CRISIS EN LA UAN; PUEDE SER FASTA

Luis Ignacio Palacios 17/11/2016 Comentarios

Tarde que temprano tenía que haberse llegado a esta condición, el conocimiento exacto del cómo, quién y cuándo llevaron a cabo los latrocinios a las dineros de la Universidad Autónoma de Nayarit; luego de los resultados de la primera auditoría, cuando voces de dentro y de fuera del campus le urgen al rector Jorge Ignacio Peña para que actúe, llega el resultado de la auditoría que hizo OFS de la cámara de diputados local.

Documenta con pelos y señales el modus operandi de la sustracción indebida de más de 580 millones de pesos; y ayer mismo, el auditor general Roy Rubio, ha presentado ante la Fiscalía General del Estado, las denuncias correspondientes en contra del ex rector Juan López Salazar y quienes más resulten responsables.

El pasmo que ha causado la denuncia clara del auditor general ante la comisión de diputados, ha impactado a la sociedad; sin embargo, existen voces –incluída la del escriba- que se niegan a admitir que un latrocinio tan burdo fuera protagonizado solo por el contador Juan López Salazar; es imperiosa su presencia, o al menos que se conozca su particular punto de vista sobre este penoso asunto.

¿qué inteligencia tan primaria instrumentó este procedimiento tan simple que fue detectado de inmediato por los auditores..? cuando un evento de esta naturaleza resulta tan lineal, la obviedad nos indica que existe subyacente otro intención; y con toda responsabilidad, en el contexto del grueso y del número de auditoría que practicaron sobre el ejercicio fiscal 2015, esta cantidad que sustrajeron de manera indebida de la UAN, se antoja como un estridente distractor para los medios y la opinión pública.

Sin embargo, le dije al rector el día de ayer al término de su conferencia de prensa -donde asume con valor y entereza la peor crisis de credibilidad que haya tenido la UAN de cara a los universitarios, a la sociedad y a los órdenes de gobierno- “esta crisis, puede trocarse en una crisis fasta; aprovechar la coyuntura legal y administrativa que se presenta, para dar un verdadero golpe de timón y limpiar la casa en lo que concierne al ámbito de tus responsabilidades..”

Jorge Ignacio Peña, fue obsecuente a nuestro comentario; sin embargo, dada la conformación corporativa de los enclaves de poder que gravitan al interior del campus sobre el rector en turno, los docentes tienen que ir a fondo en la regularización de su sindicato, limpiarlo de rémoras para estar a la altura de las condiciones cambiantes de la rectoría; y la organización estudiantil, con su nuevo liderazgo deberá de asumir un rol menos protagónico tanto en el CGU como en el rediseño de la política interior del campus.

LOS RETOS DE LUIS MANUEL

Quizás, el liderazgo que deberá tener el mayor impacto con los resultados de las acciones judiciales y administrativas que se lleven a cabo, es el sindicato que preside Luis Manuel Hernández; tiene muchas e importantes cuestiones que dilucidar, su poderío económico que no oculta, y, sobre todo, discernir el grado de participación de ese personaje que tiene su despacho a un lado del suyo en el sindicato, que hace gala de poderío y excesivos bienes suntuarios.

Hace meses, en un primer análisis de la viabilidad de los proyectos del rector Nacho Peña, señalé que era imperioso la “eutanasia” de los sindicatos, desde luego incluyendo el tipo de liderazgos que tienen en la actualidad, y por lo que se aprecia, estos meses de rectorado han servido para confirmar que el rector predica con el ejemplo, empero, no ha considerado prudente quitarse aún, el esquema corporativo tipo el viejo Pri que pervive en rededor de la rectoría.

Y esta condición es parte fundamental del proyecto de refundar la UAN. Con un modelo diferente del actual, cuya crisis destapada por Roy Rubio ante los diputados es, el principio del fin de una Universidad como la que hemos conocido hasta el ascenso del rector Peña, es evidente que los afectados se resisten y seguirán resistiéndose a los cambios y a asumir la responsabilidad de sus acciones y omisiones en este proditorio latrocinio.

La fortaleza política del liderazgo de Luis Manuel se verá disminuída y merced al bajo perfil de su cachorro, Gengis puede ser apto para los nuevos tiempos que todos los universitarios desean; en la misma condición se encuentra el futuro cambio de liderazgo de la Feuan, en dónde Ángel Aldrete desde su próxima diputación local, quedará como asesor del joven que le suceda.

Solo los estratificados catedráticos con Carlitos Muñoz seguirán siendo el principal problema de la universidad, docentes acomodaticios con un desapego a la UAN, resistiéndose a los cambios y los investigadores que no ceden un cinco en sus privilegios y gratificaciones, sin que aporten realmente al mejoramiento académico de la universidad.

Mucho se tiene que reconstruir en la administración y en el manejo de los recursos; finalmente y al precio que sea, Nacho Peña y su equipo, debe asumir todos los riesgos, limpiar la casa, todos los rincones, para tener la cara limpia y comparecer ante las autoridades judiciales y ante la sociedad crítica y demandante que no le escatimará el reconocimiento a este esfuerzo.

Contacto.-cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido