CUSTIONAR MAGISTRADOS

Luis Ignacio Palacios 13/11/2016 Comentarios

Se explica y se entiende, que los diputados de Acción Nacional cuestionen el método y rechacen las propuestas del gobernador Roberto Sandoval, para la integración del redivivo Tribunal de Justicia Administrativa, por obra y gracia de las reformas constitucionales que terminan de una vez con el poco federalismo que empezaban a tener las entidades de esta sufrida república.

En cambio, las organizaciones de Abogados del foro local, y algunos opinadores, solo emitieron comentarios sobre lo que es evidente, que en el ejercicio del poder el gobernador se monta en su macho y ni quien ose contradecirlo; en efecto, los tres magistrados ungidos por su bloque de legisladores en la actual legislatura, son de su propia hechura: Raymundo García, su hombre de confianza desde hace lustros, ex secretario particular, senador suplente de Manuel Cota y, por si fuese poco, Notario Público titular, con sede en Bahía de Banderas, en su caso se aplica la frase de que “cuando Dios dá, da a manos llenas”.

Del letrado Jesús Ramírez, a quien el escriba no conoce, se dice que es talentoso como Abogado, sustituyó en la salvaguarda jurídica del despacho del gobernador a Miguel Ahumada que se fue como magistrado del TSJ; sus amigos, me prodigaron excelentes calificativos al indagar sobre su persona.

En el caso de Catalina Ruiz, no hay que indagar mucho, repito lo que dije en otra ocasión, que es de admirar el valor que tiene el gobernante para llevar a puestos de alta responsabilidad a personas que no tienen el perfil, ni la capacidad, ni las ganas de hacer bien las cosas; de esta abogada, solo sabemos que cuando estudió su carrera profesional, tuvo excelente desempeño como universitaria; su paso por la secretaría de cultura y de turismo, la dibuja tal cual es.

Se confirma que, las dependencias públicas funcionan por su propia inercia, independientemente de quien ocupe su titularidad.

Las críticas de los abogados litigantes se explican, la inexperiencia en el campo del derecho judicial es evidente; abogados que nunca litigan y ya son notarios, y ahora magistrados del TJA, sin cubrir el requerimiento de haber trabajado en áreas del derecho administrativo o fiscal que les establece la carta local.

¿Roberto mensuró el riesgo de las inconformidades que traerían estos nombramientos..? sin duda, esta terna la tenía elaborada desde hace meses, pero como carece de operadores políticos, consideró innecesario planchar la propuesta, en este tipo de ejercicios, unipersonales y omnímodos, solo sus chicharrones truenan.

LEGITIMIDAD CUESTIONADA

Como solo la fracción del partido Acción Nacional queda como oposición al bloque del poder que maneja con eficacia el diputado presidente Jorge Humberto Segura; ahí, en el territorio de la contienda, en las reuniones de comisiones, las voces de los panistas se estrellan en el muro de la intransigencia, de la no concesión y solo les queda el eco de sus expresiones, ante el ejercicio hegemónico, autócrata del bloque del poder, que con estos nombramientos deja un nuevo enclave transexenal.

Roberto, al igual que el sátrapa ex gobernador que le precedió, políticamente se extinguirá en sí mismo, no supo o no quiso impulsar a uno o dos personajes que fuesen lo suficientemente atractivos para llegar a la palestra de las pre candidaturas, el gobernante no tiene Némesis, solo incondicionales; no admite a nadie –salvo Armando García- que no sea de los suyos.

En los amplios despachos de casa de gobierno, no hay dubitación, solo el culto a un pensamiento único, sin posibilidad de disentir; se sepulta el derecho de ver la realidad política con otros ojos.

El cerco para el próximo gobernante quedará débil y expuesto a la práctica política hegemónica que él mismo hoy protagoniza; se salvará quizás, el fiscal de hierro, por todo lo trascendente que representa su función y la eficacia en el cumplimiento de sus responsabilidades; los demás, incluyendo a los debutantes magistrados del TJA, tendrán la suerte que les quiera deparar el sucesor de quien hoy ahí los puso.

En el derecho judicial, un recurso de abogados es recurrente, oponer excepción (que no es tal) de falta de legitimidad activa, la famosa sine actione agis; hoy, con la impronta de estos nombramientos me salta en la pantalla de la PC; sine actione agis no es otra cosa que la simple negación del derecho ejercitado, en el caso, el efecto político, solamente expresa la impotencia de los adversarios al gobernador que se inconforman con sus prácticas hegemónicas.

Los magistrados designados, no solo tienen que acreditar que tienen la capacidad suficiente para estar ahí; y cuando su protector se vaya, demostrar capacidad de ejercicio, en política, en medios y en lo sustantivo de su función; y no vayan a salir con los dislates como los de aquél magistrado nombrado por el sátrapa que hizo desfiguro y medio desde su nombramiento en el congreso.

Tienen que acreditar legitimidad activa, y es menester que confirmen la  legitimidad de su nombramiento con sus acciones, que la inexperiencia y la falta de cumplir requisitos constitucionales, no es óbice para darle prez al TJA…

Contacto.-cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido