EL REGRESO DE GIANNI

Luis Ignacio Palacios 05/12/2016 Comentarios

Me dicen los enterados, que estuvo renuente, que incluso alargó la obsecuente orden de su amigo hasta que pudiera cobrar los estipendios de diciembre y el famoso bono secreto que se endilgan cada año los diputados federales; y helo aquí, Gianni Ramírez, el funcionario estrella de Roberto Sandoval ha regresado para terminar lo que sus empleados que dejó a cargo no pudieron llevar a cabo en el cierre trascendente del sexenio que quiere hacer el gobernante.

El empresario enriquecido -a la vera de los recursos públicos- con incierto futuro político regresó para ser el constructor del nuevo Nayarit que dejará Roberto en unos meses al término de su sexenio; en verdad es un caso atípico en la administración pública; pocas personas dejan la comodidad de una diputación federal al cierre de una administración, para venirse a la talacha ante la inminencia de aplicaciones de observaciones por parte de la ASF en la secretaría de Obras Públicas.

El gobernador habló de millonarios recursos que pueden regresarse a la federación por la inaplicación del convenio que fuera suscrito; hace poco tiempo, parte de los negocios que hacen los gobernantes, radicaba en el hecho de que tales millonarios recursos, se ponían en mesa de dinero en banco alguno y al final, a las prisas los aplicaban, quedando incluso algunos como “rendimientos” que se iban a la bolsa estatal.

Ahora, se han modificado las reglas de operación, dinero que en tiempo y forma no se ejerce, se tiene que regresar con la consiguiente observación de la ASF por la inepcia de su manejo y la irresponsabilidad en la evaluación del desempeño; de ahí el porqué es explicable la urgencia de Roberto Sandoval, regresa a Gianni y le exige que en tiempo récord reordene el desorden financiero y operacional de la obra pública de fin del sexenio, con obras emblemáticas que tienen que entregar antes de que finalice la administración.

Disfunciones, inercias del pasado reciente, por señalar un ejemplo, la carretera Tepic-San Blas, que ya ha sido licitada tres veces, desviado sus recursos en dos ocasiones, sigue como promesa vacua de los gobiernos federal y estatal con un retraso de seis años; y sin embargo por esas condicionantes de los arreglos políticos transexenales, no existe un solo responsable de la dilapidación de los recursos que debieron aplicarse en esta rúa.

Esta es parte de la tarea que Ramírez debe concluir en tiempo y forma; en la confirmación de su capacidad de operar y ser eficiente en lo suyo.

EL COROLARIO POLÍTICO ELECTORAL

El principio, hubo varios trascendidos del círculo rojo del gobernante, la presencia de Gianni era para ponerle piedritas al candidato del fiscal de hierro a la presidencia municipal por parte del Pri; Saldate, el supuesto pre candidato “amarrado” se vio sorprendido y se cobijó en su protector, ha tenido la vía libre para posicionarse, dado que as oposiciones, enfrascados en el pleito por la gubernatura han dejado de lado estas posiciones.

Otros, más optimistas, aducen que Gianni Ramírez solo estará unos cuantos meses para recuperar presencia y será la carta fuerte de Roberto ante el CEN del PRI a la hora de nominar el candidato a sucederle, dado el distanciamiento ostensible que el bloque del poder tiene con Manuel Cota, el político mejor posicionado para asumir esta candidatura en el tricolor.

Empero, ni una cosa ni otra pareciera que sucederá, Gianni no será candidato a edil ni a gobernador; sus activos no le dan para tanto; y salvo que ocurra una catástrofe, Manuel Cota será el candidato a gobernador y Saldate a presidente municipal, por inaudito que esto último suceda, merced a perfil simplón e inexperto del millonario permisionario de taxis.

Un gobierno como el de Roberto Sandoval, cerró sus expectativas de reproducirse, luego de la derrotas de mediados del sexenio; no supo, no pudo trabajar para levantar varias personalidades que le fueran atractivas al electorado y así, dejar sus enclaves transexenales; el manejo centralizado del poder en todas sus vertientes le determina esta inexorable condición, este gobierno morirá en sí mismo, no dejará sucesor alguno, salvo las dos o tres diputaciones que puedan ser viables y si acaso unas cuantas candidaturas a presidentes municipales de difícil concreción, como la de Bahía de Banderas, Jala y Tepic.

Si Gianni Ramírez puede cumplir la encomienda que le hizo el gobernador, tendrá méritos propios para que en un corto plazo, pueda ser una nueva opción electoral, quizás, regresarse por los meses que le restarían de su ejercicio como diputado federal o, tener la difícil condición de esperarse cuatro años más, para el empate de las elecciones locales a las federales.

Inadmisible sería pensar en el supuesto de que con el próximo gobierno, repite en Obras Públicas.

Pero recordemos que en política no hay carta aborrecida, “no existen victorias totales ni derrotas terminales” en un panorama tan desolador de ausencia de cuadros políticos de importancia, hasta la figura del ingeniero Ramírez debe ser tomada en cuenta.

Entrando el año electoral veremos….

Contacto.-cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido