LA HAZAÑA; SECTOR SALUD

Luis Ignacio Palacios 24/07/2017 Comentarios

Las herencias son malditas, sin duda, lo saben los gobernadores cuando se van, y con toda mala fe, con perversión inaudita, meten trabajadores de más a dependencias que deben de contar con la anuencia de la secretaría correspondiente del gobierno federal; es el imperativo de los convenios, empero, les vale madre al que se va, y en esto, en el cierre del gobierno de Roberto Sandoval, le ha mantenido asfixiado en el sector salud, pese a ello, han salido avante, sobre todo en los dos últimos años.

Para la flaca memoria de los agoreros del desastre; recordemos, el gobierno de Antonio Echevarría Domínguez, al final de su sexenio dejó 600 trabajadores en la secretaría de salud, no respaldados por el gobierno federal; al siguiente gobernante, que le tocó la época de las vacas gordas con los excedentes petroleros, y sin respeto alguno a las formas, gastando dinero a manos llenas, rompiendo los esquemas deja 1779 nuevos empleados en la secretaría de salud, a los que llama “homologados” eufemismo que indica que no fueron formalizados por el gobierno federal.

Los anteriores secretarios de salud estatal, se dedicaron a administrar el desastre que heredaron y no aportaron nada a la estructura de los servicios a su cargo; con la llegada del doctor Jesús Pavel Plata Jarero, con su consustancial bonhomía, haciendo buenas migas con el doctor José Narro, ha logrado que el gobierno de Roberto Sandoval haga lo impensable, regularizar una buena parte de todo este personal de más de dos mil gentes que inopinadamente le dejaron los gobiernos anteriores.

Primero fueron 300 que “formalizaron” a la nómina reconocida por las oficinas centrales, luego otros 300 y posteriormente otros cien, con un esquema de pagos ya formales del 70% del gobierno federal y 30% de los recursos propios del Estado; sin embargo, prevalece aún un asunto de financiación estatal que se quedó entrampado, merced al esquema de aportaciones estatales para el seguro popular.

Con el crecimiento de los afiliados a este sistema, el gobierno de la república exigió la aportación de 100 millones de pesos al estatal, para que se incrementara el seguro popular con 400 millones que aporta la federación; y por esas cuestiones de la ingeniería financiera, se etiquetaron los recursos al respecto y ahora tienen Mario Pacheco y Orlando Jiménez, un déficit para la secretaría que tiene en sus manos Pavel Plata Jarero; déficit que el gobernador está luchando por cerrar su gobierno de manera adecuada.

Ése es el problema que subyace cada quincena para pagar la nómina de la secretaría de salud, que les saca canas verdes a Pavel y Orlando, con el solidario sufrimiento de Mario Pacheco; puesto que, quien determina tales movimientos es el gobernador Roberto Sandoval, ahora sujeto al fuego mediático del gobierno central que lo quiere convertir en una inverosímil versión cora de Javier Duarte.

HOSPITAL DE LA MUJER

El doctor Plata Jarero, le llevó a su par del gobierno federal una serie de estudios y estadísticas que permitieron el discernimiento de que para Nayarit era procedente la inversión del gobierno de la república de un nuevo hospital ahora especializado en los flagelos que sufre la mujer en la entidad.

Hacía más de 45 años que no se construye un hospital en Nayarit; el titular de la secretaría de salud, puede sentirse satisfecho de haber contribuido a la administración de su jefe Roberto Sandoval, que con su activo protagonismo se pudo traer esta trascendental inversión hospitalaria para la entidad.

Y para abonar a la transparencia, estos recursos que obtuvo Pavel, se manejan mediante un fideicomiso que implementó el gobierno federal, ni un solo peso de esta inversión maneja el gobierno estatal, solo de esta manera Roberto Sandoval puede afirmar que su gobierno está cumpliendo con las normas de la aplicación de los recursos federales en esta área tan sensible de la población que gobierna; solo los obtusos e irredentos contestatarios pueden difamar sobre el cierre de su administración de que se está cometiendo un latrocinio con los recursos a su cargo.

Es un hospital de primer nivel, que responde a las necesidades ingentes de este sector de la población tan lacerado por los padecimientos de la sociedad actual; mucho se puede decir al respecto, sobre el espectro de las atenciones que va a prodigar a nuestras mujeres, empero, este hospital se termina de construir hasta el mes de octubre o noviembre, ya con el nuevo gobierno; es de esperarse que le dé continuidad al proyecto y este pueda inaugurarse conforme a su programación.

Y aunque no esté presente el doctor Jesús Pavel Plata Jarero, ahí quedará para siempre su trascendental participación en el gobierno de Roberto Sandoval que hicieron lo que estuvo a su alcance para dotar a la sociedad nayarita, de mejores instrumentos para el cuidado de la salud de la mujer nayarita.

Y mientras tanto, cada vez que lleguen las tres quincenas que quedan por pagar en este gobierno, andarán con el Jesús en la boca, Mario Pacheco, Orlando Jiménez y Pavel Plata, para cubrir los salarios a un personal que demanda sin ambages su pago, emisarios de un pasado oprobioso que no se atrevieron a despedir; y ahora que tienen el brete de las determinaciones de la ASF sobre centenas de dicho personal que no cubre los perfiles para los que fueron contratados.

Consecuencia pues, de la mala política de gobernantes aldeanos, obtusos que le dieron en la madre a la administración pública; y ahí siguen impunes…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido