VEYTIA

Luis Ignacio Palacios 30/03/2017 Comentarios

Siendo secretario de seguridad municipal, conocí a Edgar Veytia; me fui a quejar que un agente municipal se metió al estacionamiento de un restaurante a quitarme una placa porque me di vuelta de manera indebida; me llamó la atención su dicho sobre “¿qué puedes esperar de gente que le pagas 7 mil pesos..? no le puedes exigir a la gente que se comporte de otra manera, si con trabajo terminaron la primaria..”

A partir de entonces, nos reuníamos de vez en cuando para intercambiar tópicos sobre la inminente postulación de su jefe Roberto Sandoval; ya en la Procuraduría, durante el primer lapso de este gobierno, el mismo encabezaba los operativos contra los grupos delincuenciales que asolaban la entidad, una labor titánica, que a la postre fue exitosa, a sangre y fuego se pacificó la entidad, los nayaritas tuvimos el clima de paz y de seguridad pública que requiere toda sociedad.

En una ocasión, estando en el despacho del fiscal el joven comandante Maldonado, titular de la Policía Nayarit, les dije a ambos, ahora el problema que van a tener es el controlar a su policía, que no se excedan en ningún aspecto.

Veytia le dijo Maldonado “dile cómo lo controlas..” y el aludido me narró que en una revisión de rutina encontró que uno de sus elementos había consumido enervantes, lo dieron de baja de inmediato y le quitaron la casa que recién le habían otorgado.

Una política férrea, controlar a hombres bragados, para mantenerlos en bajo perfil; para ello se requiere un carácter como el que tiene el güero; que tuvo sus avatares en el momento en que se implementó el Nuevo sistema de justicia penal; dada su naturaleza, esta corriente se basa en las tesis garantistas, que en la práctica algunos estudiosos lo definen como “hipergarantismo” y que, en la interpretación híbrida que hicieron en la fiscalía general, les ha dado el tono de su práctica actual.

Estando en los prolegómenos del NSJP, Veytia me recibía para platicar sobre sus proyectos y en más de una ocasión discutimos sobre las cuestiones que se iban a implementar, discusiones en buena lid, me escuchaba, captaba de inmediato mis tesis, pero siempre la daba vueltas a las cosas para tratar de imponer su punto de vista; alguien de su equipo le había propuesto la creación de una figura típica penal a resultas de incumplimiento de las medidas alternas.

Le dije que no era procedente, que ni se atreviera ponerla en el proyecto de ley porque se la tumbaban en el congreso por inconsecuente; el Güero enfático machacaba diciéndome que era un mecanismo de seguridad jurídica para las víctimas, a lo que le contesté “mira Güero, Güero, tu eres un buen cuico, pero no se te da el racionalismo jurídico..” de inmediato me arrepentí del dicho, pero Veytia aguantó vara, al final, no metieron ese mamotreto jurídico.

LA DESGRACIA

Se le han denominado “poderes fácticos” que intervienen en todas las elecciones de los estados, hay una corriente en los cárteles de las drogas para recomponer su modus operandi, sabedores que un clima de violencia es perjudicial para sus intereses, buscan los convenios que les mantengan sus rutas o zonas de cultivo.

En Nayarit todo mundo sabe menos la policía federal que en la sierra es un filón importante de goma de opio; que el tráfico hormiga a la USA es el motor de la economía de la región; el gobierno del Estado de una manera u otra, supo contener a los grupos que desde Sinaloa y de Jalisco, buscan penetrar a nuestro territorio; y el artífice de esta clima de contención lo fue Edgar Veytia.

Los únicos negocios extras a su chamba que le conocí, era la renta de autobuses para las concentraciones gubernamentales o del PRI; el Güero es un rico empresario de las concesiones que desde el gobierno de Antonio tiene; y en este tema, era generoso en grado extremo, para grupos de estudiantes, o de monjas, no solo les prestaba el autobús, sino que ponía el chofer y la gasolina.

El delito que se le acusa, por el que fue detenido es “conspiración” para introducir droga a la Unión Americana; y dadas las peculiaridades del sistema penal gringo, éste delito se puede configurar desde el simple dicho de un tirador al señalar a Veytia como su protector; o con elementos de convicción que acrediten la conducta típica. No lo sabemos, apenas se inicia la causa penal, pero es menester reparar en ello, se le acusa de conspirar para introducir droga, no se le acusa de haberla introducido.

La condena mediática ya se dio, Edgar Veytia es la persona mas vilipendiada de todo México, sin habérsele probado el delito por el cual se le acusa; en lo particular, dudo mucho que el Güero haya sucumbido a las seducciones de instrumentar un cargamento de enervantes para llevarlo a NY, es un hombre inteligente para muchas cosas, empero con tamañas amistades peligrosas todo puede suceder, hasta el hecho de ofrecerlo como moneda de cambio.

Mal muy mal, que el clima público lo condene, que se exagere la naturaleza de la imputación y todos a los cuales generosamente ayudó hoy traicionen su persona, estoy cierto que de esta imputación saldrá bien librado; le deseamos fortaleza y temperanza a nuestro amigo.

“Pobre juez de la vida, quien antes no ha sido reo”

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido