellos, todo lo que huela a la administración de Sandoval y de Veytia en la fiscalía, todo está podrido; no valen las obras públicas por que en su construcción existe sobre precios, corrupción con los contratos y diezmos.

Pero una cosa que se debe investigar adecuadamente, es el manejo de los recursos públicos, su aplicación debida y las constancias que de ello tienen; en cambio, otra muy diferente es, la conducta personal del gobernante y de su familia; sí, pero hacerlo con los instrumentos debidos, en el marco de derecho.

Polo y gente que le acompaña, debe saber que radicalizados y presurosos no van a lograr nada; deben serenarse, actuar con inteligencia y talento, deben de conocer a fondo los intersticios del esquema jurídico transexenal que deja Roberto Sandoval, y estructurar su modelo de contra reforma de manera racional, al fin y al cabo ya tienen los votos de los esquiroles diputados del Pri, que les aseguran la mayoría calificada para reformar la carta local.

En qué cabeza cabe pensar en el “Lobo” Valenzuela para ser designado fiscal general; un egresado de la Unidad Académica de Derecho de la UAN desde hace añales, que nunca en su vida ha litigado, que nunca ha redactado una demanda de amparo, ni se ha enfrentado a policías o agentes del MP extorsionadores; que no conoce el sistema de procuración de justicia, ni la densa doctrina que anima al nuevo sistema de justicia penal de corte acusatorio y oral.

En eso deben estar pensando y preocuparse los señores diputados de la primera minoría qué mensaje le darán a la sociedad con un desaliñado huarchudo como fiscal general, a quién no se le conocen luces intelectuales ni talento alguno como letrado.

Temperanza, talento y entender que la política, es la más importante de las profesiones, pues ellos, los políticos que llegan al poder, conducen pueblos, y tienen obligación de promover el bién común; las venganzas Polo, desde el poder público, distraen de los fines superiores del ejercicio del poder.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido